Esta semana ha dado la sensación de ser tranquila, pero en realidad han surgido diversas noticias que son interesantes, y sobre todo centradas en AMD y sus productos. La primera tiene que ver con una nueva serie que ha presentado, aunque en realidad se trata de un remarcado de la serie Radeon RX 500 para portátiles y sobremesa de ensambladores llamada RX 500X. Con esto se desinflan totalmente los rumores y habladurías de que iban a llevar nuevas tarjetas gráficas basadas en el chip Polaris aún más subidas.

Si bien en este terreno de las tarjetas gráficas la compañía no está teniendo buen pie —aunque haga grandes beneficios debido a la criptominería—, hay rumores de que la arquitectura Navi estará destinada a la gama media. Ciertamente todo puede ser, ya que hasta finales de año no se espera una serie RX 600, y Navi no llegaría hasta 2019, por lo que hasta entonces ya se verá hacia dónde se dirige la rumorología.

En cuanto a los procesadores, el terreno interesante donde está teniendo gran éxito la compañía, ya se pueden reservar los procesadores Ryzen 2000. Son inicialmente cuatro modelos, de seis y ocho núcleos físicos con multihilo, donde el Ryzen 7 2700X es el más potente de la alineación y llega por apenas 325 euros. Se ponen a la venta el próximo 19 de abril, junto con diversas placas base que utilizan el nuevo chipset X470.

En otro orden de cosas, los expertos en procesos litográficos han indicado que hay problemas a la hora de fabricar chips a 5 nm y, en menor medida, a 7 nm, lo que puede llevar a retrasos y a peores rendimientos de producción. El sector además indica que no disponen de las herramientas necesarias para investigar más a fondo lo que está ocurriendo con la producción a esos 5 nm, y hasta dentro de un tiempo no las tendrán. Se habla de que los 5 nm llegarán en torno a 2021 o 2022.

Los monitores de punto cuántico, 99 % de gama de color DCI-P3, resolución 4K UHD, 144 Hz, 1000 nits de brillo máximo, con 384 zonas de iluminación independiente, HDR y G-SYNC... están finalmente llegando a las tiendas. Lo hacen con un precio astronómico de 2500 euros. Serán lo más de lo más en juegos y, por qué no, también se podrán usar en diseño. Tampoco os olvidéis de echar un vistazo al Black Shark, el primer teléfono para jugones que fabrica Xiaomi.

Tecnología

Videojuegos

Cine y cultura