Esta semana ha sido bastante movida con la presentación de resultados de bastantes compañías tecnológicas. Han presentado las cuentas del trimestre navideño Apple, Microsoft, Amazon, Samsung y Sony, y cada cual es más dispar que la anterior. Lo único que tienen en común es que a todas las ha faltado tiempo para comentar el impacto negativo que ha tenido en sus resultados la actual fortaleza del dólar.

Apple ha vendido otros 74,8 millones de iPhones, las ventas de iPads siguen bajando, y las ventas de Macs siguen siendo muy positivas. La compañía sigue sin dar información sobre las ventas del Apple Watch o el nuevo Apple TV, y la única novedad es que ha adelantado que espera un mal primer trimestre de 2016.

Por su parte Microsoft ha vendido solo 4,5 millones de Lumia, y las ventas de las tabletas Surface han subido un 27 %. Las ventas de Windows han disminuido influenciado por la menor cantidad de PC vendidos. Amazon por su parte ha tenido unos magníficos resultados, con ingresos y beneficios históricos, y contratando durante todo el año a más de 76.700 en puestos fijos.

Sony sigue fundamentando su crecimiento en la PlayStation. Sus ventas de teléfonos siguen disminuyendo trimestre a trimestre, y denota la lenta agonía de la gama alta de más de 500 euros que pocos usuarios de Android quieren, prefiriendo terminales de mejor relación calidad-precio, aunque no sean lo mejor de lo mejor. Algo que es muy razonable. Y por último, Samsung ha tenido un duro trimestre navideño con estancamiento en sus ventas incluido. Aunque eso sí, sus cifras no han sido malas.

Cambiando de tercio, los fabricantes de tarjetas han puesto a la venta sus modelos de GT 710. El chip en que se basa es de arquitectura Kepler, pero viene a cubrir un hueco sobre los 30 euros con una gráfica poco potente, pero que puede acompañar bien a HTPC de poco requisitos y que vayan con procesadores baratos, de menos de 50 euros. Dar opciones siempre es algo bueno, por lo que no entiendo las críticas volcadas sobre Nvidia y estos fabricantes. Hay todavía mucha gente que no se puede gastar o no necesita ni 50 euros en una tarjeta gráfica ni 100 euros en un procesador decente, y eso no hay que perderlo nunca de vista.

Tecnología

Videojuegos

Cine y cultura