La gama alta de smartphones Android, también llamados teléfonos móviles o celulares, se renueva cada trimestre con distintos fabricantes lanzando al mercado nuevos teléfonos. Cuando no es Samsung, es LG, y cuando no Xiaomi o la propia Google, embarcada en su línea Pixel. Pero eso significa que cada vez hay más entre lo que elegir para comprar, y para haceros la elección más sencilla os traemos este artículo de los mejores móviles Android de gama alta.

Debido a la tendencia a hacer los teléfonos cada vez más grandes, alejándose de tamaños más manejables, he optado por incluir aquí ciertos teléfonos que hasta 2017 habrían sido considerados como phablets o móviles de gran tamaño. De esta forma, este artículo se centra más en los móviles que no se van mucho de los 150 mm de altura, y dejo para un artículo distintos las que son más bien phablets de gama alta así como teléfonos de gama media-alta.

También tenemos otros listados de smartphones y phablets:

Los mejores teléfonos móviles de gama alta Android, teniendo en cuenta en parte la calidad/precio pero sobre todo su calidad, son los siguientes según nuestro criterio y gustos. Tened en cuenta que los teléfonos aquí expuestos tienen una alta durabilidad, ya sea por usar pantallas Gorilla Glass, o por lo general ser resistentes al uso y paso de tiempo. Encontraréis teléfonos más baratos, con características que los harán ir fluidos, pero suelen contar con diseños más normales, cámaras más mediocres o con peor política de actualizaciones del sistema operativo.

Puesto que las características técnicas son muy parecidas, voy a centrarme en el valor añadido que diferencia a estos teléfonos móviles. Además, como es difícil que un teléfono de hace seis meses de gama alta deje de serlo porque su compañía lance una versión renovada, también incluimos modelos que ahora mismo están realmente bien de precio y que tampoco tienen muchas diferencias con respecto a los teléfonos que les sustituyen aunque se puedan englobar en la gama media-alta y no en la alta.

Cosas a tener en cuenta

Android Central

A la hora de comprar un teléfono móvil de gama alta es que se está pagando por el mejor hardware del mercado. Son los procesadores más potentes, que servirán en muchos casos para jugar con gran calidad y fluidez —aunque no sea el uso principal de un teléfono—, aunque la potencia gráfica que tienen suele estar redirigida actualmente hacia el procesamiento de datos de manera más rápida y eficiente. Procesadores como el Kirin 970 disponen de un coprocesador para ello, y el Pixel 2 dispone de una unidad de procesamiento visual para mejorar la calidad de las fotografías, entre otros usos. Normalmente la gama alta incluye al menos 4 GB de RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento, lo que llevará a que no sea un problema para el usuario medio.

También se espera de un teléfono de gama alta, cuando ya te pones en unos precios de 500 o más euros, es que tengan una gran cámara de fotos. Aunque está de moda que dispongan de un doble sensor trasero —o delantero, para selfis—, no necesariamente aportan una mejor calidad de fotos. Aportan mejora de la información de la imagen capturada o características de teleobjetivo, pero en última instancia la calidad de la imagen tomada depende del posprocesado realizado por el teléfono, que depende de algoritmos que varían enormemente de una compañía a otra. Samsung dispone tanto de sensores propios de gran calidad como las patentes y el software de tratamiento que permite una gran calidad de imagen en sus teléfonos de gama alta.

Anshel Sag (Forbes)

En estos teléfonos también es común que dispongan de un almacenamiento ultrarrápido de tipo UFS 2.0 (almacenamiento flash universal), frente al eMMC (tarjeta multimedia embebida) de teléfonos de gamas inferiores. La principal diferencia es la velocidad de apertura de aplicaciones o reapertura de las mismas si llevan tiempo sin usarse. Además, los que dispongan de lector de tarjetas micro-SD es conveniente acompañarlos de tarjetas micro-SD que dispogan de la calificación de aptas para uso con móviles, marcadas con A1 o A2 en su caja.

También se espera, a estas alturas, que los teléfonos de gama alta tengan sistemas de ahorro de consumo, baterías de 3000 mAh o más, y que sobre todo tengan carga rápida. Eso llevará generalmente a recargarlos con el adaptador de pared incluido con ellos para que se puedan cargar rápidamente, ya que las tomas USB 3.0, salvo las especiales para ello, no pueden aportar el vataje necesario, generalmente entre 15 y 20 W para estos sistemas de carga rápida. La carga inalámbrica es un extra igualmente interesante para la comodidad del usuario.

Por último, para el diseño del teléfono suelen optarse por aluminio, o aluminio y cristal, y muchos usuarios buscarán algún modelo que sea a prueba de agua. En estos casos, si el teléfono dispone de ellas, es necesario que las tapas de los conectores estén en su sitio. Hay que tener en cuenta que ese a prueba de agua es sobre todo ante eventualidades, pero que no son para sumergir indefinidamente los teléfonos. Además, las pantallas no están adaptadas para usarse bajo el agua, por lo que usarlos en el medio acuático puede ser prácticamente imposible.

Igualmente, hay una tendencia a eliminar el conector de 3.5 mm de audio para sustituirlo por una salida de audio digital a través de un conector USB tipo C. Tiene la ventaja de que la conversión digital-analógico (DAC) se hace directamente en los auriculares con ventajas de calidad de sonido, pero tienen que ser auriculares especiales que integran un DAC para ello. Los fabricantes suelen acompañar en estos casos a los teléfonos de un adaptador de USB tipo C a jack/conector de 3.5 mm que ya incluye un DAC.

Comparativa de smartphones de gama alta

Selección de teléfonos móviles de gama alta
Pixel 3 Galaxy S10 Mate 20 Galaxy S10e
Compañía Google Samsung Huawei Samsung
Pantalla 5.5" 6.1" Dynamic AMOLED 6.53" IPS 5.8" Dynamic AMOLED
Resolución 2160 × 1080 px 3040 × 1440 px 2244 × 1080 px 1080 × 2280 px
Procesador Snapdragon 845 Exynos 9820 Kirin 980 Exynos 9820
Memoria 4 GB 8 GB 4 GB 6 GB
Almacenamiento 64 GB 128 GB 128 GB 128 GB
Batería 2915 mAh 3400 mAh 4000 mAh 3100 mAh
Cámaras (tr./fr.) 12.2 Mpx/8 Mpx 12+12+16 Mpx/10 Mpx
Tamaño 145.6 × 68.2 × 7.9 mm 149.9 × 70.4 × 7.8 mm 158.2 × 77.2 × 8.3 mm 142 × 69.9 × 7.9 mm
Peso 148 g 157 g 188 g 150 g
SO Android 9.0 Android 9.0 Android 9 Android 9.0
Extras NFC,
carga rápida,
carga inalámbrica,
lector de huellas,
USB tipo C
micro-SD,
NFC,
carga rápida,
carga inalámbrica,
lector de huellas,
USB tipo C
micro-SD,
NFC,
carga rápida,
lector de huellas,
USB tipo C
micro-SD,
NFC,
carga rápida,
carga inalámbrica,
lector de huellas,
USB tipo C
Precio 720  EUR
692  EUR
499  EUR
605  EUR

Familia Galaxy S10 de Samsung

samsung_galaxy_s10.jpg

La renovación de la línea Galaxy S para el 2019 dejó tres dispositivos distintos, pero bastante similares. Los Galaxy S10, Galaxy S10+ y Galaxy S10e disponen de una pantalla con balazo, que el caso del S10+ es más bien un agujero más alargado para la doble cámara frontal que posee. Su aspecto puede chocar inicialmente, pero estas pantallas son de las mejores del mercado en cuanto a su calidad, por no decir las mejores.

Los procesadores que incluyen son el Exynos 9820 o Snapdragon 855 según el mercado, aunque predominará sobre todo el Exynos 9820. Con un mínimo de 128 GB de almacenamiento y entre 6 y 8 GB de RAM, son apartados que quedan bien complementados por un lector de tarjetas micro-SD.

La cámara frontal del S10 es de 10 Mpx con apertura ƒ/1.9 y el S10+ añade una secundaria de 8 Mpx con apertura ƒ/2.2 para profundidad. La cámara trasera de estos dos es triple, con una principal de 12 Mpx y apertura variable ƒ/1.5 a ƒ/2.4, una secundaria de 12 Mpx con teleobjetivo y apertura ƒ/2.4, y una terciaria de 16 Mpx y apetura ƒ/2.2 para zum óptico de dos aumentos y gran angular de 123º. En el Galaxy S10e se elimina una de las cámaras traseras, dejando la de 12 Mpx con apertura variable entre las posiciones de ƒ/1.5 y ƒ/2.4 y la secundaria de gran angular de 16 Mpx y apertura de ƒ/2.2 con angular de 123º.

Todos los modelos incluyen Android 9.0 preinstalado, de lo que se beneficiará la autonomía de los dispositivos, con baterías que llegan a los 4100 mAh en el caso del Galaxy S10+. Disponen de carga rápida de 25 W y carga inalámbrica. La conectividad LTE es categoría 20 de hasta 2 Gb/s (256 MB/s), con WiFi 6 (802.11ax), Bluetooth 5.0 y NFC. En general, las tres opciones son excelentes, si bien la más barata, Galaxy S10e, es más interesante por su tamaño más comedido y atípico hoy en día, y por su precio.

Huawei P30

huawei_p30.jpg

Los P30 y P30 Pro siguen siendo el ejemplo de apuesta por la gama alta que hace Huawei. Incluye una pantalla OLED de gran calidad que es de 6.1 o 6.47 pulgadas según el modelo, con una resolución de 1080 × 2340 píxeles que cubre la escala de color DCI-P3, y que integra un lector de huellas dactilares. Son a prueba de agua y polvo con certificados IP53 e IP67, con trasera de cristal que permite carga inalámbrica de 15 W.

El procesador usado en ambos es el Kirin 980 con 6 u 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, pero también hay versiones del P30 Pro con 256 GB y 512 GB de almacenamiento. Las baterías son de 3650 y 4200 mAh con sistema de carga rápida de 25 W a través de un puerto USB tipo C. Disponen de conectividad wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0, NFC, y tienen Android 9 preinstalado.

Huawei sigue apostando por la calidad de las cámaras, incluyendo una triple cámara trasera: uno RGB de 40 Mpx y apertura ƒ/1.8 que es un IMX600 de Sony con filtro de color RYYB; otro de 16 Mpx y apertura ƒ/2.2 de super gran angular; y un tercero de 8 Mpx y apertura ƒ/2.4 para teleobjetivo con zum óptico de cinco aumentos y estabilizador óptico de imagen. El P30 Pro además incluye un cuarto sensor de profundidad de tipo tiempo de vuelo, más preciso que los convencionales sensores de profundidad. La cámara frontal es de 32 Mpx y apertura ƒ/2.0.

Pixel 3 y 3 XL de Google

pixel-3-y-pixel-3-xl.jpg

Los modelos de Pixel de 2018 llegan otra vez en dos formatos y con distintas características de pantalla, aunque por debajo su hardware es casi el mismo. El Pixel 3 tiene un tamaño de 145.6 mm × 68.2 mm × 7.9 mm, y una pantalla de 5.5 pulgadas con resolución de 2160 × 1080 píxeles. El Pixel 3 XL tiene un tamaño de 158 mm × 68.276.7 mm × 7.9 mm con una pantalla de 6.3 pulgadas con una enorme muesca superior, y una resolución de 2960 × 1440 píxeles. Las pantallas son de tipo OLED, cubren el 100 % de la gama de color DCI-P3 compatibles con HDR, estando protegidas por una capa Gorilla Glass 5. El frontal también incluye altavoces estéreo.

El procesador incluido es un Snapdragon 845 con 4 GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento, sin lector de tarjetas micro-SD, y tampoco tienen conector de audio de 3.5 mm. Los marcos laterales de los teléfonos vuelven a ser estrujables, lo que da acceso a gestos adicionales en función del apretón hecho, como por ejemplo abrir el Asistente de Google. El diseño del teléfono es en sí a prueba de agua, con certificado IPX8, con trasera de cristal para habilitar la carga inalámbrica.

La cámara trasera es de 12.2 Mpx con apertura ƒ/1.8 y graba vídeo a 4K y 30 FPS. La cámara frontal pasa a ser dual, con dos sensores de 8 Mpx y aperturas ƒ/.2.2 y ƒ/1.8, con gran angular de 97º y 75º. El conector utilizado para carga y datos es un USB 3.1 tipo C, con carga rápida de 18 W. La batería es e 2915 mAh en el caso del Pixel 3 y unos 3400 mAh en el Pixel 3 XL, que son tamaños bastante estándar. Tienen conectividad wifi 2×2 802.11ac, Bluetooth 5.0 y NFC. Incluyen la posibilidad de provisión remota a través e una SIM embebida (eSIM).

OnePlus 7 y 7 Pro

oneplus_7_pro.jpg

OnePlus empezó a atacar más la gama alta de los teléfonos con los 7 y 7 Pro presentados en 2019, que son móviles de gama alta a precio de gama alta. Su calidad es indudable, pero lejos se quedan los tiempos de los matainsignias con los que decía aportar teléfonos muy completos como los de gama alta a precios muy bajos. Obviamente nunca fue así, pero sí han sido siempre muy buenos teléfonos, con sus problemas como por ejemplo la cámara.

El diseño externo es muy similar, por no decir igual, al 6T, pero en esta ocasión incluye un procesador Snapdragon 855, con 6 a 12 GB de RAM y 128 GB a 256 GB de almacenamiento, según modelo del 7 o 7 Pro. La pantalla varía ligeramente en ambos dispsitivos, siendo de 6.41 pulgadas y 2340 × 1080 píxeles en el 7, mientras que el 7 Pro incluye una de 6.67 pulgadas con resolución de 3120 × 1440 píxeles pero añade un refresco de 90 Hz, y lleva los tamaños de estos smartphones al terreno de las phablets.

Si bien ambos tienen una cámara frontal de 16 Mpx, la del 7 Pro es rotatoria porque es un todo pantalla, sin muesca o balazo de tipo alguno. El sensor principal de la cámara trasera es de 48 Mpx con estabilización óptica, si bien el 7 Pro tiene una secundaria 8 Mpx para zum óptico de tres aumentos, y la terciaria es de 16 Mpx de gran angular, con sistema de autofoco láser.

Ambos incluyen lector de huellas dactilares en la pantalla, y se cargan por un puerto USB tipo C para suministrarlas hasta 20 W para carga rápida. Tienen wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0 y NFC, y doble ranura SIM.

Mate 20 y Mate 20 Pro de Huawei

huawei-mate-20-pro.jpg

Entrando en el terreno de las phablets están los Mate 20 y Mate 20 Pro, con pantalla de 6.53 y 6.39 pulgadas, siendo de tipo IPS y OLED respectivamente. Reproducen la escala de color DCI-P3, con resoluciones de 1080 × 2244 píxeles y de 1440 × 3120 píxeles, así como imágenes de alto rango dinámico (HDR). Tienen un diseño a prueba de agua, si bien el primero lo es con certificado IP53 (salpicaduras) y el segundo IP68 (inmersión completa), y trasera de cristal para carga inalámbrica.

Las baterías son de 4000 y 4200 mAh, siendo compatibles además con carga rápida de 20 W y superrápida de 40 W a través de un conector USB tipo C. El procesador es un potente Kirin 980 compuesto de dos Cortex-A76 a 2.6 GHz, dos Cortex-A76 a 1.92 GHz y cuatro Cortex-A55 a 1.8 GHz, con una unidad gráfica Mali G76MP10 a 720 MHz. Del Mate 20 tiene versiones de 4 y 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, y el Mate 20 Pro tiene 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, y 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento. Llegan con Android 9 preinstalado.

Tienen NFC, Bluetooth 5.0, wifi 802.11ac y un lector de nano-SD de formato propietario, y el Mate 20 Pro no tiene conector de audio de 3.5 mm. Cuentan con una triple cámara de diversas características en función del teléfono. En el caso del Mate 20 Pro tiene un sensor principal de 40 Mpx con apertura ƒ/1.8 de gran angular, 20 Mpx con apertura ƒ/2.2 de ultra gran angular, y una de 8 Mpx con apertura ƒ/2.4 para teleobjetivo. El Mate 20 cambia las dos primeras por unos sensores de 12 Mpx y 16 Mpx con apertura ƒ/1.8 y ƒ/2.2. Son de las cinco mejores cámaras en un teléfono, por lo que su calidad está asegurada al tomar fotos o grabar vídeos.

Samsung Galaxy S9

galaxy_s9.jpg

Samsung ha renovado a principios de 2018 su teléfonos insignia, y con el Galaxy S9 consigue mejorar un gran Galaxy S8. La principal mejora es a su cámara trasera, que sigue siendo de un solo sensor, pero añade apertura variable entre dos posiciones: ƒ/1.5 y ƒ/2.4. Esto permite mejorar la calidad de las fotos en ciertas situaciones, y el inicio de lo que puede ser la mejora que representan las cámaras de apertura variable en el sector de los teléfonos inteligentes. Además, graba vídeo a 960 FPS y con una resolución de 720p, lo que la pone casi en la línea del Xperia XZ2 de Sony.

El procesador también cambia, pasando a ser un Exynos 8895 o un Snapdragon 845 en función del país en el que se ponga a la venta. Son los más potentes de esta primera mitad de 2018, y por tanto el Galaxy S9 no andará corto en potencia. El diseño del teléfono se mantiene similar al del Galaxy S8, aprovechando algo más el frontal y metiendo una pantalla de 5.8 pulgadas en un tamaño de solo 147.3 × 68.5 × 8.3 mm. No sería lo que suelo entender por smartphone, sino más bien una phablet, pero este nivel de aprovechamiento lo deja a mitad de camino de ambos sectores, apelando a los que no quieren un teléfono demasiado grande ni con una pantalla demasiado pequeña.

Esa pantalla tiene una resolución de 2960 × 1440 píxeles y es compatible con la reproducción de vídeo en HDR10. Cuenta con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, lector de tarjetas micro-SD, conector USB tipo C, jack de audio de 3.5 mm, un diseño a prueba de agua con certificado IP68, un LTE ultrarrápido de hasta 1.2 Gb/s de descarga, carga inalámbrica, carga rápida y otros extras que dependen de accesorios externos. Por ejemplo, la base Dex permite conectarlo a un monitor, teclado y ratón y usarlo como un PC.

Huawei P20

p20.jpg

El P20 de 2018 es un teléfono que se caracteriza por un cuidado diseño y una pantalla con un recorte superior a lo iPhone X para dejar espacio a la cámara frontal de 24 Mpx. La cámara trasera es de 12 Mpx acompañada por una secundaria monocroma de 20 Mpx, que junto a la estabilización óptica y el software de cámara la convierten en un referente en el apartado fotográfico, y mejor que la cámara que el Galaxy S9, pero peor que la de la phablet P20 Pro que podéis encontrar en el artículo de phablets de gama alta. La cámara también puede grabar a cámara lenta a 960 fotogramas por segundo y vídeo a 4K.

El procesador es un potente Kirin 970 con una unidad de procesamiento neuronal para mejorar a través de algoritmos de inteligencia artificial la toma de fotografías. Es un teléfono muy fluido con una versión de Android 8.1 preinstalada, con 4 GB de RAM, 128 GB de almacenamiento ultrarrápido UFS 2.1, y lector de tarjetas micro-SD. La pantalla es de tipo IPS con disposición RGBW, de 5.8 pulgadas con resolución de 2240 × 1080 píxeles. Incluye un lector de huellas dactilares en el frontal del teléfono, y cuenta con desbloqueo facial avanzado.

OnePlus 6T

oneplus-6t.jpg

El 6T es una evolución de 6, en el que OnePlus cambia ligeramente el diseño, con una pantalla de una muesca de menor tamaño y de 6.41 pulgadas con 2340 × 1080 píxeles de tipo AMOLED, 600 nits de brillo máximo, y compatible con HDR. Incluye un lector de huellas dactilares en la propia pantalla.

El smartphone incluye un Snapdragon 845, que es el más potente de 2018 en teléfonos Android, y llega con 6 u 8 GB de RAM según modelo, así como 128 GB o 256 GB de almacenamiento ultrarrápido UFS 2.1. No tiene lector de tarjetas micro-SD, pero sí para dos tarjetas SIM. Incluye una batería e 3700 mAh, 400 mAh más que el 6, y un sistema de carga rápida de 20 vatios (5 V y 4 A) llamado Dash Charge. Dispone de Bluetooth 5.0, wifi 2×2 802.11ac, NFCy un módem LTE Snapdragon X20 de 1 Gb/s (128 MB/s) de descarga. No cuenta con conector de 3.5 mm.

En cuanto a las cámaras, mantiene las mismas características del 6, sin cambio alguno. Dispone de una cámara frontal de 16 Mpx con apertura ƒ/2.0 y un sensor IMX 371 de Sony, capaz de grabar vídeo a 1080p y 30 FPS. En cuanto a la cámara trasera dual, es una disposición de 16 Mpx y 20 Mpx con apertura ƒ/1.7, con sensores IMX 519 e IMX 376K, ambos de Sony. Puede grabar vídeo a 4K y 60 FPS, así como a cámara lenta de hasta 720p y 480 FPS. En general es buena cámara, pero en el terreno del posprocesado, OnePlus tiene bastante por hacer si quiere realmente competir con la actual gama alta, aunque saca buenas fotos y graba buenos vídeos.

Huawei P20 Pro

huawei-p20-pro.jpg

Esta phablet es muy similar al P20, pero en este caso el P20 Pro incluye una tercera cámara trasera. La combinación aporta, según Huawei y la web DxOMark, la mejor cámara del mercado en el terreno fotográfico, y con diferencia. Esa tercera cámara es de 8 Mpx y apertura ƒ/2.4 y tiene funciones de teleobjetivo con zum híbrido de cinco aumentos, además de un sensor principal RGB que se va a los 40 Mpx y un secundario de 20 Mpx monocromo para mejorar la nitidez de las fotos.

El resto de las características hardware son similares, aunque incluye una pantalla OLED de 6.1 pulgadas y misma resolución de 2240 × 1080 píxeles, con un potente procesador Kirin 970, con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, más una batería que pasa a ser de 4000 mAh. Es una phablet bastante redonda en todos los aspectos.

Razer Phone 2

razer_phone_2.jpg

El Razer Phone 2 mantiene el diseño del primer móvil de la compañía, pero mejora en ciertos aspectos. El procesador pasa a ser un potente Snapdragon 845, que aprovechará mejor la pantalla de 5.72 pulgadas de tipo IGZO compatible con HDR y con resolución QHD. Es una pantalla que se ve sencillamente genial, y gracias al conector USB tipo C se puede conectar a un monitor externo que tenga esta conexión para duplicar la pantalla y poder ver vídeo o jugar en una pantalla más grande aún. Esa conexión también es compatible con conexiones de datos, por ejemplo un teclado USB.

Tiene un diseño algo distinto al resto de teléfonos del mercado ya que es más rectangular en todos los aspectos, con una trasera de cristal. Tiene un tamaño de 158.5 × 78.99 × 8.5 mm, cayendo en el terreno de las fabletas, pero dispone de carga rápida, carga inalámbrica —una novedad de este modelo— y NFC. Con 8 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento no habrá problemas de almacenamiento. Si se necesita más aún, dispone de un lector de tarjetas micro-SD compartido con una segunda ranura SIM.

El diseño pasa a ser a prueba de agua y polvo, que se echaba de menos en el anterior. El punto gris es que mantiene similares características fotográficas. No es malo pero tampoco está entre los mejores, y en algunos aspectos dista mucho de ellos. La cámara trasera dual de 12 Mpx con aperturas ƒ/1.75 y ƒ/2.6, grabando vídeo a 4K y 30 FPS. La frontal es de 8 Mpx y apertura ƒ/2.0. La cámara trasera introduce algo más de ruido del ideal cuando la situación de luz no es la mejor, y puede sobreexponer las fotografías dependiendo de cómo sea la luz ambiente. Pero en general todas las fotos que saca son totalmente aprovechables, y tienen buena calidad.

Puedes leer nuestro análisis del Razer Phone 2.

Samsung Galaxy S8

El Galaxy S8 es de lo mejor que ha dejado 2017 y una mejora con respecto al Galaxy S7 en todos los aspectos. Aprovecha al máximo los márgenes del frontal para incluir una pantalla de 5.8 pulgadas con una resolución atípica de 2960 × 1440 píxeles, en un tamaño de 148.9 × 68.1 × 8.0 mm, lo que le convierte en un teléfono algo grande. La pantalla OLED tiene un brillo máximo de 1000 nits, cubriendo más del 100 % de la gama DCI-P3, sRGB y Rec. 709.

El procesador utilizado es un Snapdragon 835 en EE. UU., China y Japón, y un Exynos 8895 fuera de estos países, con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento ultrarrápido UFS 2.0. El botón de inicio está incluido en la propia pantalla, y el lector de huellas se ha movido a la parte posterior. Es el primer teléfono en incluir Bluetooth 5.0, y también tiene NFC y wifi 802.11 ac MU-MIMO.

La cámara se mantiene más o menos similar a la del Galaxy S7, con un sensor Exmor RS IMX260 de Sony, con un sensor de 12 megapíxeles, con apertura f/1.7 y cámara Dual Pixel para realizar el autofoco más rápido del mercado. La gran novedad del teléfono es el asistente personal Bixby y sus periféricos y accesorios, como la base DeX para usarlo como un PC.

Xiaomi Mi 8

xiaomi_mi_8.jpg

La renovación del gama alta de Xiaomi para 2018 deja un Mi 8 con el diseño del iPhone X que están copiando casi todos los fabricantes. Aunque, eso sí, no se puede negar la calidad del teléfono ni su buen precio. Incluye una pantalla Super AMOLED de 6.21 pulgadas con resolución de 2280 × 1080 píxeles con la habitual muesca superior, con una calidad de color DCI-P3 y 600 nits de brillo máximo. El Snapdragon 845 hace mucho por aportarle una máxima fluidez a este tabléfono con 6 GB de RAM y al menos 64 GB de almacenamiento UFS 2.1.

La cámara trasera tiene una configuración de doble sensor, uno IMX363 de Sony de 12 Mpx para RGB con apertura ƒ/1.8, y otro de 12 Mpx para teleobjetivo con apertura ƒ/2.4. Puede grabar vídeo a 4K y 30 FPS, así como a cámara lenta de hasta 720p y 240 FPS. La puntuación global de la cámara es de 99 puntos según DxOMark —105 puntos en fotos y 88 en vídeo, por lo que solo es un cámara de vídeo buena—, por lo que supera por la mínima a las del Pixel 2 y iPhone X.

La batería de 3400 mAh se recarga por un puerto USB tipo C con carga rápida 4+ de Qualcomm, aunque con el teléfono se aporta solo uno de 18 W. También incluye un sistema de desbloqueo facial apoyado en una serie de sensores adicionales que incluye junto a la cámara frontal.

Otros smartphones

A continuación tenéis algunos ejemplos de teléfonos que han sido anteriormente los teléfonos insignia de sus compañías y han caído de la gama alta como la entiendo en este artículo, pero que se quedan a mitad de camino y por lo tanto para una gran cantidad de usuarios serán más que suficientes, dándoles unas prestaciones similares. También hay otros teléfonos que por sus características están en la gama media-alta, o que me parece interesantes destacarlos en este artículo.

En general es mejor que consultéis el artículo de teléfonos de gama media porque incluye un listado más completo para los teléfonos de en torno a los 300 euros o menos, o el de phablets de gama media. Las phablets de gama alta están en otro artículo distinto.

Xiaomi Black Shark

xiaomi_black_shark.jpg

Sony Xperia XZ2 Compact

sony_xperia_xz2_compact.jpg

El Xperia XZ2 Compact es probablemente el teléfono móvil más pequeño y más potente del mercado, en un sector que los fabricantes han dejado de lado —el de los teléfonos compactos—. Con un tamaño de solo 135 × 65 × 12.1 mm, se puede manejar relativamente bien a una mano, y dispone de una pantalla de 5 pulgadas con relación de aspecto 18:9 (o 2:1) con resolución de 2160 × 1080 píxeles, compatible con contenido de alto rango dinámico (HDR).

El procesador es un potente Snapdragon 845, el mejor de 2018, con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, con lector de tarjetas micro-SD, conector USB tipo C de recarga y datos, y dispone de carga rápida. El diseño exterior está hecho a prueba de agua, y es un diseño distinto a lo que Sony venía haciendo hasta el momento, lo cual juega bastante en su favor. La cámara mantiene una de 19 Mpx trasera y 5 Mpx frontal, capaz de grabar vídeo a 4K con HDR, y cámara superlenta de 960 fotogramas por segundo (FPS) a una resolución de 1080p.

Xiaomi Mi Mix 2s

El Mi Mix 2 es el tercer teléfono casi sin marcos de Xiaomi, e incluye una gran pantalla de 5.99 pulgadas en su tamaño de 150.86 mm × 74.9 mm × 8.1 mm, por lo que es bastante compacto para ese tamaño de pantalla. Incluye un procesador Snapdragon 845, y la pantalla tiene una resolución de 2160 × 1080 px, acompañado de 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, por lo que es un dispositivo que funciona fluido.

La cámara utiliza un sensor IMX363 de Sony con apertura ƒ/1.8, y tiene estabilizador óptico de imagen, así como una cámara secundaria para labores de teleobjetivo, otorgándole la web DXoMark una calificación de 101 en fotos y 88 en vídeo. La cámara frontal es de 5 Mpx, y está situada en el estrecho marco inferior de la pantalla. Dispone de una batería de 3400 mAh compatible con carga rápida a través de un conector USB tipo C, y tiene carga inalámbrica. Dispone de NFC, wifi 802.11 ac y Bluetooth 5.0.

Cambios recientes

Productos añadidos

  • Huawei P30 [27 abr 2019]
  • Huawei P30 Pro [27 abr 2019]
  • OnePlus 7 [23 may 2019]
  • OnePlus 7 Pro [23 may 2019]
  • OnePlus 7 Pro (8+256 GB) [23 may 2019]
  • Xiaomi Black Shark 2 [23 may 2019]

Productos eliminados

  • LG G7 ThinQ [23 may 2019]
  • Google Pixel 2 [23 may 2019]
  • OnePlus 6 [23 may 2019]
  • OnePlus 6 (128 GB) [23 may 2019]

Otros artículos de teléfonos

Otros artículos de interés