La característica que más suele importar de los móviles hoy en día es su autonomía. Todos han mejorado en potencia, calidad de pantalla y otras características, pero muchos siguen llegando al mercado con baterías que no evitan que se tengan que recargar todos los días si se les da bastante uso. Pero entre toda la cantidad de móviles que hay en el mercado, unos pocos destacan en lo referente a la autonomía, y son los que recojo en este artículo.

Los modelos que verás más abajo están elegidos en función de que tengan una gran autonomía, pero no están limitados a una gama o precio concreta. Podrás ver móviles económicos, de algo más de cien euros, pero también otros que llegan a mil euros. Unos consiguen esa gran autonomía gracias a limitar la potencia del procesador o resolución de pantalla y otros por tener pantallas y procesadores de primera línea y muy eficientes, pero todos tienen en común unas baterías de gran capacidad.

También tenemos otros artículos de smartphones y phablets:

Consejos para tener la máxima autonomía

rm3-battery.jpg
9to5Google

Hay una buena cantidad de factores que determinan la autonomía de un móvil y la más importante no es precisamente la capacidad máxima de la batería. Aunque tener una batería de 5000 mAh es mejor que tener una de 2000 mAh, cuando se empieza a avanzar por la gama media-alta y la alta hay otros factores de interés.

La principal fuente de consumo de un móvil es la pantalla, y por eso una pantalla de mayor calidad está generalmente relacionada con una mayor autonomía de los dispositivos. Hay varios factores que afectan al consumo de la pantalla:

  • Tipo: aunque el más generalizado son los paneles IPS, los de menor consumo son los OLED. Esto es debido a que una pantalla IPS tiene una capa de retroiluminación para toda su superficie, mientras que las pantallas OLED tiene cada píxel su propia iluminación. Por tanto, si un píxel tiene que mostrar un color oscuro o negro, la iluminación necesaria será poca o incluso puede apagarse totalmente para eliminar su consumo.
  • Resolución de pantalla: esto determina el consumo de los propios píxeles, más allá del de la propia retroiluminación. Cuantos más píxeles tenga una pantalla más consumo tiene, y por tanto las pantallas con menor cantidad de píxeles consume menos.
  • Tamaño de la pantalla: ciertamente un panel de 6.5 pulgadas de diagonal consumirá más que uno de 5 pulgadas, sobre todo si es IPS, por la capa de retroiluminación.
  • Refresco: las pantallas normales son de 60 Hz hoy en día, pero cada vez hay más móviles que llegan con un refresco de 90 Hz o 120 Hz. Puesto que es una medida de cuántas veces cambia la información que se muestra por pantalla, cuantas más veces tenga que mostrar información más consumo generará. Una pantalla de 120 Hz puede reducir en torno aun 20 % la autonomía del dispositivo, aunque dependerá del tipo de panel y su calidad. Por tanto, si la autonomía es lo que primas, los 60 Hz deberían ser el refresco normal de funcionamiento de tu móvil.

Para ayudar en el terreno del consumo, tanto Android como iOS disponen de temas oscuros del sistema operativo al que se pueden integrar las aplicaciones si así lo quieren los desarrolladores. Esto hace que en lugar de mosrtrar colores brillantes como blanco como fondo de las aplicaciones se pasa a usar el negro.

En los paneles OLED, significa que los píxeles del fondo negro se apagarán, y por tanto se eliminará totalmente su consumo. En los paneles IPS también proporcionará una reducción de consumo ya que los píxeles no emitirán color, pero es una reducción menor debido al panel de retroiluminación.

Mirando ahora a los procesadores o sistemas en chip, generalmente los procesadores que se fabrican con los mejores procesos litográficos tendrán un consumo inferior que aquellos que se fabrican con procesos litográficos más antiguos. Aun así, todo dependerá posteriormente del diseño interno de su arquitectura y otros sistemas de ahorro de energía que implemente el fabricante del procesador, por lo que a dos procesos litográficos, cantidad de núcleos y frecuencias iguales, pueden tener consumos muy diferentes. Por tanto, un procesador de hace un par de años fabricado a 14 nm puede tener un consumo un 40-50 % más que un procesador fabricado con un puntero proceso litográfico de 7 nm de luz ultravioleta extrema.

También hay que tener en cuenta que la memoria se apila con estos procesadores por un tema de rendimiento, y tener más RAM o almacenamiento implica un consumo mayor del dispositivo. Si no vas a necesitar 256 GB de almacenamiento y 12 GB de RAM en el móvil, probablemente harías bien en elegir el modelo de 6+64 GB, por ejemplo, si te importa la autonomía.

Sistemas de carga rápida

moto_g7_power.jpg

Con el aumento del tamaño de las baterías también ha sido necesario aumentar la velocidad de recarga, y eso ha llevado a una fragmentación en este terreno. Si bien fabricantes de procesadores como Samsung, Qualcomm y MediaTek han desarrollado sus tecnologías para asegurar que se recargan de manera rápida y segura, otras compañías como OPPO o Motorola también disponen de otras propias.

Eso lleva a que muchas veces el cargador rápido de un dispositivo no sirva con otro, a pesar de que hoy en día tienen en común que todos usan el conector USB tipo C. Se basan en la especificación Power Delivery de este estándar, pero con matices, y las propias baterías incluidas suelen negociar la carga más rápidas con los cargadores de la propia empresa.

Hay que tener en cuenta que la carga rápida recalentará más la parte posterior del móviles, aunque los sistemas más avanzados permitirán que se recarguen sin modificar notablemente la temperatura. Empresas como OPPO han invertido muchísimo dinero en asegurarse que así sea, y puede ser una característica diferenciadora: no es lo mismo cargar una batería de 4000 mAh en media hora que en dos horas.

En el artículo se indicará qué tipo de carga rápida utiliza cada dispositivo, si se incluye el cargador compatible para conseguir la mayor velocidad de recarga posible, y otros datos que puedan ser de interés como compatibilidad con otros cargadores. La desventaja de estos sistemas de carga rápida reside en que habrá que llevarlos encima y son más caros que los cargadores normales. Este tema lo trataré en otro artículo más adelante.

Hay que tener en cuenta que los cargadores que suministran más amperaje, por el funcionamiento de las baterías, permitirán recargarlas más rápido; uno de 10 V y 1 A recargará más lento que uno de 5 V y 2 A, aunque ambos consuman 10 W —para los curiosos, por la fórmula de corriente eléctrica i(t)=dq/dt, o carga a través de una superficie por unidad de tiempo; cuanto mayor sea la corriente, menor será el tiempo—.

Esto es cierto siempre y cuando la batería del móvil lo permita. También hay que tener en cuenta que las baterías, al llegar a cierto nivel de carga, van reduciendo la corriente que reciben para mantener estable el voltaje y seguir así la carga de manera controlada, por lo que las cargas rápidas son más efectivas cuando las baterías están vacías, y lo son menos cuanto más llenas están.

En el caso de los móviles con USB tipo C, es importante usar cargadores y cables USB tipo C de calidad adecuada y alejarse de los más baratos. Mira bien los comentarios del producto, sobre todo si es un cargador o cable que parece excesivamente barato. Un mal cargador que no sigue correctamente la especificación USB tipo C puede dañar el dispositivo al que se conecte.

Motorola Moto G7 Power

El Moto G7 Power sigue la línea estética de Motorola, con un producto bien compensado en cuanto características. Su pantalla de 15.7 cm (6.2 pulgadas) de tipo IPS con una resolución de 1570 × 720 píxeles juega en favor de su autonomía, ya que incluye una batería de 5000 mAh. También dispone de un procesador Snapdragon 632 fabricado a 12 nm como modelo eficiente, ya que además los núcleos están limitados a 1.8 GHz, por lo que rendirán bien pero no consumen en exceso.

La cámara de este móvil es de un solo sensor de 12 Mpx con apertura ƒ/2.0, por lo que no va a destacar en el apartado fotográfico, aunque se beneficia de un buen modo HDR. Las fotos que toma tienen buen nivel de detalle y exposición, con colores que varían razonablemente pero que en general son fieles a la escena. Las fotos de noche son razonablemente buenas, pero con un difuminado agresivo por lo que se pierden detalles y da un aspecto de lavado a las fotografías. Graba vídeo a 4K y 30 f/s razonablemente bien.

La batería se recarga con hasta 15 W, y se proporciona un cargador TurboPower (QuickCharge 3.0) adecuado para aprovecharla.

Moto G8 Power

ASUS Zenfone 6

El ZenFone 6 destaca por ser un móvil todo pantalla, sin muesca o balazo, y la cámara trasera funciona también como frontal gracias a un motor. El aspecto en general es estupendo, y tiene una amplia pantalla de 16.2 cm (6.4 pulgadas) de tipo IPS con resolución de 2340 × 1080 píxeles, protegida por Gorilla Glass 6, si bien solo llega a os 450 nits de brillo máximo.

Su procesador es un potente Snapdragon 855, con hasta 8 GB de RAM y hasta 256 GB de almacenamiento, con lector de tarjetas micro-SD. La batería de este móvil es de 5000 mAh, y se recarga con hasta 18 W por un puerto USB tipo C, con la posibilidad de hacer carga inversa aportando hasta 10 W a otro dispositivo. Tiene autonomía para unas quince horas de reproducción de vídeo o navegación por internet, para aprovechar la gran pantalla que tiene, ya que además tiene altavoces estéreo.

La cámara principal, y única, tiene un sensor principal de 48 Mpx y apertura ƒ/1.79 y un secundario de gran angular de 13 Mpx y 125º, siendo capaces de grabar vídeo a 4K y 60 f/s. No será la mejor cámara en un teléfono del mercado, pero se porta bastante bien para la franja de precio en la que se mueve el móvil.

La batería se recarga con hasta 18 W, y se proporciona un cargador QuickCharge 4.0 adecuado para aprovecharla, y es compatible con la especificación Power Delivery de USB tipo C.

Huawei P30 Pro

El P30 Pro de Huawei tiene una buena autonomía gracias a su pantalla OLED y a su batería de 4200 mAh que se carga por un USB tipo C con hasta 40 W, o 15 W con carga Qi inalámbrica. La pantalla es de 16.4 cm (6.47 pulgadas) con una resolución de 1080 × 2340 píxeles, que reproduce la gama DCI-P3, y que integra un lector de huellas dactilares en la propia pantalla. Está diseñado para ser resistente al agua, con certificado IP67, con trasera de cristal.

El procesador usado en ambos es el Kirin 980 con 6 u 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, con el P30 Pro dispone de opciones de 256 GB y 512 GB de almacenamiento. Disponen de conectividad wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0, NFC, y tienen Android 9 preinstalado, actualizable a Android 10.

Incluye una cámara trasera de cuatro sensores: uno RGB de 40 Mpx y apertura ƒ/1.8 que es un IMX600 de Sony con filtro de color RYYB; otro de 16 Mpx y apertura ƒ/2.2 de super gran angular; un tercero de 8 Mpx y apertura ƒ/2.4 para teleobjetivo con zum óptico de cinco aumentos y estabilizador óptico de imagen; y un cuarto sensor de profundidad de tipo tiempo de vuelo (ToF), más preciso que los convencionales sensores de profundidad. La cámara frontal es de 32 Mpx y apertura ƒ/2.0.

La batería se recarga con hasta 40 W —15 W de manera inalámbrica Qi—, y se proporciona un cargador SuperCharge de Huawei adecuado para aprovecharla.

Nubia Red Magic 3

El Red Magic 3 es un móvil más pensado para jugar que para un uso cotidiano, pero su batería de 5000 mAh y pantalla OLED le hacen destacar en el terreno de la autonomía. Esa pantalla es de 16.9 cm (6.65 pulgadas) con resolución de 2340 × 1080 píxeles con posibilidad de funcionar a 90 Hz —no se puede desactivar— y brillo máximo de 450 nits, con muestreo de toques a 240 Hz. Aun así, tiene autonomía para unas catorce horas de uso de pantalla navegando, o algo más reproduciendo vídeo.

El procesador es un Snapdragon 855, con hasta 12 GB de RAM y hasta 256 GB de almacenamiento. Para mejorar la refrigeración incluye unos caloductos y un pequeño ventilador para sacar el máximo provecho del procesador.

La cámara trasera es de un solo objetivo, y usa el sensor IMX586 de Sony que es de 48 Mpx con apertura ƒ/1.7, permitiendo la grabación de vídeo a 8K, pero también a cámara lenta de 1920 f/s a una resolución no indicada. La cámara frontal se queda en los 16 Mpx con apertura ƒ/2.0.

La batería se recarga con hasta 18 W, y se proporciona un cargador Quick Charge 3.0 adecuado para aprovecharla.

Oppo Find X2 y Find X2 Lite

Vivo Nex 3

El NEX 3 de Vivo es un móvil con una enorme pantalla de 17.5 cm (6.89 pulgadas) con resolución de 1080 × 2256 píxeles, y prácticamente no tiene marcos a la vez que sus laterales están redondeados —tipo cascada. Es una estupenda pantalla OLED que llama poderosamente la atención, con brillo máximo de 600 nits y buena reproducción de color DCI-P3.

La batería de 4500 mAh junto con la pantalla AMOLED hacen que tenga autonomía para reproducir vídeo durante más de veinte horas o navegar por internet en torno a las quince horas. La autonomía es una gran ventaja de este móvil. Tiene un potente procesador Snapdragon 855+, con hasta 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento de tipo UFS 3.0, por lo que es un móvil muy rápido y potente.

La cámara trasera tiene un sensor principal de 64 Mpx con filtro tetra-Bayer para tomar instantáneas de 16 Mpx con mayor calidad. Tiene también un sensor de 13 Mpx para zum óptico de dos aumentos, y otro de 13 Mpx de ƒ/2.2 de gran angular. La calidad de las imágenes es bastante buena, y cuenta con una apli de cámara que permite manejar los parámetros habituales, como la velocidad o el ISO. La calidad de las imágenes es muy buena con buena luz, con fotos llenas de detalles, y también en condiciones de poca luz con un buen modo nocturno para sacar instantáneas, con buen rango dinámico y saturación.

Se proporciona con el móvil un cargador FlashCharge de 44 W para recargarlo.

Samsung Galaxy M30s

El Galaxy M30S de Samsung es una buena pieza en cuanto a la autonomía dentro de la gama media, empezando por su pantalla Super-AMOLED, que es de 6.4 pulgadas y 1080 × 2340 píxeles. Pero sobre todo lo es por su batería de 6000 mAh, aunque esta se recarga con carga rápida de 15 W, por lo que puede llevar hasta tres horas recargarla totalmente. Pero a cambio se obtiene hasta 20 horas de reproducción de vídeo o más de quince de navegación. Es lo mejor de lo mejor en cuanto autonomía.

La pantalla es de buena calidad y alcanza los 650 nits de brillo máximo. El procesador es un buen modelo Exynos 9611, que le dará fluidez y tiene 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento UFS 2.1, con lector de tarjetas micro-SD, wifi 802.11ac y Bluetooth 5.0.

La cámara es más modesta, pero buena e interesante para dónde se mueve. Tiene un buen sensor principal de 48 Mpx, un secundario de 8 Mpx de gran angular, y un terciario de 5 Mpx para profundidad. En general saca buen detalle y buena exposición en las fotos con la cámara normal, pero la de gran angular no es especialmente buena.

La batería se recarga con hasta 15 W y se proporciona un cargador Adaptive Fast de Samsung adecuado para aprovecharla.

iPhone 11 Pro

Los iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max son los móviles con mayor autonomía que Apple haya producido jamás. Combinan baterías de 3200 mAh y 4000 mAh respectivamente con una estupenda pantalla OLED de bajo consumo, lo que les dota 15-20 horas de autonomía viendo vídeos. En diversas comparativas el iPhone 11 Pro Max vence por amplio margen a otros móviles con pantalla OLED.

También son smartphones con el procesador más potente del momento, con suficiente RAM y almacenamiento ultrarrápido para una máxima fluidez. El sistema de triple cámara también es de lo mejor del mercado (a principios de 2020), con muy buena estabilización de imagen, captura de color y detalle, y tiene un modo nocturno que puede sacar imágenes con un alto rango dinámico.

La batería se recarga con hasta 18 W, proporcionándose un cargador para la conexión Lightning adecuado para ello. También dispone de carga inalámbrica Qi estándar de 7.5 W.

Pixel 3a XL

Redmi 8

Los Redmi 8 y Redmi 8A son modelos muy parecidos, pero uno tiene lector de huellas dactilares y el otro no. En lo importante para este artículo, la batería, tienen una de 5000 mAh que se puede recargar con hasta 18 W aunque solo se incluya con ellos un cargador de 10 W (5 V y 2 A). Afortunadamente usan un conector USB tipo C para carga rápida, por lo que no habrá muchos problemas en usar un cargador USB tipo C que proporcione 18 W o más.

La autonomía, teniendo en cuenta la resolución de pantalla de 720 × 1520 píxeles, es muy alta, por encima de las 15 horas de uso de pantalla viendo vídeos. Para un móvil económico no se puede pedir mucho más, porque también tiene bastante fluidez con su procesador Snapdragon 439.

Samsung Galaxy M20

El Galaxy M20 es un móvil de buenos acabados pero de la gama media, y cuenta con una pantalla de 16 cm (6.3 pulgadas) de tipo IPS con resolución de 1080 × 2340 píxeles. Tiene la ventaja de contar con una amplia batería de 5000 mAh, junto a 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, y tiene un lector de tarjetas micro-SD. Tiene autonomía para 12 o 13 horas de reproducción de vídeo desde internet o navegación web.

La cámara trasera tiene dos sensores, uno de 13 Mpx y ƒ/1.9 y uno secundario de gran angular de 5 Mpx y ƒ/2.2. Tiene calidad suficiente para sacar fotos buenas a plena luz del día, con buen detalle y enfocadas. Con poca luz o de noche, su calidad hace que sea evidente que es un móvil de gama media, pero se comporta bien.

La batería se recarga con hasta 15 W, y se proporciona un cargador QuickCharge 2.0 adecuado para aprovecharla.

ASUS ROG Phone II

El ROG Phone II de ASUS es una fableta de gran tamaño (170.99 × 77.6 × 9.48 mm) que dispone de una amplia batería de 6000 mAh. Es un dispositivo pensado para jugar, y por ello la pantalla AMOLED tiene un refresco de 120 Hz con detección de toques a 240 Hz —todo configurable para consumir menos—, y está acompañado de un potente y eficiente procesador Snapdragon 855, con 12 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento.

La batería se recarga por un puerto USB 3.0 tipo C con carga rápida de 30 W. Tiene autonomía para más de 20 horas de reproducir vídeos a 60 Hz —unas 15-16 horas a 120 Hz—, por lo que puede ser un compañero ideal para viajes largos. Además, incluye altavoces frontales estéreo de calidad, con un DAC para sonido de 24 bits y 192 KHz, DTS Headphone:X 7.1.

La cámara frontal es de 25 Mpx, mientras que la trasera es triple, con un sensor principal de 48 Mpx, un secundario de 13 Mpx de gran angular de 125º, y un terciario de 24 Mpx. Las cámaras hacen su función, pero no es un móvil que destaque en este terreno por encima de su competencia directa.

Huawei Mate 20 X

Realme X2 Pro

OPPO A9 2020

Xiaomi Redmi Note 8 Pro

Otros artículos de teléfonos