Una de las alianzas más extrañas de los últimos años ha llevado a AMD a proporcionar, a solicitud de Intel, sus chips gráficos Vega para conformar una más que interesante línea de procesadores denominada Kaby Lake G. El mejor de los cuatro disponibles es el Core i7-8809G y que ha sido usado para crear el mejor mini-PC que hay ahora mismo en el mercado, por potencia y tamaño.

Esta línea de NUC que usan los Kaby Lake G se denomina Hades Canyon, y el modelo concreto al que me refiero es el NUC8I7HVK. Sigue la línea marcada por el Skull Canyon, aunque mejora en distintos aspectos, como la refrigeración y conectividad, aumentando en el proceso el tamaño del equipo.

Al ser un NUC, eso significa que llega sin memoria, almacenamiento o sistema operativo, que son apartados que tiene igualmente bien cubiertos Intel en el equipo. Pero debido a ello, el precio de este equipo de 959 euros no es final, y con el precio de la memoria DDR4, el coste final de ponerle 8 GB de RAM, una SSD de tipo M.2 y Windows 10 se va a los 1200 euros.

Explorando los Kaby Lake G

8th-gen-intel-core-large-chip.jpg

Intel ha centrado la serie Kaby Lake G en cuatro modelos distintos, todos de ocho núcleos lógicos y similares frecuencias base y turbo. Los dos más particulares son el Core i7-8809G porque está desbloqueado para subirlo, y el Core i7-8709G porque es compatible con la seguridad vPro. Estos dos tienen un chip gráfico dedicado (dGPU) de tipo Radeon RX Vega M GH de 24 unidades de cómputo, mientras que los otros dos, Core i7-8705G y Core i5-8305G, tienen una Radeon RX Vega M GL de 20 unidades de cómputo.

Ambas dGPU disponen de 4 GB de HBM2 funcionando a 1.6 y 1.4 GHz, con un ancho de banda total de 204.8 GB/s y 179.2 GB/s. La M GH a una frecuencia base de 1063 MHz y turbo de 1190 MHz, y la M GL funciona a 931 MHz de base y 1101 de turbo. Son valores comparativamente bastante menores que lo que alcanzan las RX Vega 56 y RX Vega 64 de sobremesa, pero aquí lo que prima es el menor consumo posible sin perder mucho rendimiento.

En este sentido, los dos procesador con la M GH tienen una potencia de diseño térmico (TDP) de 100 W, y los otros dos de 65 W. Es increíble los malabares que debe de haber hecho Intel para mantener un TDP tan bajo para los distintos chips que incluye el procesador —la dedicada (dGPU), la memoria de alto ancho de banda (HBM2) y la CPU en sí con su unidad gráfica integrada (iGPU)—.

Procesadores Core de Intel de 8.ª generación con gráficos Radeon RX Vega M
Core i7-8809GCore i7-8709GCore i7-8705GCore i5-8305G
MicroarquitecturaKaby LakeKaby Lake
GPU del paquete (pGPU)Radeon RX Vega M GHRadeon RX Vega M GL
Núcleos (hilos)4/84/8
Frec. base3.1 GHz3.1 GHz3.1 GHz2.8 GHz
Frec. turbo4.2 GHz4.1 GHz4.1 GHz3.8 GHz
Unidades de Cómputo de GPU24 CU (1536 SP)20 CU (1280 SP)
Frecuencia dGPU1063 MHz (1190 MHz turbo)931 MHz (1101 MHz turbo)
Píxeles/reloj de la dGPU6432
TDP del paquete100 W65 W
Cantidad de HBM24 GB4 GB
Frec. de la HBM2800 MHz700 MHz
Ancho de bus de la HBM21024 bits1024 bits
Ancho de banda de la HBM2204.8 GB/s179.2 GB/s
Potencia de cómputo pGPU3.7 TFLOPS2.6 TFLOPS
iGPUHD 630HD 630
Frec. iGPUHasta 1100 MHzHasta 1100 MHz
DRAMDoble canal, DDR4-2400Doble canal, DDR4-2400
ECCNoNo
vProNoNo
OverclockingCPU, iGPU, dGPU, HBMNoNo

El chipset utilizado por Intel para este NUC8I7HVK es el HM175, lo que lo habilita para usar memoria de 3200 o más megahercios sin problemas. De hecho, las pruebas las he hecho con 16 GB de memoria a 3200 MHz en formato SO-DIMM que me han costado mi riñón derecho.

Puede que Intel se haya quedado atrasada en cuanto a nanómetros se refiere y por ahora solo esté tanteando los 10 nm, pero ha hecho grandes avances en otros apartados del diseño y producción de sus procesadores. Eso implica desde la arquitectura del chip hasta el diseño y producción de la pastilla que irá encapsulada en lo que es el procesador en sí. Pero también en el terreno de combinar varios chips de distintos fabricantes y litografías de producción en un solo procesador.

Intel usa un sistema de puente de interconexión embebido multichip (EMIB) que es lo que facilita la creación de este procesador. Combinado con un sistema de compactación de los transistores para que ocupen menos en el proceso 14 nm+ usado en estos chips —son Kaby Lake al fin y al cabo—, y un sistema de gestión dinámica de energía para suministrar en cada momento a cada chip exactamente la que necesita, estos Kaby Lake G son el principio del futuro en el terreno de los procesadores para jugar.

La pastilla de la dGPU está conectada directamente a la CPU a través de ocho pistas PCIe 3.0, si bien Intel denomina a este chip como una unidad de procesamiento gráfico en paquete (pGPU). Lo aviso por si veis en otros sitios que se refieren a ella como pGPU en vez de dGPU, lo cual sería algo más exacto de usar en realidad —disculpadme la inexactitud, pero es la fuerza de la costumbre—.

La dGPU es compatible con FreeSync, FreeSync 2, HDR, salida de vídeo DisplayPort 1.4 y HDMI 2.0b, lo que implica reproducción y codificación 4K y 60 FPS por hardware, por lo que no le falta de nada.

Características del NUC8I7HVK

1_img_2879.jpg

Intel lleva tiempo promocionando los mini-PC, y específicamente su serie NUC, como ideales para todos aquellos que solo quieren un equipo para un uso ofimático, navegador por internet, y otras tareas sencillas. Pero tampoco se olvida de los jugones, y si bien el NUC Skull Canyon se podía quedar, y se quedaba, muy corto en cuanto a potencia gráfica, este equipo, gracias a la combinación de chips de distinto tipo en un solo empaquetado, es una bestia a parte.

La compañía ha mantenido el diseño de la calavera en la tapa superior, que en esta ocasión llega con iluminación RGB personalizable. No se proporciona una segunda tapa sin esa calavera, si bien los que no quieran verla, con apagar la iluminación será suficiente. El diseño externo es similar, aunque es más grueso y pesado que el modelo anterior. Mide 142 mm × 221 mm × 39 mm y pesa unos 1.59 kg, que no está mal teniendo en cuenta que además la fuente de alimentación es externa.

161158 bytes 230085 bytes 327093 bytes 215201 bytes 243783 bytes 213307 bytes 209909 bytes 294992 bytes 183550 bytes 327329 bytes 387288 bytes 377147 bytes 367595 bytes 405331 bytes 426578 bytes 349619 bytes 311490 bytes 249594 bytes 286707 bytes 306001 bytes 429494 bytes 463328 bytes 365146 bytes 319905 bytes 263348 bytes 303917 bytes 406662 bytes 278437 bytes 198849 bytes 187412 bytes 181476 bytes

Para abrir el equipo se necesita una llave Allen que se proporciona el equipo. Tras quitar los seis tornillos se puede ver ya parte del interior, aunque tocará quitar un tornillo Philips y el cable de la izquierda para acceder a la zona donde se introducirán los módulos de RAM y SSD. De estos cuenta con dos SO-DIMM y dos M.2 2280, y se ve preinstalado un combo Bluetooth+wifi, una pequeña tarjeta que está a la izquierda.

NUC Hades Canyon (NUC8I7HVK) de Intel
ProcesadorCore i7-8809G de Intel
Gráfica integradaHD Graphics 630 de Intel
Gráfica dedicadaRadeon RX Vega M GH de AMD con 4 GB de HBM2 a 1.6 GHz
MemoriaDos bancos de memoria DDR4 para 3200+ MHz
AlmacenamientoDos ranuras para SSD de tipo M.2 PCIe 3.0 ×4
Puertos2× mini-DisplayPort, 1× HDMI, 2× Thunderbolt 3 (DisplayPort 1.2, 40 Gb/s, USB 3.1), 4× USB 3.0, 1× USB 3.1, 1× USB 3.1 tipo C
Conectividadwifi 802.11 ac, Bluetooth 4.2, 2× Ethernet
BateríaCargador externo de 230 W (19.5 V, 11.8 A)
Dimensiones142 mm × 221 mm × 39 mm
Peso1.59 kg (otros 0.6 kg de la fuente)
ExtrasCierre de seguridad Kensington, lector de tarjetas SD
Precio969 euros
Configuración adicional2× DDR4-3200 de Kingston, 1× SSD 960 EVO de Samsung de 500 GB, 1x SSD UV500 de 480 GB, por cortesía de Kingston

El NUC8I7HVK está cargado hasta arriba de conectividad. Dispone en el frontal de un USB 3.0, un USB 3.1, un USB 3.1 tipo C, y conector de 3.5 mm de cuatro polos, además de tener un lector de tarjetas SD y tres ledes de información. En el lateral izquierdo tiene un cierre Kensington. En la parte trasera cuenta con la toma de corriente, una salida de audio óptico, dos Thunderbolt 3, dos mini-DisplayPort 1.2, dos RJ-45, cuatro USB 3.0 y un HDMI 2.0. No le falta de nada, si bien el mini-DisplayPort no es una conexión muy común, y en este caso lo he probado con un adaptador DisplayPort a mini-DisplayPort que uso bastante.

Teniendo en cuenta que la salida Thunderbolt 3 es compatible con señal DisplayPort 1.2 y USB 3.1, y que tengo para pruebas un monitor 27UD88 con conector USB tipo C compatible igualmente con vídeo y datos, el teclado y ratón lo tengo conectado al monitor, y por tanto solo hace falta conectar un único cable al monitor para usarlo, reduciendo el número de cables que hay por medio. Personalmente ya no miro monitores que no tengan un USB tipo C con datos, vídeo y carga, por comodidad.

Sin embargo, los dos conectores Thunderbolt 3 están conectados a un chipset Alpine Ridge en lugar de ir directamente conectados a la CPU, por lo que en el uso de tarjetas gráficas externas puede representar una disminución del rendimiento. Una pena, si bien el chip gráfico Radeon RX Vega M GH es una auténtica bestia para el equipo que es este NUC.

En la caja en la que se vende, se incluye un adaptador VESA de 100 mm × 100 mm, la tornillería relacionada, la llave Allen para abrir el equipo, un manual de usuario, la garantía, una pegatina del procesador i7 con la Radeon, y el cargador externo. Este cargador es de 230 W, dando algo de margen a los más o menos 150 W que consume el equipo en carga —como indico en el apartado de consumo más adelante—. No me termina de convencer que el cable salga en forma de L, por los tirones que se va a llevar innecesarios, si bien favorece su transporte.

Programas y aplicaciones

nuc_hades_canyon_001.jpg

El equipo llega sin una copia de Windows 10, pero a cambio Intel proporciona una serie de programas para instalar en el equipo una vez se tenga esa licencia de Windows 10 corriendo en el equipo. Además, por su orientación al sector de los jugones, ofrece diversos títulos para hacer más llevadero el desembolso de los 960 euros en el equipo.

Entrando en la dirección https://starterpack.intel.com, solo hay que meter el número de serie, indicado como «S/N» debajo del NUC, para acceder a una bolsa de programas y juegos de bienvenida. Son los que veis en la imagen superior, así que tenéis gratuitamente Warhammer: Vermintide II, Star Trek: Bridge Commander, Redout: Enhanced Edition, y unos pocos más. Son claves de Steam, de la tienda Oculus o de donde corresponda. El más interesante para personalización es el LED Manager, que permite configurar el color de los ledes de la tapa superior del equipo. En mi caso, los he cambiado a unos más discretos y menos agresivos blanco y azul.

Es importante que vayáis a la web de Intel a descargar el software relacionado con el NUC, lo que incluye, por ejemplo, el controlador Thunderbolt 3 para usar tarjetas gráficas externas, o el equipo no las detectará por sí solo. También hay para los distintos sistemas, como el wifi, Bluetooth, etc., que si te funcionan bien es mejor no instalar nada.

radeon_settings.jpg

En ese apartado de las gráficas externas, un apunte. Los controladores Radeon usan una aplicación propia de Intel, basada en la que usa AMD para sus tarjetas gráficas Radeon, pero que al fin y al cabo computan de cara al sistema operativo como controladores Radeon. Si se conecta una Radeon externa, se requiere la instalación de los Radeon de AMD, pero en ese momento el equipo deja de mostrar vídeo. Solo he podido hacer funcionar como tarjetas gráficas externas las de Nvidia.

Los ajustes permiten lo habitual, como la gestión de características gráficas por juego, la monitorización de rendimiento gráfico dentro del juego, la grabación de vídeos con Radeon ReLive, etc. También el apartado Radeon Wattman para subir la GPU, ya que en este equipo tanto la CPU como la GPU y la memoria están desbloqueadas para subida. Por eso suele consumir unos 150 W en un uso en juego el equipo, y tiene unos 70 a 80 W de margen de subida. Pero no lo recomiendo nada porque el equipo ya se calienta bastante de normal como para que, ahora que estamos en el verano boreal, se incendie el equipo.

En general, Intel no ha desarrollado software muy específico para el NUC, pero los pocos jueguecillos que oferta con él y las aplicaciones, orientadas también a fomentar la realidad virtual, son bienvenidas.

Resultados en computación y trabajo

A continuación tenéis una serie de pruebas relacionadas con la potencia de cómputo y en entornos de trabajo del procesador. La primera prueba es un clásico para comprobar el potencial de uso en renderizaciones, Cinebench R15.

Cinebench R15, prueba mononúcleo
Core i7-8700K
206
Core i7-7700K
193
Core i7-6700K
182
Core i7-8809G
176
Core i5-8400
173
Ryzen 5 2600X
170
Ryzen 7 1800X
162
Core i7-6900K
161
Ryzen 7 1700X
153
Ryzen 5 1600X
150
Ryzen 7 1700
148
Ryzen 5 1500X
148
Core i5-7400
147
Ryzen 3 1300X
146
Pentium G4560
144
Core i5-6400
141
Ryzen 3 1200
126
Ryzen 5 1400
125
A12-9800
98
Athlon X4 950
92
Cinebench R15, prueba multinúcleo
Ryzen 7 1800X
1640
Core i7-8700K
1556
Ryzen 7 1700X
1545
Core i7-6900K
1477
Ryzen 7 1700
1444
Ryzen 5 2600X
1357
Ryzen 5 1600X
1227
Core i5-8400
968
Core i7-7700K
963
Core i7-6700K
902
Core i7-8809G
848
Ryzen 5 1500X
801
Ryzen 5 1400
678
Core i5-7400
567
Ryzen 3 1300X
541
Core i5-6400
528
Ryzen 3 1200
468
Pentium G4560
376
A12-9800
325
Athlon X4 950
302

7-Zip incluye una herramienta para ver su rendimiento en compresión y descompresión de archivos.

7-Zip, en MIPS
Core i7-8700K
42210
Ryzen 5 2600X
36310
Ryzen 7 1700
35703
Ryzen 5 1600X
32081
Core i7-8809G
31265
Core i7-6700K
26813
Core i5-8400
25778
Ryzen 5 1500X
21924
Ryzen 5 1400
18339
Core i5-7400
15173
Ryzen 3 1300X
14590
Core i5-6400
14380
Ryzen 3 1200
12683
Pentium G4560
12127
A12-9800
11416
Athlon X4 950
10529

Una prueba en PC Mark 8 Home, sin aceleración mediante OpenCL.

PCMark 8 Home, sin OpenCL
Core i7-8700K
4765
Core i7-7700K
4623
Core i5-8400
4086
Core i7-6700K
4054
Ryzen 5 2600X
3947
Core i7-6900K
3920
Core i7-8809G
3677
Ryzen 5 1500X
3617
Ryzen 3 1300X
3440
Ryzen 7 1700
3389
Pentium G4560
3351
Ryzen 5 1400
3306
Core i5-7400
3297
Core i5-6400
3168
Ryzen 3 1200
3114
A12-9800
2645
Athlon X4 950
2233

Los procesadores de cuatro núcleos físicos u ocho lógicos ya no son especialmente llamativos. Algunos habrían preferido ver el Core i7-8809G con una parte de CPU más potente, con un par de núcleos más, pero todo se andará. Sin embargo, para las tareas para las que es interesante, jugar y diseño, es más que suficiente como un equipo todoterreno. No va a destacar en ninguno de ambos campos por potencia de procesamiento. Sin embargo, la buena potencia mononúcleo del procesador hará que no limite en absoluto al chip gráfico dedicado Radeon RX M GH que incluye.

En cuanto al almacenamiento, las siguientes capturas muestran que no hay mayor problema en alcanzar los valores típicos de velocidad del 960 EVO y el UV500.

57394 bytes 53925 bytes

Metodología de análisis de rendimiento gráfico

Las pruebas de rendimiento las realizo seleccionando los preajustes ultra siempre que es posible y si dan la opción, aunque en Ashes of the Singularity los pongo en altos para forzar una tasa de fotogramas mayor. Sobre el suavizado, no lo pongo más allá de FXAA para poder compararlo bien con la resolución QHD y 4K, en la que esta última en un monitor estándar de 27 pulgadas sirve de poco o nada poner el suavizado de bordes. También el poner un suavizado de mayor o menor calidad dependerá del tamaño del monitor y la distancia de uso, y puede haber diferencias a la hora de aplicar uno u otro en función de la arquitectura de la tarjeta gráfica.

También desactivo las características específicas de tarjetas de cada marca, como la oclusión ambiental HBAO+ de Nvidia o el PureHair de AMD, por el posible impacto negativo que tengan en las tarjetas de la marca contraria. Las pruebas se han realizado con los controladores GeForce 397.31 instalados y los Radeon propios de Intel a fecha de 20 de junio de 2018 —los Radeon 18.5.1 que fueron publicados el 13 de junio de 2018—.

Los valores se toman de los archivos de tiempo de fotograma que generan los juegos, o mediante OCAT, una aplicación de AMD que integra la librería PresentMon de Intel. Esta librería se engancha directamente a la API gráfica que se esté usando —DX11, DX12 o Vulkan, entre otras—, dando medidas muy precisas de los tiempos de fotograma. Analizando los datos del archivo generado mediante un script se puede obtener la tasa de fotogramas, y también estudiar sus resultados en distintas gráficas pasándolos a una hoja de cálculo.

Los valores se toman al menos dos veces por juego, y se cierran todas las aplicaciones y procesos no imprescindibles mientras se ejecutan para asegurar que no hay nada consumiendo tiempo de CPU en segundo plano. También se desactivan las interfaces de Steam, UPlay y Origin para evitar conflictos. Además de mostrar la tasa media de fotogramas, incluyo el percentil 99, que es el mínimo de FPS por encima del cual se pasa el 99 % del tiempo el juego, lo cual es una medida del tiempo de fotograma máximo que hay en un juego. Generalmente, si baja de 30 FPS el percentil 99 se puede considerar como que la experiencia de juego no será totalmente fluida.

Equipos de pruebas

Para las pruebas de tarjetas gráficas en equipo de sobremesa he utilizado el habitual equipo de pruebas de la web, que incluye una placa base Z370, un Core i7-8700K, 16 GB de memoria DDR4 a 3200 MHz, una SSD principal de 512 GB de tipo PCIe 3.0 ×4 y almacenamiento secundario SSD de tipo SATA3.

Pruebas de tarjeta gráfica dedicada

assassin__039_s_creed__2017_-3852668.jpg

Como he indicado anteriormente, las pruebas se han realizado con una GTX 1080 en cuatro procesadores distintos de un rango de precios similar. Se han tomado medidas a 1080p, indicando tanto la media de FPS como el percentil 99 de la información de tiempos de fotograma capturados por PresentMon o las pruebas de rendimiento integradas en los juegos.

Ashes of the Singularity: Escalation

Ashes of the Singularity, 1080p, media FPS
GTX 1060
75,3
72,7
GTX 1050 Ti
44,4
44,5
Radeon RX Vega M GH
43,1
48,8
DX 11 DX 12
Ashes of the Singularity, 1080p, percentil 99
GTX 1060
38,6
47,6
GTX 1050 Ti
27,6
26,6
Radeon RX Vega M GH
21,1
24,6
DX11 DX12

Hitman

Hitman, 1080p, media FPS
GTX 1060
77,9
77
Radeon RX Vega M GH
60,2
61,6
GTX 1050 Ti
47,7
43
DX11 DX12
Hitman, 1080p, percentil 99
GTX 1060
52,7
51,3
Radeon RX Vega M GH
38,1
39,3
GTX 1050 Ti
30,4
26,5
DX11 DX12

Total War: Warhammer

Total War: Warhammer, 1080p, media FPS
GTX 1060
69,7
66,5
Radeon RX Vega M GH
43,8
50,7
GTX 1050 Ti
40,7
39,7
DX11 DX12
Total War: Warhammer, 1080p, percentil 99
GTX 1060
54,4
51,3
Radeon RX Vega M GH
33,9
38,1
GTX 1050 Ti
30,7
30,4
DX11 DX12

Deus Ex: Mankind Divided

Deus Ex: Mankind Divided, 1080p, media FPS
GTX 1060
44,7
43,8
Radeon RX Vega M GH
31
33,4
GTX 1050 Ti
27,1
26,8
DX11 DX12
Deus Ex: Mankind Divided, 1080p, percentil 99
GTX 1060
35,2
34,2
Radeon RX Vega M GH
22,7
23,3
GTX 1050 Ti
21,3
18,4
DX11 DX12

The Division

The Division, 1080p, media FPS
GTX 1060
60,1
61,6
Radeon RX Vega M GH
41,2
41,1
GTX 1050 Ti
33,5
33,3
DX 11 DX 12
The Division, 1080p, percentil 99
GTX 1060
38,3
37,7
Radeon RX Vega M GH
27,5
27,7
GTX 1050 Ti
21,5
21,5
DX11 DX12

DiRT Rally

DiRT Rally, 1080p, DX11
GTX 1060
120,5
98,4
Radeon RX Vega M GH
81,6
70,2
GTX 1050 Ti
76,4
61,5
Media FPS Percentil 99

The Witcher 3

The Witcher 3, 1080p, DX11
GTX 1060
57,7
46,6
Radeon RX Vega M GH
42,3
30,3
GTX 1050 Ti
36,2
17,4
Media FPS Percentil 99

For Honor

For Honor, 1080p, DX11
GTX 1060
94,9
69,9
GTX 1050 Ti
61,1
45
Radeon RX Vega M GH
59,6
43,4
Media FPS Percentil 99

Ghost Recon: Wildlands

Ghost Recon: Wildlands, 1080p, DX11
GTX 1060
40,8
32,9
GTX 1050 Ti
24,9
19,7
Radeon RX Vega M GH
24
19,5
Media FPS Percentil 99

Dawn of War III

Dawn of War III, 1080p, DX11
GTX 1060
82,6
68,7
Radeon RX Vega M GH
60,7
48
GTX 1050 Ti
52,9
46,4
Media FPS Percentil 99

Assassin's Creed: Origins

Assassin's Creed: Origins, 1080p, DX11
GTX 1060
62,4
42,4
GTX 1050 Ti
36,9
30,5
Radeon RX Vega M GH
31,6
23,2
Media FPS Percentil 99

Temperaturas, consumo y overclocking

img_2873.jpg

El sistema de refrigeración del chip Kaby Lake G incluido se basa en un generoso disipador —para el tamaño del equipo— y dos ventiladores pequeños. No es la mejor refrigeración para un procesador con un potencia de diseño térmico (TDP) de 100 W, pero cumple suficientemente bien su función, sin generar un ruido alto.

Las temperaturas en reposo o un uso ligero del equipo son buenas, sin que lleguen a activarse los ventiladores. Pero en cuanto ya se le dé un poco más de uso al equipo, como al ver películas en un navegador, se activarán, aunque haciendo solo un ligero ruido poco molesto. Es cuando se juega o se hace un uso intenso del equipos cuando empieza a notarse el problema de los mini-PC, ya que hace el ruido equivalente de un portátil para juegos en condiciones, o unos 40 dB. El ruido en carga completa se va más allá, hasta unos 44 dB. En una situación de juego normal no es más ruidosa que una PlayStation 4 o una Xbox One, por lo que es aceptable para usar el NUC en el salón.

ReposoEn juegosCarga completa
Temperaturas
NUC8I7HVK+17 ºC+58 ºC+70 ºC
Ruido
NUC8I7HVK25 dB39 dB44 dB

En el terreno del consumo, la parte de CPU tiene un consumo en carga completa en torno a los 54 W, mientras que el paquete consume en total unos 59.2 W. Por otro lado, la Radeon RX Vega M GH, la cual consume, en carga, un máximo de unos 67 W; pero siendo el equipo que es, solo 67 W parece demasiado bueno para ser verdad.

Para corroborarlo, he mirado el consumo en reposo del equipo, midiendo el vataje extraído de la red eléctrica, que son unos 32 W, mientras que el consumo en Furmark del equipo con la prueba de GPU llega a los 153 W —consumiendo unos 10 W la CPU—, y con la prueba de CPU alcanza lo 88 W. Por tanto, la tarjeta gráfica dedicada consume más bien unos 110 W por sí sola, lo que incluye los 4 GB de HBM2. La tarjeta gráfica de Nvidia, GTX 1050 Ti, tiene un consumo en torno a los 70 W, por lo que si bien la Radeon RX Vega M GH es algo más potente según juego, consume bastante más.

En juegos reales, The Division en este caso, el consumo del equipo se sitúa sobre los 140 W, con unos 39 dB. En cuanto a la temperatura, la dGPU, en carga completa, se sitúa en torno a los 82 ºC. La CPU es fácil que alcance en estas situaciones exigentes los 93-100 ºC, y el paquete en total los 100 ºC, su máxima temperatura de funcionamiento, por lo que es mucho más que probable que en el verano hay limitación térmica de algún tipo.

Consumo del procesador, en vatios (W)
Core i5-6400
TDP de 65 W
31,1
38,5
Core i5-8400
TDP de 65 W
48,6
54,4
Ryzen 5 1500X
TDP de 65 W
49,5
68,3
Core i7-8809G
TDP de 100 W
54,4
59,2
Ryzen 5 1600X
TDP de 95 W
60
76,2
Core i7-7700K
TDP de 95 W
77,9
88,1
Ryzen 5 2600X
TDP de 95 W
79,9
118,51
Core i7-8700K
TDP de 95 W
112,7
123,5
Solo núcleos Paquete

Conclusión

img_2851.jpg

Los mini-PC son uno de esos productos que debes necesitarlos para comprarlos o no vas a entender ni su precio ni su utilidad. Es muy habitual que los aficionados al submundillo de los mini-PC oigamos comentarios como «por esos 1000 euros me compro un sobremesa cinco veces más potente». Obvio, pero también es un equipo que ocupa muchísimo más.

Este sector de los NUC, y los mini-PC en general, está más orientado a los que quieran ahorrar mucho espacio en su escritorio o quieran utilizar el equipo en el salón del hogar. Ahí no puedes poner una semitorre de 450 mm × 450 mm × 200 mm, o tu pareja te va a echar de casa. Este NUC Hades Canyon es una máquina de juegos perfecta para el salón, con una gran potencia, aunque a un buen precio.

Las alternativas actuales al NUC8I7HVK son el HiGame de Chuwi, si bien su precio es de 1499 dólares con 8 GB de RAM, 256 GB de almacenamiento y una copia de Windows 10, aunque es algo más grande y probablemente menos ruidoso, con la ventaja de poder instalar una más económica SSD en formato de 2.5 pulgadas. En su ronda de financiación de Indiegogo se puede adquirir por 1099 dólares o unos 970 euros al cambio con esa configuración —unidades limitadas—, por lo que sale mejor de precio. Todo depende de lo que quieras arriesgarte con una marca china y con un producto de un proyecto de Indiegogo.

nuc.jpeg
Desmontaje del NUC, licencia Tom's Hardware

Pero el NUC8I7HVK no tiene por ahora otros competidores. El procesador Core i7-8809G es bastante caro al aunar memoria HBM2, una CPU y una GPU dedicada que, junto con el resto de componentes, el precio que tiene sobre los 899 dólares no es caro. Tampoco es barato. Todo depende de lo mucho que te beneficie su pequeño tamaño y su buena potencia gráfica para jugar a 1080p y realizar trabajos.

Ahora mismo estoy usando este equipo a modo de portátil. Me lo meto en la mochila junto con la fuente, y me lo llevo a la oficina de vez en cuando, o incluso a casa de mis padres cuando les hago una visita. Lo bueno de tenerlo como equipo principal es que te lo puedes llevar contigo sin problemas. La alta variedad de conectores y el poder usar una tarjeta gráfica externa a través de Thunderbolt 3 le dan una mayor longevidad, como se la han dado al modelo anterior, Skull Canyon.

intel_boxnuc8i7hvk1_nuc_8_vr_nuc8i7hvk_1401272.jpg

Por potencia, la Radeon Vega M GH me parece estupenda. Ya se ha visto que es en bastantes ocasiones más potente que una GTX 1050 Ti, y en otras no tanto. Pero en general, se puede decir que esta algo por encima de esta tarjeta gráfica de Nvidia, por lo que para jugar a 1080p es excelente. Con la ventaja de que, si en algún momento llega a imponerse DirectX 12, son juegos en los que claramente sale beneficiada esta unidad gráfica.

En su conjunto, el NUC8I7HVK aporta un buen rendimiento gráfico, buena potencia de procesamiento, suficientes opciones de almacenamiento —se puede usar Thunderbolt 3 para los que quieran almacenamiento rápido externo, y si no unas SSD o discos duros por USB 3.0—, conectividad muy variada, y un nivel de ruido decente para lo que es, si bien es un apartado a mejorar en el futuro. Pero en general, si tienes la necesidad de un equipo de estas características, muy pequeño, versátil y potente, no hay alternativas en el mercado que lo superen.