Los discos duros o HDD (del inglés hard disk drive) son el principal sistema de almacenamiento en la mayoría de hogares debido a que aportan una alta capacidad a un coste bajo. Aunque su velocidad ha ido mejorando poco a poco, no van a llegar nunca a alcanzar la que se puede conseguir con las unidades de estado sólido (SSD). Pero el alto coste por giga de los SSD hace que los discos duros vayan a seguir siendo los elegidos para el almacenamiento casero.

Todo el mundo conoce o ha sufrido alguna historia de terror con los discos duros, y siempre hay respeto o incluso recelo de las marcas en las que invertir a la hora de comprar un nuevo disco duro. Nadie quiere que fallen nada más comprarlos —que puede ocurrir— y perder la información que ha guardado en su nuevo disco duro. Por eso, antes de mostrar el listado de los mejores HDD del mercado, es preferible pararse un momento a repasar algunas cosas para elegir el mejor disco duro.

Podéis consultar otros artículos de componentes:

Consideraciones antes de comprar un disco duro

/storage/geek/posts/2017/10/22/hdd.jpg
Ampliar t

Una unidad de disco duro, disco duro o HDD —por sus siglas en inglés, hard disk drive es un dispositivo de almacenamiento de tipo magnético que se usó por primera vez en 1956. Está compuesto por una serie de platillos de material magnético donde se guarda y lee la información, y unos cabezales magnéticos movibles se encargan de leerlos o escribir en ellos, por lo que se considera que es un tipo de almacenamiento mecánico. La información a grabar se dividen en bloques o sectores, los cuales se escriben en los discos de manera secuencial o aleatoria, en función de los bloques que ya haya ocupados.

La marca fabricante del disco duro no suele ser indicativo de la calidad de un modelo concreto, aunque hay una marca en especial que es reconocida por la calidad de sus discos duros, y es HGST (Hitachi Global Storage Technologies). Desde hace unos años pertenece a Western Digital, pero mantienen sus desarrollos y ventas por separado. Entre el resto de compañías que se encuentran en el sector (Western Digital, Toshiba y Seagate), no hay estudios que puedan indicar qué modelos son más o menos fiables, por lo que ninguna tiene en principio nada malo.

Velocidad del disco duro

Los platillos de un disco duro están en continuo movimiento para reducir el tiempo de transferencia de la información. Cuando el sistema operativo pide un archivo, el disco duro determina en qué disco y pista está para mover la cabeza lectora hasta dicho lugar (tiempo de búsqueda). Posteriormente hay un tiempo de espera hasta que la cabeza se sitúa sobre el sector dentro de la pista (latencia), y posteriormente procede a transferir la información (tasa de lectura).

El proceso anterior se puede repetir varias veces debido a que la información se puede grabar en distas pistas y platillos, lo que se conoce como fragmentación de la información. La velocidad de un disco duro que se suelen dar los fabricantes es la velocidad de lectura/escritura máxima secuencial. Esta suele ir de los 150 a 220 MB/s, y la lectura/escritura de archivos pequeños suele situarse entre 1 y 2 MB/s. Los discos duros son buenos para almacenar grandes cantidades de información que estén repartidos en archivos grandes, pero un exceso de archivos pequeños será su talón de Aquiles.

Los SSD solucionan estos problemas con tiempos de acceso mínimos y tasas altas de transferencia, pero son notablemente más caros. Mientras que hay discos duros cuyo coste por giga se sitúa en torno a los 3.5 céntimos, los SSD tienen un coste de en torno a los 30-34 céntimos el giga en los modelos de 250 GB, y se reduce a los 26-27 céntimos en algunos modelos de 1 o 2 TB. Son inviables para grabar grandes cantidades de información, y por tanto los discos duros seguirán predominando en este apartado.

Consumo y refrigeración

/storage/geek/posts/2017/10/24/black_vortex_10.jpg
Ampliar t

Cualquier producto que consuma energía eléctrica desprende gran parte de esa energía en forma de calor. Los discos duros no son una excepción, y hay que tener en cuenta que, si bien los modelos de menor capacidad pueden tener en torno a los 6 W de consumo continuado —los platillos siempre están en movimiento—, los de mayor capacidad pueden llegar a consumir 11 W.

Esto significa que habrá que prestar especial atención a dónde se colocan en la caja de PC, sobre todo si se va a instalar más de un disco duro. Las cajas de PC que están compartimentadas con la fuente de alimentación y las bahías de 3.5 pulgadas en una misma zona suelen recibir aire fresco de un ventilador frontal. Otras cajas de diseño interno abierto suelen poner las bahías de 3.5 pulgadas cerca del frontal de la caja y suelen recibir el aire de los ventiladores frontales.

Habrá que tener en cuenta esto, y comprobar las temperaturas del equipo si es necesario poner más ventiladores en la caja para la introducción de aire fresco o alguno extra para su expulsión de la caja. Se tendrá que hacer en función del resto de componentes del equipo, por lo que no hay una regla de refrigeración que se pueda aplicar a cualquier PC con discos duros.

Caché

El tamaño de la caché no tiene un impacto directo en el rendimiento de un disco duro en un funcionamiento normal, como por ejemplo juegos o ver vídeos. Los discos duros de mayor capacidad cuentan con mayor tamaño caché, siendo lo normal ahora mismo que los discos duros tengan 64 MB de caché, y lleguen a los 128 MB en los modelos avanzados, con los modelos más antiguos teniendo 32 MB.

Los discos duros híbridos incluyen una pequeña cantidad de memoria caché de tipo flash, que es la misma memoria utilizada por las unidades de estado sólido (SSD). El sistema operativo y el disco duro se encargan de gestionar su uso, y normalmente dejan en esta caché flash los archivos de uso más frecuente. Se mejora bastante rendimiento, pero una vez que han optimizado su uso. En el arranque en frío de una aplicación como Chrome, que no esté en esa caché, puede ser lenta, pero en sucesivas irá mucho más rápido.

Ruido

Puesto que los discos duros cuentan con partes mecánicas móviles, son propensos a generar un cierto nivel de ruido. Los discos duros estándar de 7200 RPM suelen situarse sobre los 29 dB, con ciertos momentos de búsqueda de la información que será algo mayor con el movimiento de los cabezales, que podría llegar a los 34 o 36 dB. Pueden llegar a ser molestos para los que busquen un equipo silencioso, y más si se quiere meter dos o más discos duros en un mismo equipo. Los discos de 5400 o 5900 RPM suelen situarse entre los 19 y 24 dB, y generalmente son óptimos para equipos silenciosos y portátiles.

Conexión SATA 2 y 3

/storage/geek/posts/2017/10/22/conectores-sata-de-disco-duro.jpg
Ampliar t

Los discos duros actuales se conectan mediante un conector SATA3. La velocidad de enlace es de 6 Gb/s, lo que arroja unos teóricos 750 MB/s de tasa de transferencia máxima. Pero debido al protoclo de nivel de enlace utilizado para la transferencia en sí entre extremos, AHCI, que utiliza una algoritmo de conversión 8b/10b —8 bits de información son 10 bits transferidos, por la inclusión de cabeceras para el control de transmisión y corrección de errores—, la velocidad máxima de transferencia es de 600 MB/s.

La velocidad máxima de SATA2 es de 300 MB/s, y el del SATA original es de 150 MB/s. Los discos duros pueden funcionar generalmente con cualquiera de estas conexiones SATA, ya sea un disco duro SATA3 en un equipo con conexiones SATA2, o una placa base con SATA3 con un disco duro SATA. Ya que la velocidad de transferencia secuencial de los mejores discos duros alcanza los 220 a 250 MB/s, un equipo con SATA2 o SATA3 no los limitará.

Tamaño

Los tamaños de los discos duros son solamente dos, totalmente estandarizados. Los habituales discos de 3.5 pulgadas suelen ser también modelos pesados, entre 400 y 800 g, con un tamaño de 147 x 101.6 x 26.1 mm. Los discos duros de 2.5 pulgadas, con 100 x 70 mm y de 7 a 15 mm de grosor, suelen relacionarse con los portátiles, pero son plenamente aptos para un equipo de sobremesa, ya que todas las cajas incluyen bahías de 2.5 pulgadas. Tienen la ventaja de que suelen ser más silenciosos, ya sea con una velocidad de giro de 5400 RPM o 7200 RPM, aunque dependerá en última instancia de los modelos concretos.

3.5 pulgadas

/storage/geek/posts/2017/10/24/disco-duro-toshiba-8tb.jpg
Ampliar t

Los tradicionales discos de 3.5 pulgadas son los más baratos y los que tienen una mayor variedad de modelos disponibles en el mercado. Los de mayor calidad llegan acompañados de una garantía de cinco años, y cada serie tiene una variedad de modelos por capacidad.

WD Black, alto rendimiento para creativos, entusiastas y jugones

La serie Black de Western Digital está orientada a equipos de alto rendimiento, y está acompañada de una garantía de 5 años. Entre los consumidores de estos discos duros se encuentran los creativos, para almacenar archivos grandes de vídeo y fotos con máximo rendimiento, pero también a los jugones/gamers. Dispone de velocidades de hasta 227 MB/s, son de 7200 RPM y hasta 128 MB de caché.

Seagate Barracuda, generalista

La gama Barracuda es la básica de Seagate, y la que aporta mejor relación precio-capacidad. No es la mejor que tiene, pero a un usuario normal le proporcionará un buen almacenamiento

Seagate Barracuda Pro, generalista

Los discos duros de Seagate de mayor capacidad están concentrados en la gama Barracuda Pro, orientada a proporcionar una alta densidad de información por disco pero también un rendimiento mejorado con respecto a la Barracuda. Dispone de 256 MB de caché, y alcanza los 220 MB/s de lectura secuencial, mejorando la de archivos pequeños con la inclusión de más cabezales de los habituales. Tiene una garantía de cinco años.

Toshiba, generalista

Estos discos duros generalistas de Toshiba disponen de una velocidad de 7200 RPM y una lectura máxima de 150 MB/s, con un nivel de ruido de 27 a 28 dB, y una caché de 64 MB. Su consumo se sitúa en torno a los 6.4 W cuando están activos.

WD Blue, generalista

Esta serie generalista de Western Digital aporta una buena relación calidad-precio, y son de 5400 y 7200 RPM según el modelo específico, para dar la máxima velocidad a los equipos pero también la máxima capacidad, estando disponible en hasta 6 TB. Mantienen un consumo por debajo de los 5.5 W y el nivel de ruido es el habitual para este tipo de discos. Cuenta con 64 MB de caché y una lectura secuencial máxima de 150 MB/s.

Ultrastar He, alto rendimiento con helio

Toshiba P300, alto rendimiento

2.5 pulgadas

/storage/geek/posts/2017/10/24/disassemble-laptop-03.jpg
Ampliar t

Los discos duros de 2.5 pulgadas son los incluidos en portátiles, y generalmente tienen 7 o 9 mm de grosor, aunque en este formato pueden llegar a los 15 mm. Consumen menos, son más silenciosos y más fiables que sus contrapartidas de 3.5 pulgadas, pero también algo más caros.

Barracuda, generalista

WD Blue, generalista

Travelstar, generalista

FireCuda, alto rendimiento

Esta serie pertenece a los discos duros híbridos (SSHD), ya que acelera su rendimiento con la inclusión de una pequeña zona de memoria flash de 8 GB, gestionada directamente por el firmware del disco duro y el sistema operativo. Permite mejorar el rendimiento de lectura grabando en esta zona los archivos más usados, en función de algoritmos de evaluación de uso del equipo. También dispone de la habitual caché de 64 MB, y funciona a 5400 RPM.

Para NAS

/storage/geek/posts/2017/10/24/nas.jpg
Ampliar t

El almacenamiento en red (NAS) es una solución en muchas casas y pequeñas empresas para mantener toda la información en un único equipo y accesible desde el resto de dispositivos de una red. Los NAS suelen incluir algún sistema operativo de gestión del contenido, lo que permite, por ejemplo, crear servidores multimedia de Plex u otras aplicaciones similares, para retransmitir los contenidos directamente a un televisor.

Hay discos duros que se venden con la etiqueta de para NAS, y a algunos les puede parecer extraño o pensar que es una mera táctica publicitaria. Estos discos duros para NAS tienen una mayor fiabilidad gracias a un firmware más orientado a la protección y corrección de errores —al menos es lo que indican los fabricantes de HDD—, pero también pueden funcionar 24 x 7. Este último factor es importante ya que la mayoría de discos duros generalistas no están preparados para que estén en continuo uso. Menos todavía para que haya varios usuarios accediendo a la unidad, y para ello también están optimizados.

Es importante tener en cuenta para los NAS, como he comentado anteriormente, que los discos duros también se calientan. Y debido a su funcionamiento mecánico, generan vibraciones. Puesto que en los NAS es habitual tener dos, tres, cuatro o más discos duros juntos, es habitual que estos funcionen a 5400 o 5900 RPM, con la intención de reducir las vibraciones y la temperatura —y por tanto el consumo—, ya que se propaga a los discos duros cercanos. Los discos duros para NAS más rápidos suelen controlar la vibración que generan a través de varios sensores de vibración giratoria.

Toshiba N300

La serie para NAS de Toshiba cuenta con modelo de 4, 6 y 8 TB, con un nivel de ruido de 30 dB y un consumo de 10 W o menos. Cuenta con 128 MB de caché, girando a 7200 RPM, e incluyen un firmware específico para la tarea de los NAS, con mayor fiabilidad y disponibilidad, así como un sistema a prueba de las vibraciones del resto de discos duros instalados.

WD Red

Desktar

IronWolf

Adaptadores de disco duro

Tampoco se debe dejar pasar la ocasión de hablar de los adaptadores de disco duro. Para aprovechar más el espacio dentro de una caja, puede ser necesario adquirir algún adaptador para poner un disco de 2.5 pulgadas en una bahía de 3.5 pulgadas, o uno de 3.5 en una de 5.25 pulgadas, o sustituir la bandeja de una unidad óptica de portátil por otra bandeja que sea un adaptador de disco de 2.5 pulgadas. Incluso puede llegar un momento en el que se prefiera utilizar un disco duro interno como uno externo comprando una carcasa USB 3.0.

Hay diversos modelos y posibilidades,y a continuación se recogen algunas de ellas.

Clasificación de precio por giga

Los siguientes listado son una mera clasificación de los anteriores modelos por su precio por giga. No tiene en cuenta ningún otro factor más que el monetario. Los que necesitéis algún modelo para tareas específicas tendréis que mirar los posibles modelos en el listado de más arriba. Para la mayoría de usuarios normales, este listado puede ser de bastante utilidad.

3.5 pulgadas
Barracuda, 4 TB 0.03 €/GB 109,48 €
DT01ACA300, 3 TB 0.03 €/GB 84,61 €
Barracuda, 3 TB 0.03 €/GB 94,80 €
Blue 3 TB 0.03 €/GB 97,14 €
P300, 3 TB 0.03 €/GB 96,88 €
IronWolf, 8 TB 0.03 €/GB 261,61 €
DT01ACA200, 2 TB 0.03 €/GB 67,19 €
Blue 2 TB 0.03 €/GB 68,00 €
WD Red, 4 TB 0.03 €/GB 132,99 €
IronWolf, 4 TB 0.03 €/GB 133,91 €
Deskstar NAS, 8 TB 0.03 €/GB 267,92 €
N300, 8 TB 0.03 €/GB 269,39 €
Barracuda, 2 TB 0.03 €/GB 67,75 €
IronWolf, 3 TB 0.04 €/GB 106,00 €
N300, 4 TB 0.04 €/GB 141,82 €
IronWolf, 6 TB 0.04 €/GB 214,76 €
WD Red, 3 TB 0.04 €/GB 107,91 €
Blue 4 TB 0.04 €/GB 111,00 €
DeskStar NAS, 4 TB 0.04 €/GB 148,17 €
N300, 6 TB 0.04 €/GB 223,78 €
Barracuda Pro, 10 TB 0.04 €/GB 375,35 €
Deskstar NAS, 6 TB 0.04 €/GB 225,38 €
Ultrastar He8 8 TB 0.04 €/GB 305,00 €
P300, 2 TB 0.04 €/GB 77,06 €
Barracuda Pro, 8 TB 0.04 €/GB 328,80 €
WD Red, 2 TB 0.04 €/GB 84,00 €
IronWolf, 2 TB 0.04 €/GB 86,00 €
Barracuda Pro, 6 TB 0.05 €/GB 271,11 €
Blue 1 TB 0.05 €/GB 45,40 €
Barracuda, 1 TB 0.05 €/GB 45,48 €
2.5 pulgadas
Barracuda, 2.5'', 2 TB 0.04 €/GB 87,65 €
Barracuda, 2.5'', 3 TB 0.05 €/GB 135,69 €
Barracuda, 2.5'', 1 TB 0.05 €/GB 51,77 €
FireCuda, 2.5'', 2 TB 0.05 €/GB 109,90 €
Travelstar 7K1000, 1 TB 0.06 €/GB 56,51 €
WD Blue, 2.5'', 1 TB 0.06 €/GB 60,00 €
FireCuda, 2.5'', 1 TB 0.07 €/GB 70,82 €
FireCuda, 2.5'', 500 GB 0.11 €/GB 56,36 €

Consejos de mantenimiento y uso

[En desarrollo]

Otros artículos de PC