La mayor potencia de los portátiles para gaming o para juegos se ha hecho notar en los últimos años, y muchos usuarios prefieren optar por un portátil como equipo principal. La comodidad de poder llevarlo de un lado para otro es una ventaja a la hora de no gastar más de la cuenta en un portátil que van a necesitar de todas formas, además de en un equipo de sobremesa.

El presente artículo tiene la intención de ayudaros a ver qué hay actualmente en el mercado de los portátiles —también llamados laptops en algunos países de Hispanoamérica— gaming y que escojáis el que mejor se adapte a vuestras necesidades y presupuesto. Los hay con buena relación calidad-precio, baratos y también los más potentes del mercado. Se incluyen diversos consejos a tener en cuenta a la hora de comprar un portátil para juegos, ya que hay que prestar atención al posible ruido que hagan, lo que se calienten, o las prestaciones de la pantalla.

Nota: si veis alguna cosa errónea en este artículo, no queda clara o estáis en desacuerdo con ello, por favor indicadlo en los comentarios y ayudadnos a mejorarlo. Intentad mantener una actitud positiva y colaboradora, que de personas con actitudes negativas y destructivas ya está lleno el mundo. Hablando se entiende la gente, y siempre es posible que saquéis conclusiones alejadas de lo que queremos transmitir en el artículo, o que nos hayamos expresado mal.

Comparativa de portátiles gaming

Selección de portátiles gaming
VX5-591G-78F Y520-15IKBN Rog Strix GL553VD-DM078 GL62M 7RDX-1655XES
Compañía Acer Lenovo Asus MSI
Pantalla 15.6" IPS 15.6" IPS 15.6" IPS 15.6"
Resolución 1920 × 1080 px 1920 × 1080 px 1920 × 1080 px 1920 × 1080 px
Procesador Core i7-7700HQ Core i7-7700HQ Core i7-7700HQ Core i7-7700HQ
Tarjeta gráfica GeForce GTX 1050 (movilidad) GeForce GTX 1050 (movilidad) GeForce GTX 1050 (movilidad) GeForce GTX 1050 (movilidad)
Memoria 8 GB 8 GB 8 GB 8 GB
SSD 128 GB 256 GB SATA3
Disco duro 1000 GB 1000 GB 1000 GB 1000 GB
Batería mAh
Tamaño 266 × 389 × 29 mm 265 × 380 × 25.8 mm 255 × 383 × 30 mm 260 × 383 × 29 mm
Peso 2.5 kg 2.4 kg 2.5 kg 2.2 kg
Extras Lector SD,
USB tipo C
Lector SD,
USB tipo C
Lector SD Lector SD,
USB tipo C
Conexiones 1× USB 2.0,
2× USB 3.0,
1× USB 3.1 tipo C,
1× Ethernet,
1× HDMI,
lector SD
1× USB 2.0,
3× USB 3.0,
1× USB 3.1 tipo C,
1× Ethernet,
lector SD
1× USB 2.0,
3× USB 3.0,
1× Ethernet,
1× HDMI,
conector/es USB tipo C,
lector SD
1× USB 2.0,
3× USB 3.0,
1× USB 3.1 tipo C,
1× Ethernet,
1× HDMI,
1× mini-DisplayPort,
lector SD
Precio 1000  EUR
899  EUR
901  EUR
1006  EUR

Cosas a tener en cuenta en un portátil gaming

/storage/geek/posts/2017/11/10/porta__til-gaming-msi.jpg
Ampliar t

Aquellos que tengan menos conocimiento en los componentes que conforman un portátil para juegos pueden encontrar dificultad a la hora de estimar por sí mismos qué equipo es más o menos potente. También los que lleven cierto tiempo desconectados pueden tener problemas a la hora de elegir. Por eso a continuación se hace un repaso por los distintos elementos de un portátil gaming para ayudaros a elegir el portátil que mejor se ajuste a vuestras necesidades.

Tarjeta gráfica

Para hablar de los componentes de un portátil para jugones voy a empezar por la tarjeta gráfica. Este elemento debe ir bien acompañado de un procesador acorde a su potencia, algo que mencionaré más detenidamente en el siguiente apartado.

Para los que quieran jugar a 1080p en calidad media en la mayoría de juegos tendrán suficiente con una GTX 1050. Es también el mínimo que habría que considerar para el propósito de un portátil para gaming, y conseguir una fluidez mínima y detalles de imagen. A partir de una GTX 1050 Ti ya es una buena tarjeta gráfica para jugar a 1080p y calidad alta/ultra según el juego, y la GTX 1060 es ya una fuera de serie para 1080p.

GTX 1080 (movilidad) 100.00%
GTX 1070 (movilidad) 75.29%
GTX 1060 (movilidad) 52.53%
GTX 1050 Ti (movilidad) 38.98%
GTX 1050 31.41%
GTX 1050 (movilidad) 27.01%
Radeon Pro 460 22.28%
Radeon RX 550 21.53%
Radeon Pro 455 20.81%
MX150 19.80%
Radeon Pro 450 19.65%

Procesador

El centro neurálgico de un portátil es el procesador, y debe acompañar a la tarjeta gráfica elegida. Un procesador como el Core i5-7300HQ es suficiente para mover una GTX 1060 hacia abajo, y para una GTX 1070 sería más necesario un Core i7-7700HQ. Procesadores como el Core i7-7820HK son convenientes para gráficas como la GTX 1070 o 1080 y se tenga una pantalla de 120 o 144 Hz en el portátil. Para jugar a 4K con gráficas de gama alta será suficiente un Core i7-7700HQ.

Core i7-7820HK 100.00%
Core i7-6820HK 89.67%
Core i7-7700HQ 88.25%
Core i7-6820HQ 86.69%
Core i7-6700HQ 80.08%
Core i5-7300HQ 66.90%
Core i5-6300HQ 59.48%
Core i5-8250U 45.44%
Core i7-6500U 43.60%
Core i5-6200U 39.22%
Core i3-6100U 38.08%
Core i7-8550U 0.00%

Memoria

La RAM es uno de los pocos elementos que se pueden actualizar en un portátil para juegos, y suele ser de fácil acceso, normalmente retirando algunos tornillos y una tapa. 8 GB es una cantidad suficiente para sacar buen rendimiento a tarjeta gráficas de tipo GTX 1050 Ti hacia abajo, aunque hay algunos juegos que precisarán de 12 o 16 GB de RAM para funcionar adecuadamente.

La memoria de portátil utilizada es en formato SO-DIMM, más compacta que la DIMM de los PC de sobremesa. Los equipos para jugar tienen como mucho dos bancos de memoria para tener un total de hasta 32 GB. Algunos equipos más baratos podrían llegar con solo un banco de memoria, por lo que es un punto a mirar antes de comprar, sobre todo si viene ocupado por un módulo de 8 GB y se quieren tener 16 GB, ya que se perderá

Pantalla

/storage/geek/posts/2017/11/12/gsync-hero.jpg
Ampliar t

Las pantallas de los portátiles gaming suelen centrarse en la tecnología TN en los más baratos. Proporciona buenos tiempos de respuesta, aunque la calidad de color no suele ser tan buena como los paneles IPS, que se suelen usar en portátiles que superan los 800 o 900 euros. Generalmente usan paneles de 60 Hz, aunque hay una cantidad creciente de pantallas con refrescos de 120 Hz e incluso de 144 Hz. Permiten ver los juegos mucho más fluidos y permitirá mejor respuesta del jugón ante los cambios del entorno, aunque esta mejora será más evidente para unas personas que para otras.

Para estas pantallas es recomendable una tarjeta gráfica medianamente potente, como una GTX 1050 Ti o una GTX 1060, y llegar a esas tasas de fotogramas en un mayor número de juegos. Aun así, en los juegos de esports o deportes electrónicos Overwatch, League of Legends, etc. no será raro llegar a los 120 Hz en tarjetas como la GTX 1050 si se ajustan adecuadamente los ajustes gráficos.

En estos casos suele ser recomendable que la pantalla tenga refresco adaptativo G-SYNC de Nvidia. Es tecnología propietaria e implica un sobrecoste en el portátil, por lo que suele restringirse a los portátiles más caros. Estas pantallas de 120 Hz ya suelen ser de tipo VA con buena calidad de color, o TN para ahorrar costes.

Los paneles de tipo 4K UHD (3840 × 2160 píxeles) suelen ser de tipo IPS y tener una gran calidad de imagen. Sin embargo, puede costar adaptarse un poco a ello, ya que muchos disponen de una latencia de entrada superior a la media, y por tanto ciertos usuarios podrían notar que las imágenes van a saltos. Generalmente eso se pasa una vez te acostumbras a la calidad de la pantalla.

Mi opinión sobre las pantallas 4K en un portátil para juegos es que es poco práctica, ya que requerirá de una tarjeta gráfica más potente, y no te asegura jugar fluidamente. Salvo, claro está, que incluyas una tarjeta gráfica del tipo GTX 1080 o bajes bastante la calidad gráfica. Una pantalla 4K UHD de 17.3 pulgadas arroja una densidad de píxeles en torno a los 280 PPP, que se verá nítida incluso a 10 o 20 centímetros de distancia. Puesto que se juega a una distancia de medio metro o más de la pantalla del portátil, tanta nitidez es innecesaria.

Sistema de refrigeración

/storage/geek/posts/2017/11/12/img_0745.jpg
Ampliar t

El tema de las temperaturas y ruido suele preocupar bastante a cierto sector de los gamers/jugones debido a que un portátil sustituye a su equipo de sobremesa tanto dentro como fuera de casa. Por eso quieren un equipo que sea sobre todo silencioso, aunque en el terreno de los portátiles gaming eso es una utopía, salvo que se vaya a las tarjetas gráficas más baratas como una MX 150 o en algunos casos una GTX 1050 en equipos con un buen sistema de refrigeración.

Los equipos más potentes, con una GTX 1060, 1070 o 1080, incluyen sistemas de refrigeración avanzados de doble ventilador, y un sistema de caloductos mejorado. Como cualquier sistema electrónico, cuanto más consume un portátil, más calor va a desprender. Eso lleva a mayores requisitos de refrigeración, y por tanto a más ruido. Los portátiles gruesos para juegos suelen ser a su vez bastante ruidosos, y por tanto difícil de no percatarse del ruido que hacen salvo que se lleven cascos.

Nvidia tiene una línea de tarjetas gráficas denominada Max-Q para las GTX 1060, 1070 y 1080, que aportan una potencia menor a cambio de una mucho más sustancial reducción de consumo. Los que quieran un equipo gamer lo más silencioso posible, harían bien en buscar uno con una gráfica Max-Q. Algunos portátiles permitirán configurar los ventiladores para que CPU y GPU funcionen a mayor temperatura y hagan menos ruido, y otros incluso tendrán un modo de refrigeración instantánea que permitirá poner los ventiladores al cien por cien brevemente para bajar la temperatura del equipo.

La salida de aire suele ser por detrás del portátil, tomando aire fresco de la parte inferior o laterales. Es buena idea elevar la parte trasera del portátil de alguna forma para que le llegue mejor el aire fresco a los ventiladores, y también para evitar que el calor llegue a la mesa donde se ponga, concentrando más calor en torno al equipo, y reduciendo la eficacia de la refrigeración.

Los equipos con un procesador Core i7-7820HK, que está desbloqueado para overclocking, cuentan con mejores sistemas de refrigeración, y tienen en cuenta que también se pueden subir las tarjetas gráficas de Nvidia para portátiles. El punto negativo es que esos equipos, con overclocking incluido, pueden rozar los 50 dB de ruido, lo que será casi inmanejable para los oídos de una persona normal.

Otra fuente de ruidos puede ser la de un disco duro de 7200 RPM, sobre todo cuando se activan los cabezales lectoras, y hacer que salgan ruidos extraños del interior del portátil. Si se quiere no tener este problema, la solución solo pasa por usar SSD o cambiar el disco duro a uno más silencioso.

Almacenamiento

/storage/geek/posts/2017/11/12/ssd.jpg
Ampliar t

En un equipo para juegos es casi imprescindible que venga acompañado de un SSD de al menos de 128 GB para que el sistema operativo vaya perfectamente fluido. Instalar el sistema operativo y los juegos en un mismo disco duro puede hacer —y hará— que se ralentice el equipo en general, y se notará sobre todo en la carga de mapas, aunque esto tiene que ver con la baja velocidad de lectura de archivos pequeños de los discos duros frente a los SSD.

La diferencia entre un SSD de tipo SATA3 y otro de tipo PCIe 3.0 x4 NVMe es muy notable en términos de lectura/escritura tanto secuencial como aleatoria, pero en un equipo gaming normal no se va a notar la diferencia. Lo recomendable, por tema de cómo funciona los SSD, es uno de al menos 250 GB, y no hay mayor problema en optar por un SSD SATA3 económico. Los PCIe pueden venir bien para cargar más rápido aún los mapas de los juegos, pero la diferencia no es perceptible en la mayoría de títulos.

Los portátiles actuales para juegos dispondrán de al menos una o dos ranuras para SSD de tipo M.2, que son como tarjeta de un tamaño generalmente de 22 x 80 mm. También tendrán una o dos bahías de unidad de 2.5 pulgadas, de fácil acceso, al menos una ocupada por un disco duro, que pueden sustituirse normalmente por un SSD de 2.5 pulgadas tipo SATA3. Si tiene lector óptico de discos, se venden para algunos modelos de portátiles un adaptador que permite instalar una unidad de 2.5 pulgadas adicional.

Cambiar el almacenamiento de un portátil suele ser bastante sencillo, y su diseño tiene en cuenta que el usuario va a querer ampliar el almacenamiento en algún momento. Sale más rentable comprar un equipo con solo un disco duro y posteriormente adquirir por separado un SSD, aunque la mayoría de usuarios normales de un portátil preferirán que se lo den con todo lo que necesitan y no tocar para nada su interior.

Teclado, touchpad/panel táctil, y ratones

/storage/geek/posts/2017/11/12/dsc02413.jpg
Ampliar t

Las compañías de portátiles y periféricos tienden a unir el concepto de gaming con las luces de colores. En el caso de los portátiles para jugones, la cosa no es distinta, y es normal encontrar algún tipo de iluminación en ellos, y generalmente centrada en el teclado.

Los portátiles incluyen teclados con interruptores de tipo membrana, y solo los más caros y de manera muy puntual incluye interruptores mecánicos de algún tipo. Estos teclaso de membrana suelen ser adecuados para jugar, aunque no darán una sensación especialmente diferenciadora y muchos querrán comprar un teclado por separado para jugar con el portátil mientras estén en casa. Unos tendrán teclas con un viaje más corto, y otros algo más largo.

La inclusión de iluminación en los teclados es de dos tipos: con iluminación estática de un color, o iluminación RGB. Esta última a su vez puede ser con iluminación por zonas configurables independientemente, o con iluminación por tecla individualmente, lo que permite una mayor variedad de personalización. En muchos casos, se incluyen perfiles de iluminación RGB específicos para juegos, en los que por ejemplo se iluminarán solo las teclas usadas en el juego.

En el apartado de los ratones, es casi imposible jugar a la mayoría de títulos con el panel táctil incluido en los portátiles, y por tanto será necesario tener a mano un ratón distintos. En este caso hay mucha variedad de modelos para elegir si se quiere un ratón gaming para acompañar.

Sistema de sonido

/storage/geek/posts/2017/11/12/gt70_2pe_dp_37.png
Ampliar t

Los portátiles para juegos tienen tendencia a ser ruidosos, y por tanto es ideal disponer de unos auriculares a mano. Y si no es para evitar el ruido del portátil, se precisará de unos buenos cascos para comunicarse en la miríada de juegos en línea que hay actualmente.

Las mejoras de calidad de sonido de los portátiles se centra en códecs y sistemas de amplificación mejorados, sonido de alta resolución, etc. Son mejoras que si no se dispone de unos buenos auriculares pasarán desapercibidas.

Lenovo serie Legión Y520

/storage/geek/posts/2017/11/12/lenovo-y520.jpg
Ampliar t

La tapa del Legion Y520 está hecha de aluminio aunque el resto del portátil es de plástico, aunque tiene buena estabilidad de teclado y el portátil en sí. Tiene un tamaño de 380 × 265 × 25.8 mm, pesando 2.4 kg. Retirar la tapa inferior permite acceder al interior del portátil, donde se pueden ver una unidad de 2.5 pulgadas y una ranura para un SSD de tipo M.2 (SATA3 o PCIe), más dos bancos de memoria SO-DIMM.

El teclado no está retroiluminado en todos los modelos a la venta, y es algo a comprobar si te interesa la retroiluminación roja de que dispone opcionalmente. Las teclas tipo chiclet son agradables de usar, y a la derecha tiene un teclado numérico normal. El panel táctil hace su función perfectamente, con dos botones integrados para clic derecho e izquierdo.

La pantalla es de tipo IPS con resolución FHD, con un brillo máximo en torno a los 250 nits y contraste 700:1, que cumple su función decentemente aunque los colores disten mucho de ser lo más vivos posibles en una pantalla. La batería no llega a durar una hora en carga o jugando, y para tareas normales poco exigentes como navegar durará sobre las cuatro horas.

El sistema de refrigeración se centra en la parte superior derecha del equipo, lejos de la parte principal del teclado. Jugando o en carga, el teclado no pasa de los 33 ºC, por lo que no se notará apenas en un uso normal que se sobrecaliente, salvo que se use el teclado numérico. El ruido en un uso en carga se sitúa en los 42 dB, y sobre los 38 a 40 dB mientras se juega.

Acer serie VX5

/storage/geek/posts/2017/11/12/acer-vx5.jpg
Ampliar t

La serie de portátiles gaming VX5 de Acer aporta un diseño particular, aunque muy en la línea de lo que se puede encontrar en este tipo de portátiles. Mide 389 × 266 × 29 mm y pesa 2.5 kg, que es casi un estándar cuando se busca un producto económico. Otros equipos más delgados y livianos costarán notablemente más. La carcasa es de plástico, y se tiene que quitar la tapa inferior para acceder a su interior, donde hay dos bancos de memoria SO-DIMM, espacio para un SSD tipo M.2 y una unidad de 2.5 pulgadas.

Cuenta con un puerto USB 2.0, dos USB 3.0, un USB 3.0 tipo C, un Ethernet y un HDMI, lector de tarjetas SD, y también dispone de wifi 802.11 ac y Bluetooth 4.0. El teclado de tipo chiclet o membrana incluye teclado numérico, sin casi separación. El panel táctil funciona correctamente, aunque no es de los mejores del mercado, aunque tiene buena precisión y respuesta. Tampoco es importante en un portátil para juegos.

La pantalla IPS de 15.6 pulgadas tiene un brillo máximo en torno a los 280 nits, con un contraste de 900:1, lo que le da una calidad de imagen decente, pero sin sorprender, aunque tiene buenos tiempos de respuesta para jugar. La duración de la batería con un uso de navegación puede situarse en torno a las 4 o 5 horas, y en juegos no durará más de hora y media o dos horas.

El sistema de refrigeración del equipo cumple a la perfección su función con una GTX 1050 o 1050 Ti, situándose en estos casos el ruido en torno a los 41 dB en carga máxima absoluta de CPU y GPU, y más hacia los 37 dB jugando. También en este caso, si bien en carga pueden llegar zonas del portátil a los 47 ºC, jugando no pasarán de 35 a 40 ºC, notándose algo de calor adicional en el teclado, sin llegar a ser molesto.

ASUS series GL553 y GL753

/storage/geek/posts/2017/11/12/gl553.jpg
Ampliar t

Esta serie incluye portátiles gaming con pantallas de 15.6 pulgadas (GL553) y 17.3 pulgadas (GL753), los cuales miden 383 × 255 × 30 mm y 415 × 273 × 32 mm, y pesa 2.5 y 3 kg respectivamente. Son una gama que no cuenta con una gran integración de los componentes para reducir su coste, y por tanto es más bien una gama generalista, aunque tiene buena calidad de fabricación, con tapa de aluminio, y el resto de la carcasa es de plástico.

Esta serie incluye una grabadora de DVD —parte del motivo de su grosor—, un HDMI, un USB 2.0, dos USB 3.0 y un USB 3.0 tipo C, más un Ethernet. Quitando la tapa inferior se puede acceder al almacenamiento, que incluye un SSD tipo M.2 (PCIe o SATA3) y una unidad de 2.5 pulgadas. El teclado dispone de retroiluminación RGB de cuatro zonas, configurable a través de una aplicación, y las teclas tienen un viaje de 2 mm, que es bastante habitual. Un panel táctil integrado cumple su función, sin alardes.

La otra es de tipo IPS y resolución 1080p da un brillo máximo en torno a los 250 nits y un contraste estático 1000:1, con una buena calidad de color, cubriendo el 91 % de la gama sRGB. La autonomía se sitúa en los estándar para estos equipos, con una hora de uso en carga para juegos exigentes, y unas cuatro horas con uso ofimático poco exigente.

El sistema de refrigeración se compone de un único ventilador, cuyo ruido se sitúa en torno a los 40 a 45 dB jugando o en carga completa, que entra dentro de lo estándar para este tipo de equipos. La temperatura no es un problema en este equipo, alcanzando como mucho en carga completa los 39 o 40 ºC en la zona central del teclado, y los 33 ºC en la izquierda.

ASUS serie GL502

/storage/geek/posts/2017/11/12/asus-.jpg
Ampliar t

La serie GL502 de Asus está situada en la gama media-alta de los portátiles gaming, hecho en plástico con tapa de aluminio, que le da un buen diseño al equipo. Tiene un tamaño de 390 × 266 × 23.5 mm y un peso de 2.2 kg, y tiene una construcción sólida para el tipo de equipo que es. En su interior tiene espaio para un SSD tipo M.2 (SATA3 o PCIe) y una unidad de 2.5 pulgadas.

El teclado cuenta con retroiluminación roja, tiene teclado numérico, y en general las teclas tipo chiclet dejan buena sensación al teclear. El panel táctil integra los dos botones de clic derecho e izquierdo, aunque no se verá su diferenciación. Es un touchpad que cumple con su cometido, pero poco más. La autonomía del equipo se sitúa en torno a una hora u hora y media de juego, o unas tres o tres horas y media de uso ofimático.

Las opciones de pantalla de este portátil son 1080p de tipo IPS de 60 Hz, o una 1080p TN de 120 Hz. Tienen en torno a los 300 nits de brillo máximo, y 1000:1 de contraste. La pantalla IPS tiene bastante mejor color que la TN, aunque para jugar la TN será mejor para cierto grupo de jugones, e irá metida en los equipos con una GTX 1070. Ambas tienen buenos tiempos de respuesta.

El sistema de refrigeración de este equipo es adecuado para las tarjetas gráficas que tiene que refrigerar, pero en el caso de la GTX 1070, sobre todo esta última, puede llegar a los 48 dB de ruido en carga completa, o más hacia los 43-45 en juegos. La GTX 1060 hace algo menos de ruido. Al menos está diseñado para que el calor se quede en torno a la zona central y superior del portátil, y no llega a ser una molestia, aunque en esas zonas jugando pueda llegarse a los 40-43 ºC.

HP serie Omen 15 y Omen 17

/storage/geek/posts/2017/11/12/hp-omen-15.jpg
Ampliar t

La serie Omen de portátiles para jugones de HP está disponible con modelos de 15.6 pulgadas (Omen 15) y 17.3 pulgadas (Omen 17). El primero tiene un tamaño de 388.5 × 275.5 × 24.8 mm y un peso de 2.62 kg, y el segundo de hasta 423 × 304 × 33 mm con un peso de hasta 3.3 kg. La carcasa es de plástico y la base del teclado es de aluminio. Tiene buena calidad de fabricación, aunque al igual que otros modelos similares, atraen las manchas de dedos. Al quitar la tapa inferior se pueden ver dos bancos de memoria SO-DIMM, una unidad de 2.5 pulgadas y otra M.2 2280 (PCIe o SATA3).

Disponen de al menos un mini-DisplayPort, HDMI, Ethernet, tres USB 3.0, un USB 3.0 tipo C o un Thunderbolt 3 según modelo, lector de tarjetas SD, wifi 802.11 ac y Bluetooth 4.1. El teclado de tipo chiclet está retroiluminado con luz roja, y blanca en las teclas WASD. El panel táctil es de mejor calidad que el usado por HP en anteriores modelos, aunque en un portátil para gaming no suele ser necesario un buen touchpad.

La pantalla puede ser de varios tipos, desde TN o IPS 1080p hasta IPS de 120 Hz con G-SYNC de 300 nits de brillo y 1200:1 de contraste estático, y unos tiempos de respuesta buenos para la orientación del portátil. El portátil alcanza los 48 a 50 dB en carga completa, aunque tiende a situarse sobre los 40-45 dB jugando, que es un nivel de ruido típico para estos portátiles. En este caso, todo el teclado se calienta durante el juego, situándose sobre los 40 ºC. En cuanto a la batería, tiene una autonomía estándar, de algo más de una hora en carga y cuatro horas de uso ofimático no demasiado exigente.

Gigabyte serie Aero 15

/storage/geek/posts/2017/11/12/gigabyte-aero-15.jpg
Ampliar t

MSI, serie Leopard

/storage/geek/posts/2017/11/12/msi-gl.jpg
Ampliar t

MSI, serie Raider

/storage/geek/posts/2017/11/13/msi.jpg
Ampliar t

La serie GE Raider de MSI es de las más finas y ligeras que se pueden encontrar en portátiles gaming, ya que mide 380 × 249 × 17.7 mm y pesa 2 kg. Cuenta con una fabricación sólida, tapa y soporte del teclad de aluminio, y las teclas están retroiluminadas con ledes RGB, y se pueden personalizar cada una por separado. Está disponible en versiones con pantalla de 15.6 pulgadas y 17.3 pulgadas.

Si se retira la tapa inferior se puede ver que la electrónica está muy compactada para que entre todo en sus 17.7 mm de grosor. Dispone de una unidad de 2.5 pulgadas y un SSD de tipo M.2 2280. Uno de los puntos a favor de este equipo es que es realmente silencioso, ya que en un uso normal se puede situar el ruido en los 34-35 dB, y en juegos no superar los 41 dB con una GTX 1060.

La calidad de la pantalla es muy buena, y hay versiones con resolución 1080p y 120 Hz, y 4K UHD y 60 Hz. El teclado da buena sensación de tipeo, y el panel táctil cumple bastante bien su función para cuando no se esté jugando. La batería incluida cumple al igual que el resto de equipos para juegos con una autonomía pequeña, en torno a hora y media jugando y cuatro horas de uso normal. Entre los conectores que disponen los modelos GEx3VR-7RF se encuentra un Thunderbolt 3, compatible con DisplayPort 1.2 y datos.

MSI, serie Stealth Pro

/storage/geek/posts/2017/11/12/msi-delgado.jpg
Ampliar t

MSI, serie Dominator

/storage/geek/posts/2017/11/12/msi-gaming.jpg
Ampliar t

Razer serie Blade

/storage/geek/posts/2017/11/12/razer-blade.jpg
Ampliar t

Razer cuenta con unos portátiles para juegos con un diseño prémium, al más puro estilo de los MacBook de Apple, solo que están fabricados en aluminio negro. Son bastante menos ruidosos de lo que se puede esperar de equipos delgados con hardware potente.

El modelo Blade Pro incluye una opción de configuración con pantalla 1080p y 120 Hz, sonido certificado THX y Killer Doubleshot Pro, controlador Ethernet Killer E2500, y Thunderbolt 3. Este último conector aparece también en el Blade Stealth, que es un ultrabook para juegos, aunque solo cuando se usa el Thunderbolt 3 para conectar una tarjeta gráfica externa.

Los portátiles de Razer no están disponibles con serigrafía del teclado española, pero la disposición española es la misma que la de Reino Unido o Alemania. Solo se pueden conseguir de importación o a través de la Tienda Razer de otro país donde se vendan.

Sistema operativo

Muchos de los portátiles para juegos resultan más baratos de lo normal al carecer de una licencia de sistema operativo Windows. Por ello habrá que adquirir una o usar una que ya se tenga, y es preferible que sea una versión comercial en lugar de OEM, ya que estas últimas se ligan a las características de los componentes del portátil, mientras que las versiones comerciales son independientes —aunque solo se puede tener una licencia activa en un único conjunto de componentes—.

Cambios recientes

Productos añadidos

Otros artículos de PC