Si estás deseando cambiar de PC y no sabes qué procesador elegir, quizás esta pequeña guía te ayude a decidirte. Los procesadores más económicos suelen ser buenos para un uso ofimático, incluso para un PC para juegos/gaming acompañados de una tarjeta gráfica económica. Si eres un usuario más avanzado, necesitarás un procesador más potente y caro, sobre todo si haces diseño gráfico, computación o te gusta jugar a la máxima calidad posible a 4K.

Antes de empezar a leer, es conveniente tener claro que la potencia de los procesadores no depende únicamente de aspectos como la frecuencia base y turbo que tengan. La arquitectura interna con la que esté creados es lo que más influye, por encima de las frecuencias, con parámetros como la cantidad de memoria caché que incluyan o el número de instrucciones máquina que pueden ejecutar simultáneamente como aspectos importantes. Por eso es conveniente consultar las gráficas de rendimiento y los análisis de los procesadores para hacerse una buena idea de su potencia.

Los procesadores van insertados en placas base, y por eso tendrás que comprobar qué placa base es la que usa el que hayas escogido de la lista —puedes consultar el artículo de placas base. Si quieres renovar tu PC con un procesador mejor, tendrás que mirar qué socket/zócalo utiliza tu placa base y escoger un procesador que le sirva.

Podéis consultar otros artículos de componentes:

Mejores procesadores del momento

A continuación tenéis un resumen de los procesadores más interesantes por rango de precio, más allá del listado completo que veréis más abajo. Por potencia y precio, son muy interesantes y permiten optimizar la inversión en el procesador para equipos para gaming o diseño. Ante cualquier duda, preguntadme en los comentarios.

Los mejores procesadores de 2019
Núcs./hilos Frec. base/turbo Precio
Athlon 200GE 2/4 3.2 GHz, sin turbo 53.99 €
Ryzen 3 1200 4/4 3.1/3.4 GHz 49.99 €
Ryzen 3 1300X 4/4 3.5/3.7 GHz 114.48 €
Core i3-9100F 4/4 3.6/4.2 GHz 93.99 €
Ryzen 5 1500X 4/8 3.5/3.7 GHz 119.92 €
Ryzen 5 1600X 6/12 3.6/4.0 GHz 154.09 €
Ryzen 5 2600 6/12 3.4/3.9 GHz 130.55 €
Core i5-9400F 6/6 2.9/4.1 GHz 143.09 €
Ryzen 7 1700X 8/16 3.4/3.8 GHz 209.64 €
Ryzen 5 2600X 6/12 3.6/4.2 GHz 150.00 €
Ryzen 5 3600 6/12 3.6/4.2 GHz 202.90 €
Ryzen 5 3600X 6/12 3.8/4.4 GHz 256.47 €
Ryzen 7 2700X 8/16 3.7/4.3 GHz 219.91 €
Ryzen 7 3700X 8/16 3.6/4.4 GHz 345.89 €
Ryzen 7 3800X 8/16 3.9/4.5 GHz 399.00 €
Core i7-9700K 8/8 3.6/4.9 GHz 370.89 €
Core i9-9900K 8/16 3.6/5.0 GHz 472.99 €
Ryzen Threadripper 2920X 12/24 3.5/4.3 GHz 418.90 €
Ryzen Threadripper 1950X 16/32 3.4/4.0 GHz 598.27 €
Ryzen Threadripper 2950X 16/32 3.5/4.4 GHz 700.00 €

En la siguiente gráfica se ordenan los procesadores por potencia, y en función al uso de todos sus núcleos al mismo tiempo. No es una lista exhaustiva, ya que en un momento dado hay cientos de procesadores diferentes en el mercado, sino que se muestran aquellos para equipos de sobremesa que me parecen más interesantes o que me parece adecuado incluir para poder tener una idea global del mercado actual.

La tabla es orientativa según el rendimiento multinúcleo de los procesadores. Tened en cuenta que en unos escenarios ciertos procesadores serán mejores pese a ser similares, como por ejemplo aquellas que dependen de uno o dos núcleos, pero si tenéis dudas para un uso determinado solo tenéis que preguntarme en los comentarios y os intentaré guiar hacia el procesador que mejor os venga para el uso que le deis al PC.

Rendimiento procesadores

La siguiente gráfica es una mera relación entre el precio de venta del procesador y su potencia. Cuanto más arriba de la tabla estén mejor será su relación potencia/precio. Obviamente, dependerá en última instancia del precio al que lo compréis, pero al menos os servirá de referencia a la hora de comparar precios entre tiendas. Los de AMD son los que mejor relación potencia/precio tienen, aunque la mayoría de estos aquí indicados no incluyen unidad gráfica integrada (iGPU), salvo que sean las APU destinadas a jugar a 720p en calidad media o 1080 en calidad media-baja según el juego. En la mayoría de los casos es mejor que compréis una tarjeta a parte —podéis mirar nuestra guía de tarjetas gráficas.

Ryzen 3 1200
49.99 €
Ryzen 5 1600
102.99 €
Ryzen 5 2600
130.55 €
Ryzen 5 2600X
150.00 €
Core i3-9100F
93.99 €
Athlon 200GE
53.99 €
Ryzen 5 1500X
119.92 €
Ryzen 7 1800X
179.00 €
Ryzen 5 1600X
154.09 €
Core i5-9400F
143.09 €
Ryzen 5 1400
99.99 €
Ryzen 3 3200G
100.90 €
Ryzen 7 2700
187.00 €
Ryzen 3 2200G
88.64 €
Pentium Gold G5400
59.99 €
Ryzen 7 2700X
219.91 €
Ryzen Threadripper 1920X
267.90 €
Ryzen 5 2400G
120.57 €
Ryzen Threadripper 1900X
217.90 €
Ryzen 5 3600
202.90 €
Pentium G4560
69.99 €
Ryzen 7 1700X
209.64 €
Core i5-8400
180.98 €
Ryzen 7 1700
209.00 €
Ryzen 5 3600X
256.47 €
Core i5-9600K
219.99 €
Ryzen 3 1300X
114.48 €
Core i3-8350K
165.90 €
Ryzen 5 3400G
161.99 €
Ryzen 7 3700X
345.89 €
Pentium G4600
94.89 €
Core i5-8500
219.90 €
Core i7-8700
269.99 €
Core i3-8100
145.90 €
Celeron G4900
56.99 €

En algunos casos veréis que existen variantes de algunos procesadores, pero si no los veis incluidos en el artículo es por que suelen peores compras, pero debido a lo mucho que fluctúan los componentes de PC de lo que hoy no es buena compra mañana puede serlo. De todas formas tampoco es un listado conciso con todos los procesadores que están a la venta en el mercado, y si tenéis alguna duda con algún modelo en concreto, podéis hacerme llegar vuestras preguntas en los comentarios.

Nota: si veis alguna cosa errónea en este artículo, no queda clara o estáis en desacuerdo, por favor indicadlo en los comentarios y ayudadnos a mejorarlo. Intentad mantener una actitud positiva y colaboradora, que de personas con actitudes negativas y destructivas ya está lleno el mundo. Hablando se entiende la gente, y siempre es posible que saquéis conclusiones alejadas de lo que queremos transmitir en el artículo.

Características de los procesadores

intel_core_i9_x.jpeg

La arquitectura de un microprocesador actual es realmente compleja, por lo que quedarse en los parámetros básicos como número de núcleos o frecuencia de funcionamiento como características para comprarlos es un error. Sobre todo si se va a comparar procesadores de distintas compañías y series, porque hay muchos otros parámetros internos que definen su potencia, como la cantidad de caché que tienen, el número de instrucciones por ciclo que ejecutan, y un largo etcétera.

Además, debido a las diferencias internas de arquitectura, unos procesadores son mejores que otros en ciertas tarea, también debido a las microinstrucciones que implementan. Por ejemplo, aplicaciones de cómputo sacarán partido de las instrucciones AVX-512 de los procesadores de Intel, mientras que en el resto de usos apenas le sacarán partido. Pero debido al carácter generalista de este artículo, me centro en los procesadores para el sector consumo y no en otros más específicos de profesionales y empresas como los Xeon y EPYC.

La cantidad de núcleos que tiene un procesador determina la cantidad de procesos que puede ejecutar al mismo tiempo. Podrá ejecutar uno por núcleo salvo que el procesador disponga de tecnología multihilo, en cuyo caso podrá ejecutar dos subprocesos por núcleo. En este último caso, la ejecución del segundo proceso se hará a un rendimiento menor, por lo que un procesador de cuatro núcleos físicos con multihilo puede tener una potencia inferior a la de un procesador de seis núcleos físicos sin multihilo.

La frecuencia de funcionamiento es importante a la hora de comparar procesadores de misma arquitectura, y en general siempre será mejor cuanto mayor sea su frecuencia, aunque con algunos peros. El primero, que hay que tener en cuenta la diferencia entre frecuencia base y, si el procesador lo tiene, la frecuencia turbo.

La primera se asegura siempre en todos los núcleos, y la segunda es un máximo que se alcanzará dependiendo del núcleos de núcleos en funcionamiento y las temperaturas del microprocesador. Por tanto, si un procesador i9-9900K se menciona que tiene un turbo a 5 GHz pero tiene ocho núcleos, solo alcanzaría esa frecuencia con uno o dos núcleos activos, y así podría podría bajar hasta asegurarse un turbo de solo 4 o 4.2 GHz con los ocho activos. Si la refrigeración es mala, podría bajar incluso a solo mantener la frecuencia base de 3.6 GHz.

Por tanto, la refrigeración es importante así como que hay que tener en cuenta la potencia de diseño térmico (TDP) del procesador. Este parámetro es potencia térmica disipada que no es potencia consumida, y desafortunadamente ambas se miden en vatios por lo que puede llevar a confusión. Un procesador de 95 W de TDP puede tener perfectamente un consumo de 120 o 150 W, pero esos 95 W de TDP indican que requieren de una refrigeración de 95 W para funcionar a las frecuencias indicadas por el fabricante.

En cuanto a la memoria de funcionamiento, los fabricantes indican una frecuencia de funcionamiento base si bien pueden usar memoria a más frecuencia dependiendo del chipset de la placa base en la que se pongan. Los módulos de memoria suelen tener un perfil de memoria, llamado XMP en el caso de las placas base con chipset Intel y AMP en el caso de las de AMD, que permiten usar los módulos a las velocidades del perfil con solo activarlos en el BIOS de la placa base.

Eso sí, hay placas base muy básicas que no implementa XMP/AMP —ambos usan el mismo principio, por lo que no busquéis memoria específicas con XMP o con AMP: son lo mismo pero se llaman distinto en cada plataforma—. Si el chipset es básico, el procesador solo podrá usar la memoria hasta la velocidad indicada por el fabricante —2666 MHz en el caso de un Core i5-8400, por ejemplo—. Si el chipset es avanzado, como un Z370, podrás usar memoria por encima de los 2666 MHz con ese procesador, independientemente del máximo que indique la compañía del procesador. Un i5-8400 en una Z370 permitirá usar sin problemas RAM a 3200 o más MHz, solo viéndose limitado por la calidad de la placa base.

Menos de 150 euros

En este sector se encuentran los procesadores Ryzen 3 y los nuevos Core i3 Coffee Lake, ambos de cuatro núcleos físicos, con una clara ventaja para el procesador de Intel. Por debajo se sitúan los muy interesantes Pentium G4560 y G4600.

Core i3-9100F

El Core i3-9100F es un procesador sin unidad gráfica integrada, con una configuración de cuatro núcleos y frecuencia base de 3.6 GHz y turbo de 4.2 GHz. Es un procesador bastante potente para mover tarjetas gráficas de gama media, y mejor alternativa que los procesadores de cuatro núcleos de AMD como los Ryzen 3 1200 y 1300X.

Ryzen 3 2200G y Ryzen 3 3200G

La potencia de su iGPU es en torno a un 20 % inferior a una RX 550, aunque en algunos juegos puede ser mayor la diferencia y en otros menor. Es un procesador muy interesante para jugar a lo barato, aunque más bien habrá que jugar a 720p y calidad baja a 30 o 40 FPS, y algunos juegos permitirá jugar a 720p y 60 FPS, o incluso a 1080p y 60 FPS con calidad baja, como Heroes of the Storm y títulos similares de deportes electrónicos.

Como procesador anda algo por debajo de un Ryzen 3 1300X, pero es más barato, por lo que es en realidad mejor opción para montar un equipo económico, se ponga después una tarjeta gráfica dedicada o no. Es igualmente buena opción para un equipo de ofimática que rinda bien y que permita reproducir vídeos a 4K sin problemas, así como labores básicas de diseño gráfico.

Athlon 200GE

El Athlon 200GE es una competitiva APU de AMD que incluye dos núcleos Ryzen con multihilo —cuatro núcleos lógicos— con una frecuencia de 3.2 GHz, e incluye una unidad gráfica Radeon Vega 3. Es una opción más que interesante de compra, porque la parte de iGPU tiene más potencia que las iGPU de los procesadores de Intel, aunque tampoco den para jugar a títulos más allá de 720p con detalles en bajo. Tiene una potencia de diseño térmico de solo 35 W, por lo que es igualmente interesante para crear centros multimedia, servidores, etc.

Pentium Gold

Procesadores de doble núcleos con multihilo que pueden resultar útiles para crear equipos para ofimática básicos, e incluso para juegos con tarjetas gráficas poco potentes, como una GTX 1050.

Celeron

Sencillos procesadores de doble núcleo sin multihilo que pueden resultar útiles para equipos para tareas muy básicas, servidores básicos, etc.

Otras opciones

Estas opciones os permitirán ajustar más la inversión en el procesador al presupuesto que tuviérais planeado. Son procesadores que siguen teniendo una excelente relación calidad/precio, aunque en el caso de AMD usan una plataforma obsoleta.

AMD Ryzen 3 1200

El Ryzen 3 1200 es un procesador económico, sin gráfica integrada, pero que combinado con una tarjeta económica como una GT 1030 conformará un equipo más que decente para juegos. La carencia de una gráfica integrada hará que no sea tan recomendable para un equipo para ofimática, salvo que se pueda aprovechar una tarjeta gráfica que ya se tenga.

Puedes leer nuestro análisis del Ryzen 3 1200 de AMD.

Puedes leer cómo afecta la velocidad de la memoria RAM al rendimiento del Ryzen 3 1200.

AMD Ryzen 3 1300X

El Ryzen 3 1300X es un procesador sin gráfica integrada de cuatro núcleos que permitirá exprimir suficientemente bien a las tarjetas gráficas de gama media. Es una opción mejor que el Ryzen 3 1200 para un equipo para juegos debido a una mayor potencia mononúcleo, y utilizando una placa base adecuada tipo B350 se le puede subir bastante bien para ganar algo de rendimiento adicional. Incluye una refrigeración de serie decente, lo que hará que se pueda prescindir de comprar una a parte, aunque algunos usuarios preferirán comprarla aun así para ahorrarse ruidos innecesarios.

Puedes leer nuestro análisis del Ryzen 3 1300X de AMD.

150 a 250 euros

Las siguientes opciones no limitarán por norma general la potencia de las tarjetas gráficas que se venden por debajo de los 400 euros, y de hacerlo solo se perderán unos pocos FPS jugando a 1080p con un objetivo en el juego de 60 FPS. No son los más recomendables para disposiciones de dos tarjetas gráficas en SLI o CrossFire medianamente potentes.

Ryzen 5 3600: mejor relación potencia-precio

La llegada de los Ryzen 3000 está encabezada por el Ryzen 5 3600 que es un procesador de seis núcleos físicos con multihilo, y su potencia es comparativamente similar al Core i7-8700K, tanto en mononúcleo como multinúcleo. Eso significa que tiene una gran potencia en juegos y aprovechará muy bien las mejores tarjetas gráficas, y eso incluye la RTX 2080 Ti, en la mayoría de los juegos, sobre todo a 4K.

Puedes leer nuestro análisis del Ryzen 5 3600 de AMD.

Alternativamente se puede optar por el Ryzen 5 3600X, similar pero con 200 MHz más de frecuencia base y turbo, y con mayor margen para subir las frecuencias. En juegos no aportará demasiada ventaja salvo en los juegos más exigentes y en los monitores de 144 Hz o más.

Core i5-9400F: menor precio y bueno para jugar

El Core i5-9400F es un procesador similar al Core i5-8400, pero este modelo no incluye unidad gráfica integrada y por tanto ha de acompañarse necesariamente de una tarjeta gráfica dedicada. Cuenta con una mejora de 100 MHz de su frecuencia de funcionamiento, por lo que tiene prácticamente el mismo rendimiento a un precio menor. Aprovecha muy bien cualquier tarjeta gráfica, hasta la RTX 2080 Ti o la RX , en casi cualquier juego.

Ryzen 5 2600X: el mejor para profesionales

El Ryzen 5 2600X es un gran procesador para los que quieran un equipo para uso profesional. En el apartado de juegos, permite aprovechar bastante bien todas las tarjetas gráficas, incluida una GTX 1080 Ti. Es una buena evolución respecto al Ryzen 5 1600X, y es muy recomendable acompañarlo de memoria de al menos 3200 MHz, según lo que permita la placa base que se compre para él.

Puedes leer nuestro análisis del Ryzen 5 2600X de AMD.

Ryzen 5 2400G: el mejor con gráfica integrada

La Ryzen 5 2400G tiene una iGPU de potencia algo por debajo de una RX 550 de AMD, que es una tarjeta gráfica de unos 75 euros, pero acompañada además de una CPU que se sitúa en potencia entre un Ryzen 5 1400 y un Ryzen 5 1500X. Por tanto, sale bastante rentable en el plano de precio-rendimiento si no se quiere comprar a corto plazo una tarjeta gráfica dedicada, o de otra forma hay mejores opciones de compra que este procesadores.

Podéis leer nuestro análisis del Ryzen 5 2400G de AMD.

AMD Ryzen 5 1500X

El Ryzen 5 1500X de AMD es el referente para montar equipos gaming potentes pero buscando optimizar la inversión. Puede mover sin problemas cualquier tarjeta gráfica por encima de los 60 FPS, pero se quedará corto para los que quieran jugar a 144 Hz porque no podrá exprimirlas al máximo. Combinado con una tarjeta tipo RX 580 o GTX 1060 de 6 GB permitirá jugar a calidad ultra a cualquier resolución. Limitará más en juegos que dependan más de menos núcleos pero más potentes, como DiRT Rally, Hitman o Total War: Warhammer, pero como digo, siempre estarán por encima de los 60 FPS.

Puedes leer nuestro análisis del Ryzen 5 1500X de AMD.

AMD Ryzen 5 1600X

El Ryzen 5 1600X tiene las ventajas del Ryzen 5 1500X en cuanto a juegos, con núcleos ligeramente más potentes, pero que es un mejor procesador para aquellos que busquen montar un equipo para diseño gráfico, siendo mejor que el Core i5-8400. No incluye refrigeración de serie, por lo que si se quiere subir sus frecuencias se tendrá que comprar una refrigeración avanzada, o en caso de no querer hacer overclocking con una normal de 20 a 30 euros es más que suficiente.

Intel Core i5-9600K

El Core i5-9600K tiene todas las ventajas del Core i5-8400, pero con núcleos más potentes y además se puede realizar una subida adicional interesante. Los seis núcleos físicos potentes servirán para exprimir al máximo todas las tarjetas gráficas, y darán un buen nivel de rendimiento en aplicaciones profesionales, aunque el Ryzen 5 2600X sigue siendo bastante mejor para estas labores.

Ryzen 5 2600

Este procesador Ryzen 5 2600 no es tan recomendable para juegos como el Ryzen 5 2600X, pero en el terreno de la multitarea sigue siendo excelente, e igual de interesante para jugar con tarjetas gráficas de gama media. Es un procesador para los que quieren ajustar el presupuesto al máximo.

Otras opciones

El Core i5-8400 es un procesador excelente para aquellos que quieran usar su equipo para jugar. Sus seis núcleos son capaces de exprimir casi al máximo cualquier tarjeta gráfica por potente que sea, y eso incluye la RTX 2080 Ti o la Radeon VII.

Puedes leer nuestro análisis del Core i5-8400 de Intel.

La primera generación Ryzen tiene un precio excelente, aunque la falta de una unidad gráfica integrada los sitúa en tierra de nadie.

Los siguientes procesadores son para entusiastas que quieran subirle frecuencias al máximo. De otra forma, no suele salir rentable en potencia/precio si no se le hace overclocking, e incluso así suele ser más rentable decantarse por procesadores superiores.

Más de 250 euros

En este rango de precios se sitúan los mejores procesadores de consumo, y eso significa que acompañan muy bien a las mejores tarjetas gráficas del mercado. Algunos procesadores de menos de este precio pueden limitar algo las tarjetas gráficas, aunque dependerá mucho del modelo concreto y el juego.

Estos procesadores también son muy buenos para diseño gráfico —sobre todo los Ryzen de AMD—, usar varias máquinas virtuales, exprimir el ordenador ripeando películas, o simplemente obtener el mejor rendimiento posible porque el dinero te quema en el bolsillo. También son muy buenas opciones para montar un equipo que dure cinco o más años.

Los procesadores Coffee Lake de 8.ª generación Core de Intel compiten mucho mejor con los Ryzen 7 de AMD. Para gaming, el Core i7-8700K aprovechará mejor las tarjetas gráficas a bajas resoluciones como 1920 x 1080 píxeles en monitores de 144 o 200 Hz. En otro caso, decantarse por un Ryzen 7 o un Core i7 será cuestión de gustos y del precio que tengan en un momento dado. No siempre lo mejor es lo más recomendable para un usuario, y un equipo con un Ryzen 7 puede salir bastante más barato y no notarse diferencia de rendimiento.

Ryzen 9 3900X: el mejor

El mejor procesador del momento es el Ryzen 9 3900X, que está más orientado a prosumidores y gente que tenga el dinero para gastarse en obtener el mejor procesador para una plataforma generalista para juegos. Sus doce núcleos con multihilo son estupendos para tareas de codificación de vídeo mientras se juega, para renderizado y todo tipo de tareas profesionales. En juegos no tiene nada, nada que envidiar a los procesadores de Intel, y su precio por la potencia que tiene es magnífico.

Ryzen 7 3700X: mejor relación potencia-precio

Ryzen 7 3800X

Una alternativa con mayor frecuencia base y más margen de subida, pero que en general no compensará frente al Ryzen 7 3700X si no se va a hacer overclocking.

Ryzen 7 2700X

El Ryzen 7 2700X es el procesador más potente de 2018 de AMD para el sector consumo, y el mejor relación potencia-precio actualmente (oct. 2018). Como procesador para diseño es mejor que el Core i7-8700K, y algo más barato. En el terreno de los juegos, ha mejorado respecto al Ryzen 7 1800X en potencia mononúcleo, por lo que debería conseguir altas tasas de fotogramas para los que jueguen en monitores 144 o 240 Hz, si bien se mantendrá el Core i7-8700K como mejor opción para equipos para juegos en general.

Se puede montar con placas base baratas, aunque es recomendable acompañarlo de memoria de 2933 a 3200 MHz, sobre todo si se quiere jugar con una tarjeta gráfica potente. Para usarlo se precisará de una actualización del BIOS de la placa base si no dispone del chipset X470, o preguntad a la tienda si la placa base que se compra está actualizada.

Core i9-9900K

El Core i9-9900K es el procesador generalista más potente de Intel, y funciona con las placas base con zócalo LGA-1151. Es de ocho núcleos físicos con multhilo, con más rendimiento en tareas de alto rendimiento como renderizados y computación que el Ryzen 7 2700X. También tiene un margen suficiente de subida, si bien es un procesador de alto consumo efectivo en ese escenario. Al igual que otros procesadores de la 9.ª generación con el sufijo K, su encapsulado está más preparado para funcionar a mejores temperaturas.

Core i7-8700

El Core i7-8700 es la mejor opción para jugar que hay ya que dispone del rendimiento del Core i7-8700K en juegos. Algunos títulos que solo se beneficien de 4 o 6 núcleos del procesador, otros procesadores más baratos como el Core i5-8600K puede quedar por encima de este Core i7-8700, pero este modelo aporta doce núcleos lógicos que lo convierten en mejor opción de cara a un equipo que aguante bastantes años. En general, es la opción recomendable para un equipo de alto rendimiento sin entrar en complicaciones de overclocking. Se puede combinar con placas base más modestas sin problemas.

Core i7-8700K

Incluye seis núcleos con multihilo —doce núcleos lógicos— muy potentes, y es una buena elección para los que quieran exprimir al máximo sus tarjetas gráficas o jugar a altas tasas de fotogramas. Puesto que en juegos, sin subirlo, dará un rendimiento similar al Core i7-8700, es una opción más orientada a los que verdaderamente quieran explotar el potencial de overclocking de este procesador, acompañándolo de una buena placa base Z370.

Puedes leer nuestro análisis del Core i7-8700K.

Core i7-9700K

Como alternativa al Core i7-8700K, el Core i7-9700K da una potencia algo superior pero con ocho núcleos físicos sin multihilo, lo que puede dar mejor rendimiento en algunos juegos con las tarjetas gráficas más potentes del mercado.

Core i7-8086K

Intel ha puesto a la venta una edición especial del Core i7-8700K para conmemorar los 40 años de arquitectura x86 de chips, y específicamente la llegada del primer procesador de esta arquitectura, el 8086. Este modelo es una versión especialmente cribada del Core i7-8700K que funciona a 300 MHz más —aplicable solo a la frecuencia turbo con un solo núcleo físico activo—, pero no deja mucho margen a subida adicional, pudiéndose obtener 100 o 200 MHz adicionales con una refrigeración por aire o líquida de calidad. Por tanto, salvo que se quiera por coleccionismo, no es un procesador especialmente atractivo mientras no baje sustancialmente de precio y se sitúe muchísimo más cerca del Core i7-8700K.

Otros procesadores

Otros procesadores que pueden ser buenas opciones para según qué tipo de PC, que se pueden encontrar a un precio razonable, o son para equipos más antiguos.

Puedes leer nuestro análisis del Ryzen 7 1700.

Para entusiastas y prosumidores

El mejor procesador para los PC no profesionales que se puede comprar en la actualidad es el Ryzen Threadripper 2950X de AMD, y por detrás está el Core i7-9900X de Intel que tiene una gran capacidad de overclocking. Los procesadores Threadripper aventajan a los Core X en las tareas multinúcleo, mientras que los de Intel aventajan en aquellas tareas, programas y juegos que dependan más de la potencia por núcleo que del número de núcleos. Pero en general, para los habituales equipos de entusiasta para gaming, los Threadripper van a ser la mejor opción, con diferencia.

Alternativamente, también está el Ryzen Threadripper 2990WX para los profesionales, si bien no en todos los escenarios es de utilidad sus 64 núcleos lógicos. Muchas aplicaciones no les van a sacar provecho, y puede presentar problemas de acceso a memoria por la arquitectura interna que tiene. Es un procesador menos recomendable salvo que se sepa bien lo que se compra, y en su lugar es bastante mejor opción el Ryzen Threadripper 2950X.

Versiones de bajo consumo

Intel también produce una serie de procesadores que terminan en T que son versiones de bajo consumo, o más bien de menor TDP (potencia de calor disipada por la refrigeración). En el caso del i7-7700T, baja el TDP a los 35 W desde los 65 W, por lo que son ideales para sistemas con requisitos estrictos de calor o poco ruido, ya que en muchos casos una buena refrigeración pasiva sería más que suficiente. Eso sí, son versiones con menor potencia.

APU de AMD

Las APU (unidad de procesamiento acelerado) de AMD integran en un mismo chip CPU y GPU. Las APU se pueden utilizar con las placas base de zócalo AM4, como las que incluyen chipset A320 y B350, e incluyen una unidad de procesamiento gráfico integrada (iGPU) de arquitectura Vega. Se les debería de acompañar con memoria de 2933 MHz para sacar el máximo provecho de ellas ya que la iGPU utiliza la memoria principal.

Ambas son buenas elecciones, aunque si se quiere comprar una tarjeta gráfica para el PC, es mejor evitar estas APU porque se estaría pagando por una iGPU que no se va a utilizar. Se venden junto a una refrigeración Wraith Stealth, suficiente para enfriarlos y que no hace casi ruido. Estas APU están desbloqueadas y se pueden subir si se combinan con una placa base B350 o X370.

Procesadores de portátiles y todo en uno

Si queréis ver un listado de procesadores para portátiles y todo en uno, generalmente de bajo consumo, podéis consultar el artículo de portátiles.

Otros artículos de PC

Otros artículos de interés