Una buena refrigeración para el PC es una necesidad a la que muchos usuarios no le prestan atención hasta que es demasiado tarde. La acumulación de calor en torno a los componentes —tarjeta gráfica, CPU, discos duros, placa, o fuente— hace que rindan peor, consuman más electricidad, y provocan una aceleración en su desgaste y una disminución de su vida útil.

Es muy habitual que las fuentes de alimentación dejen de funcionar, o que el equipo se apague por sí solo si el procesador llega a unos niveles de temperatura superiores a los máximos para su buen funcionamiento. Por ello es necesario mantener el equipo bien refrigerado con un disipador, y en la siguiente guía encontraréis las mejores opciones para mantener vuestros componentes en temperaturas adecuadas.

Podéis consultar otros artículos de componentes:

Cómo elegir la mejor refrigeración para tu equipo

/storage/geek/posts/2017/02/28/maxresdefault.jpg
Ampliar t

Al final del artículo podréis encontrar las recomendaciones en torno a lo que debéis buscar en el terreno de la refrigeración. Primeramente, y para los que ya sepáis sobre este tema y tengáis más o menos claro qué necesitáis, veréis las mejores opciones. Como siempre, tomadlo como orientativo ya que hay infinidad de productos, buenos y malos, y es difícil hablar de todos ellos en un solo artículo.

Me voy a centrar en varios componentes: disipadores con ventiladores de procesador, sistemas de refrigeración líquida y ventilación de la caja de PC —también llamado gabinete en América—. En el mercado hay cientos de soluciones de refrigeración, y sería imposible incluir todas las buenas en el artículo, además atendiendo a que muchas veces no todas están disponibles en todas las regiones.

Toda refrigeración implica algún tipo de ventilador para introducir aire frío o extraer el caliente, tanto del equipo como de la CPU. Por lo tanto tendréis que buscar un término medio entre el ruido que estáis dispuestos a soportar y la temperatura a la que estará vuestro equipo o procesador, y el presupuesto que tengáis.

Nota: si veis alguna cosa errónea en este artículo, no queda clara o estáis en desacuerdo, por favor indicadlo en los comentarios y ayudadnos a mejorarlo. Intentad mantener una actitud positiva y colaboradora, que de personas con actitudes negativas y destructivas ya está lleno el mundo. Hablando se entiende la gente, y siempre es posible que saquéis conclusiones alejadas de lo que queremos transmitir en el artículo.

Refrigeración por aire, o ventiladores de CPU

/storage/geek/posts/2017/02/28/crr_46.jpg
AnandTech t

Los más comunes y que no necesitan presentaciones. Consisten casi todos en un bloque de metal conductor del calor que aleja el calor generado por el procesador a través de varios caloductos, y se disipa con un ventilador. Algunos cuentan con dos ventiladores, uno para introducir aire frío y otro para extraer el aire caliente en el bloque de refrigeración. En algunos casos pueden ser disipadores pasivos (que no incluyen ventilador), pero suelen ser bastante más caros.

Los ventiladores silenciosos suelen ser peores para refrigerar, por lo que si quieres hacer overclocking tendrás que buscar otras opciones, y no necesariamente pasa por escoger refrigeración líquida ya que incluyen también ventiladores.

Hasta 30 euros

El Juno X tiene un pequeño tamaño de 110 x 110 x 50 mm (an. x pr. x al.), y está hecho de aluminio en forma cilíndrica, tanto las aletas como la base. Está diseñado para procesadores de hasta 70 W de TDP, y por su tamaño es ideal para los mini-PC.

El ventilador en la parte superior es de 92 x 92 x 25 mm con rodamientos hidráulicos, y tiene el mismo color que la iluminación led que le acompaña —en rojo, verde o azul—. Funciona con un conector de cuatro pines entre los 1200 y 2500 RPM, con un ruido máximo de 26 dBA.

De 30 a 60 euros

La refrigeración Macho HR-02 se puede utilizar con o sin el ventilador que se incluye en la caja.

El Freezer 33 TR es compatible con los zócalos SP3 y TR4 para los procesadores de hasta 16 núcleos físicos de AMD, pero también incluye anclajes para los AM4 y LGA 2011/2066. Esta refrigeración tiene un tamaño de 155 × 123 × 89 mm, con un sistema de 49 aletas con un grosor de 0.4 mm.

Dispone de un ventilador de 120 mm con un motor de tres fases y rodamientos hidrodinámicos mejorados para un funcionamiento silencioso entre los 200 y 1800 RPM. Está diseñado para disipar un TDP de hasta 320 W gracias a sus cuatro caloductos de cobre de 4 mm de contacto directo y amplia base, aunque se recomienda su uso en torno a los 200 W.

Más de 60 euros

El Shadow Rock TF 2 es una refrigeración de perfil bajo. Tiene un tamaño de 112 x 165 x 137 mm (al. x pr. x an.), con un diseño que evita que choque con los módulos de memoria. El disipador está hecho de aluminio con base de cobre, e incluye cinco tubos de 6 mm.

El ventilador superior es de 135 mm, y gira hasta a 1400 RPM, con un consumo en torno a los 1.3 W, y dispone de rodamientos lubricados silenciosos. El nivel de ruido del ventilador alcanza los 24 dB, que es bajo por sí solo. Puede utilizar para disipar un TDP de hasta 160 W. Se vende con adaptadores para todos los zócalos del mercado, incluido el AM4 de AMD.

Refrigeración líquida

La refrigeración líquida no es necesariamente silenciosa puesto que el radiador necesita ventiladores para disipar el calor extraído del procesador y transportado por el líquido refrigerante mediante la bomba que incluyen. Las temperaturas a las que suele quedar la CPU usando refrigeración líquida van desde los 5 ºC sobre la temperatura ambiente cuando la CPU está en reposo hasta los 30 o 40 ºC cuando se hace un fuerte overclocking.

Puedes leer nuestro análisis del FrostFlow 240L.

Ventiladores para cajas (gabinetes)

Las cajas suelen disponer de diversas ubicaciones para ventiladores, siendo las más comunes la frontal, lateral izquierdo y trasera, pero también se pueden incluir en la zona inferior, lateral derecho y superior. No necesitamos cubrir hasta el último hueco con un ventilador en un PC normal, pero si optáis por hacer overclocking de CPU y/o GPU sin duda lo necesitaréis.

Lo más recomendable es adquirir una caja de PC que ya cuente con los ventiladores que sean necesarios, pero por si acaso necesitáis alguno más o no los incluye, podéis comprar alguno de los siguientes. Son de los mejores. Las versiones PWM permiten regular la velocidad si se conectan a una toma libre de la placa de cuatro pines, o se usa una de la fuente de alimentación.

Básico

Regulables

Silenciosos

Ventilación de la caja (gabinete)

/storage/geek/posts/2017/08/19/img_1429.jpg
Ampliar t

Aunque no se dé mucha gente cuenta de ello, hay cierta ciencia detrás de la disposición de los ventiladores en las cajas. Su posición suele estar orientada a facilitar el movimiento del aire en torno a los componentes y en la dirección del movimiento del aire caliente —hacia arriba—.

Los ventiladores frontales y laterales suelen estar situados en la zona baja y su función es la de introducir aire fresco. Los laterales son necesarios para enfriar y proporcionar aire renovado a las tarjetas gráficas o a la CPU. Por contra, los ventiladores de la parte trasera y superior tienen como objetivo extraer el aire caliente generado por los componentes del PC. Diversas cajas cuentan con ventiladores adicionales, como específicos para la zona en la que se sitúan discos duros y SSD, pero suelen ser en las cajas más caras o gama alta.

/storage/geek/posts/2017/08/19/img_1468.jpg
Ampliar t

Actualmente, debido al menor consumo de procesadores y tarjetas gráficas, con disponer de una caja con uno o dos ventiladores —según se tenga o no una tarjeta gráfica pinchada— suele ser más que suficiente hasta que que se invierte en equipos más potentes, o se quiere en un futuro realizar overclocking, disposiciones multi tarjeta gráfica, o similar, que consuman más y por tanto generen más calor.

En equipos de gama baja y en muchos de gama media, si no se quiere gastar mucho dinero en la caja y los ventiladores siempre se puede hacer un truco —que tampoco lo es mucho—. Para evitar la acumulación de calor en los componentes lo mejor es evitar tener la caja cerrada, y por lo tanto tener quitada siempre la tapa del lateral que da acceso a los componentes es una solución económica. Las desventajas es que se escuchará más el ruido de los componentes —fuente, ventilador de CPU, ventilador de la gráfica—, pero ante presupuestos reducidos hay que ingeniárselas para que los componentes duren el mayor tiempo posible y no mueran en verano.

Para permitir el flujo adecuado del aire dentro de la caja es muy importante tener organizados los cables que van de la fuente al resto de componentes. Si se introduce aire con un ventilador frontal y resulta que está enviando el aire frío a un amasijo de cables, se estará distribuyendo bastante mal. El frontal tiene que proporcionar aire renovado y dirigido sin trabas hacia la tarjeta gráfica. Hay multitud de herramientas para organizar los cables dentro de la caja, y la mayoría de las cajas ya están preparadas para ello con una zona de gestión de cables en la tapa derecha.

Presión positiva y negativa

/storage/geek/posts/2017/08/19/img_1495.jpg
Ampliar t

Que los ventiladores muevan hacia dentro de la caja más aire que la que los otros ventiladores extraen genera una presión positiva, mientras que si hay más volumen de aire movido hacia fuera de la caja la presión es negativa. El volumen de aire introducido o extraído depende del tamaño de los ventiladores y sus velocidades de funcionamiento. Tener una presión neutra no suele ser la mejor opción para refrigerar el equipo.

Con presión positiva se consigue un mejor movimiento del aire por la caja ya que intentará salir por cualquier agujero o resquicio que tenga la caja, lo que contribuye a expulsar el aire caliente. Es una disposición normal para la refrigeración de la caja, en la que además se consigue que no se acumule más polvo del debido en su interior.

La presión negativa suele ser la preferida para los que incluyen tarjetas gráficas medianamente potentes. Al extraer más aire de la caja del que se introduce, se crea un vacío parcial en su interior, lo cual mejora la convección del calor a través del aire y se mejora la temperatura en el interior de la caja. Como punto en contra tiene que habrá que limpiar más a menudo los ventiladores y el interior de la caja en general. Suele ser la utilizada para los PC para juegos/gaming con altos requisitos de consumo —que se le haya hecho overclocking o se tengan dos o más tarjetas gráficas—.

Limpieza de los ventiladores

/storage/geek/posts/2017/08/19/20140429_105158.jpg
Ampliar t

No tengo que decir que el polvo es un mal amigo de cualquier dispositivo electrónico, y en el caso de un PC todavía más. La acumulación de polvo en torno a los ventiladores hará que muevan menos volumen de aire y por lo tanto la refrigeración de la caja sea peor. Por eso habrá que limpiarlos periódicamente, siendo recomendable una limpieza del equipo cada seis meses —por experiencia propia—, sobre todo si se le da mucho uso.

Refrigeración de la CPU

Elección de una refrigeración por aire

/storage/geek/posts/2017/08/19/img_1802.jpg
Ampliar t

Cuando se va a comprar un procesador, en la mayoría de las ocasiones vienen en una caja junto con un disipador o bloque de refrigeración con un ventilador ya colocado. Muchos usuarios descartan esa refrigeración y prefieren comprar una a parte que sea mejor. Pero no tan rápido. Puesto que ya se ha pagado por ella —los procesadores sin caja salen más baratos pero son más difíciles de encontrar en tiendas—, ¿no sería bueno darles una oportunidad?

La refrigeración que incluyen Intel y AMD suelen ser suficientes para refrigerar un procesador al que no se le aplique overclocking, aunque pueden resultar más ruidosos que otros que cuesten 15 o 20 euros. Todo depende también dela caja de PC, lo bien que amortigüe el ruido, y lo bien que tengáis refrigerado el interior. Con ciertos procesadores Ryzen de AMD se proporciona un refrigerador mejor de lo normal, que pueden servir para un funcionamiento silencioso incluso con una ligera subida del procesador.

Para elegir una buena refrigeración por aire o disipador primero hay que conocer la altura máxima de ventilador de CPU que permite instalar la caja, y sus dimensiones. Sobre todo hay que fiajrse dónde están situados los conectores de alimentación de la placa para que os deje espacio para poner y quitar los cables si lo necesitáis. Algunos ventiladores son enormes bloques que prácticamente oscurecen la zona superior de las placas dentro de la caja, dejándola inaccesible.

También hay que comprobar que no choque con los disipadores de la memoria, en caso de que éstas dispongan de ellas (algo normal que tengan a partir de 2100 MHz). El montaje suele ser bastante sencillo en los básicos, y los más caros o pesados necesitan ser asegurados por detrás de la placa, pero generalmente viene bien explicado en el manual de montaje del producto. En ciertos modelos incluso se proporciona un destornillador más alargado de lo normal u otro material necesario para el montaje.

Cambios recientes

Productos añadidos

Productos eliminados

Otros artículos de PC

Otros artículos de interés