La empresa japonesa Scythe es conocida por sus refrigeraciones por aire, con una tendencia a primar que tengan un funcionamiento silencioso, que es lo que más desea el usuario normal de un PC. La serie Ninja ha dejado modelos anteriores excelentes en cuanto a este apartado, y su renovación en forma del Ninja 5 que voy a analizar no es diferente.

En este caso se trata de un amplio disipador, no demasiado distinto al del Ninja 4, pero con dos ventiladores de 120 mm silenciosos incluidos en el lote. En esta disposición dentro-fuera o push-pull, los ventiladores mueven el aire a través de un grueso disipador que es en realidad donde reside el buen hacer del Ninja 5.

Características y desembalado

0_img_2690.jpg

La refrigeración Ninja 5 llega en una caja voluminosa, como no podía ser de otra forma debido al gran tamaño que tiene su disipador. Está situado en el centro de la caja, con los dos ventiladores a los lados en empaquetado de cartón, y una caja con la tornillería, los chlips de los ventiladores, la placa de agarre, el manual de instrucciones, un adaptador de dos conexiones de 4 pines a una de dos pines para las placas base que no tengan dos para el procesador, y un destornillador largo específico para el montaje.

Ninja 5 de Scythe
Tamaño155 × 138 × 180 mm
Peso1190 g
ZócalosLGA775, LGA1366, LGA1150, LGA1151, LGA1155, LGA1156, LGA2066, AM2, AM2+, AM3, AM3+, AM4, FM1, FM2, FM2+
Ventiladores incluidosDos de 120 mm × 120 mm × 27 mm
RodamientosFDB sellado de precisión
MaterialesAletas de aluminio, caloductos de cobre bañados en níquel
Caloductosseis de 6 mm de diámetro, contacto directo con el procesador, base bañada en níquel
Velocidad ventilador300-800 RPM
Ruido ventiladorhasta 14.5 dBA
Pasta térmica incluidaPasta térmica de Scythe
Precio52 euros

Se puede instalar en casi todas las placas base de los últimos años, incluidas todas las de Intel de consumo y de alto rendimiento, así como las de AMD y las ya no tan recientes con zócalo AM4 de los procesadores Ryzen. No dispone de opción para instalarlo en el TR4 de los Ryzen Threadripper, que requeriría de una base de contacto muchísimo mayor que la incluida, con un coste adicional.

238569 bytes 205511 bytes 310537 bytes 361380 bytes 317135 bytes 188424 bytes 238552 bytes 266225 bytes 299145 bytes 357161 bytes 314457 bytes

Con un tamaño de 155 mm × 138 mm × 180 mm (al. × an. × pr.) y un peso de 1190 gramos, no es nada pequeño, pero en general entra bien en casi cualquier caja y con cualquier placa base. Pueden instalarse módulos de memoria de hasta 55 mm de altura, por lo que no va a ser un problema en la mayoría de los casos. El disipador está hecho de aluminio, recorrido por seis caloductos de 6 mm, en una disposición curiosa dividida en cuadrantes, y con un shuriken dibujado en la parte superior.

322025 bytes 374128 bytes 434617 bytes 318517 bytes 323998 bytes 271820 bytes 352367 bytes 360027 bytes 317674 bytes 275927 bytes 237905 bytes

Los ventiladores son dos Kaze Flex 120 PWM, de 120 mm × 120 mm × 27 mm y un funcionamiento entre los 300 y 800 RPM, con un ruido sobre el papel entre los 4 y 14.5 dB. En la práctica eso será bastante más, aunque como indicaré en las pruebas tienen un funcionamiento totalmente silencioso, y maravilloso para los que busquen este tipo de refrigeradores. Las esquinas están recubiertas de goma para amortiguar vibraciones, y usan un conector e cuatro pines para el control de su velocidad por la placa base.

Montaje

0_img_2705.jpg

En el apartado del montaje, Scythe ha renovado el sistema usado la tercera generación del HPMS (sistema de montaje de hiperprecisión) de la compañía. Si bien no es muy distinto de otros que utilizan otras compañías, sí que está bien implementado. Refrigeradores similares como el Macho HR02 fallan a la hora de mantener la estabilidad en el montaje del disipador y usan un sistema un poco más complicado —pero no mucho—, pero este incluye un doble tornillo con muelle para distribuir bien la presión y que se vaya sujetando bien desde el primer momento.

No es complicado de montar en la placa base de Asus con zócalo LGA 1151 que tenemos en el equipo de pruebas. Se pone la placa de sujeción, se hacen pasar unos topes de plástico con base de goma para no dañar la placa base por la parte frontal para sujetarlo, se pasan las alas de metal sujetándolas con unos tornillos moleteados, y ya se pone el disipador encima con la ayuda del destornillador largo incluido. Recordad ir apretando cada lado poco a poco para que se distribuya bien la fuerza ejercida sobre el procesador y que tampoco quede bailando el disipador.

249565 bytes 343433 bytes 325646 bytes 314196 bytes 317166 bytes 261506 bytes 270004 bytes 294780 bytes 281321 bytes 247373 bytes 262931 bytes 292916 bytes 267515 bytes

Recomendaría conectar los dos ventiladores a la placa base antes de poner el disipador, por si acaso queda demasiado debajo del disipador y no tenéis mucho espacio por la parte de arriba de la caja para meter la mano y conectarlos. Ambos ventiladores se sujetan con unos clips, por lo que se puede ajustar su altura en el disipador por si se tienen memorias extremadamente altas, si bien pueden instalarse sin problemas módulos de memoria de hasta 55 mm de altura, que es mucho más que los 35 mm que tienen normalmente.

Lo que sí me ha ocurrido es que con su anchura y que la placa base de ASUS tiene un embellecedor para el panel de conectores, el ventilador trasero chocaba con él y lo he tenido que subir un pelín más que el frontal. Pero no es ni mucho menos nada malo debido a que el tipo de clip permite subir o bajar sin problemas en ventilador. En general es un sistema de instalación superfácil que no debería dar problemas a montadores de PC novatos y veteranos.

Pruebas

0_img_2703.jpg

El equipo de pruebas que uso para los análisis está orientado a no hacer ruido. Incluye una fuente de alimentación sin ventilador, y en la caja 805 de In Win que uso hay colocados dos ventiladores silenciosos que realmente no hacen ruido —cuestan 25 euros cada uno—. Es un apartado importante a la hora de hacer pruebas de sonoridad, ya que de por sí el equipo no va a hacer casi ninguno. Para estudiar el nivel de ruido que hace el ventilador de una refrigeración es bastante importante que esté aislado del ruido de resto de componentes. El equipo de pruebas en este caso usa una placa base Z370 con un Core i7-8700K, sin tarjeta gráfica dedicada para evitar que su ventilador se añada al ruido del equipo.

El Ninja 5 tiene una fuerte orientación a permitir equipos extremadamente silenciosos pero con buenas temperaturas en los procesadores. El funcionamiento máximo de los dos ventiladores que incluye es de 800 RPM, pero tras media hora de uso de Furmark poniendo el procesador al 100 %, su velocidad se sitúa en unos 610 RPM. Los siguientes valores se expresa en diferencia con respecto a la temperatura ambiente de 26 ºC del lugar en el que he realizado las pruebas.

ReposoEn juegosCarga completa

Temperaturas

Ninja 5+10 ºC+20 ºC+46 ºC
Macho HR02+10 ºC+26 ºC+51 ºC
Freezer eSports ONE+4 ºC+17 ºC+44 ºC

Ruido

Ninja 527.3 dB28.0 dB29.0 dB
Macho HR0227.8 dB29.5 dB31 dB
Freezer eSports ONE27.4 dB30.4 dB32.4 dB

En el apartado de la sonoridad, sin duda el Ninja 5 aporta lo prometido. Prácticamente, con el procesador a pleno rendimiento, no se distingue del ruido ambiente, medido a una distancia de 1 metro con la caja abierta. Es mejor en este apartado incluso que el Macho HR02 de Thermaltake con un diseño similar de gran disipador y funcionamiento de ventilador a bajas revoluciones. Es también mejor que el Freezer eSports One de Arctic, aunque es un ventilador más económico (30 a 40 euros).

Las temperaturas son igualmente buenas, aunque no excepcionales, como tampoco se podía esperar que lo fueran. En plena carga llega a los 70-71 ºC, que son buenos valores para el Core i7-8700K, pero si se recurre al overclocking la historia se pone caliente. Puede alcanzar fácilmente los 86 ºC alcanzando en la práctica los 875 RPM con el procesador subido a 4.7 GHz a 1.35 V en todos los núcleos simultáneamente —desde los habituales 4.3 GHz en todos los núcleos activos simultáneamente, y es mejorable con un poco de ensayo y error—.

Hay poca variación del ruido —sube hasta unos 35 dB—, lo cual sigue siendo un punto positivo de la refrigeración Ninja 5. Son apenas 300 MHz más —bastante para un procesador de Intel—, con un aumento de unos 15 ºC, por lo que sirve para unoverclocking moderado, si bien no arrojará las mejores temperaturas.

Conclusión

0_img_2715.jpg

Personalmente me gustan dos tipos de equipos: los mini-PC y los equipos más grandes totalmente silenciosos. Hay bastante gente como yo que busca montarse un equipo que no haga ruido, y a ser posible sin gastarse demasiado ruido. Esta refrigeración Ninja 5 de Scythe es uno de los primeros modelos que diría de mirar hoy en día para los que quieran buenas temperaturas y funcionamiento casi inaudible, asegurándose de que la disposición de la caja lo permite. No es muy alto, pero sí lo es de ancho.

Proporciona buenas temperaturas en un funcionamiento normal, teniendo en cuenta que el Core i7-8700K se calienta bastante más que el anterior Core i7-7700K. Con un procesador más bajo como un Core i5 proporcionará unas temperaturas muchísimo mejores, manteniendo el funcionamiento aún más silencioso, por lo que me parece de las mejores opciones del mercado para los que no quieran gastarse mucho en una refrigeración de este tipo. Por 52 euros que cuesta, no se puede pedir mucho más del Ninja 5.

Recomendado Geektopia

Puntuación

9.5

sobre 10

Lo mejor

  • Refrigeración totalmente silenciosa.
  • Buenas temperaturas de funcionamiento.
  • Montaje sencillo.

Lo peor

  • No es para subir frecuencias, pero tiene cierto margen de OC.