Qualcomm está sufriendo el escrutinio de una buena cantidad de organismos regulardores por prácticas anticompetitivas, y la última investigación en ser publicada es la del organismo de Taiwán. La Comisión Taiwanesa de Comercio Justo (CTCJ) ha multado a la compañía con 23 400 millones de dólares taiwaneses —unos 652 millones de euros— por prácticas ilegales de licenciar sus patentes así como de fijación de precios.

Qualcomm ha utilizado su posición dominante en el mercado de los procesadores móviles para forzar a terceros a aceptar sus condiciones de ventas. Eso incluía no venderles y no proporcionarles licencias para sus patentes —consideradas muchas de ellas como esenciales para los estándares de tecnologías de comunicación, como por ejemplo los chips de banda base con LTE—. Sin esas licencias, que se tienen que proporcionar a un precio justo y razonable y no se pueden usar para forzar negociaciones, los teléfonos con LTE no pueden venderse en el mercado occidental.

De esta forma, la CTCJ considera que Qualcomm se ha aprovechado de su posición dominante durante al menos siete años, periodo en el que las compañías taiwaneses le han pagado en torno a los 400 000 millones de dólares taiwaneses como tasas y 30 000 MNT$ en compras de procesadores de banda base.

Qualcomm está siendo investigada en EE. UU. exactamente por los mismos cargos, en la Unión Europea tiene abierta dos investigaciones por abuso de posición dominante, y en Corea del Sur y China ya ha sido multada por ello.

Vía: AnandTech.