Apple ha hecho una gran apuesta por el medioambiente en la última década, y eso ha incluido el propósito de que el cien por cien de sus instalaciones funcionaran a través de energías renovables. Tras alcanzar un 96 % durante el año pasado, el 4 % restante ha sido finalmente alcanzado durante este año, con lo que Apple ya usa energías renovables en todas las instalaciones que controla directamente. Esto incluye el Parque Apple, las tiendas físicas, centros de datos, distribución y otros.

Lo que no incluye son las instalaciones de terceros donde se producen sus productos, como las de Foxconn o Pegatron. Aun así, es un gran logro que ha reducido desde 2010 en un 58 % la emisión de CO2 de sus instalaciones, pasando del 16 % de energía renovables en aquel año a este 100 % de 2018. En gran parte la compañía lo ha conseguido a través de acuerdos de compra de generación de energía procedente de plantas de energías renovables o con la creación de sus propias granjas solares como la incluida en los techos de los edificios del Parque Apple.

En China ha creado 485 MW de plantas de energía solar y eólica en seis de sus provincias para además ayudar a reducir el impacto en el medioambiente de las instalaciones de sus socios que realizan la fabricación de sus productos. Apple también hace referencia a la creación de paneles solares en los techos de 800 edificios en Singapur, indicando que el terreno edificable en la ciudad es muy escaso. También ha cerrado acuerdos con 23 de sus proveedores para que funcionen íntegramente con energía renovable en un plazo razonable de tiempo, como Finisar o Pegatron, pero no lo ha conseguido con Foxconn, su mayor proveedor.

Vía: 9to5Mac.