Kingston es una de las empresas que mayor presencia tiene en el sector de la memoria flash, aunque también está en otros como la DRAM. Como uno de los componentes que más pueden acelerar el rendimiento en el día a día de un PC, son muy buscados por los consumidores. Con el precio de las SSD a la baja con esta primavera de 2018 bien entrada, el sector está recibiendo un empujón con nuevos modelos como los de la serie UV500 de Kingston.

Siendo una serie que usa una interfaz de tipo SATA3, en vez de la más rápida PCIe, siguen siendo muy buscados por la diferencia de precio y porque, como comentaré más adelante, en un uso normal de un equipo no se percibe diferencia de rendimiento. El terreno en el que tienen que competir las compañías es en el del precio por giga, principalmente, y en el de los extras para ver si un modelo conviene más que otro.

Serie UV500 de Kingston: características

img_2806.jpg

Kingston presentó esta serie UV500 a mediados de abril, y es una que tiene como objetivo ser económica, además de que llega al mercado en formato de disco de 2.5 pulgadas, tarjeta M.2 2280 y una cada vez menos usada mSATA —aunque se agradece para la multitud de equipos que todavía tienen una de estas conexiones—. La memoria utilizada por la compañía en estas SSD es de tipo TLC (tres bits por celda). Es la más utilizada por todas las compañías actualmente, ya que a pesar de que hace un par de años pudieran presentar problemas de durabilidad —cantidad de información que se puede guardar antes de poder presentar algún fallo—, actualmente esos problemas se han eliminado con mejores procesos de fabricación y mejores controladores.

img_2807.jpg
La placa de circuito impreso (PCB) de esta SSD solo tiene componentes por un lado.

La salsa secreta de las SSD reside en ese controlador, de los cuales las compañías que los fabrican no suelen dar muchos detalles. En el caso de la serie UV500, Kingston a recurrido a un controlador 88SS1074 de Marvell —fabricado a 28 nm—, que es a la que recurren generalmente las compañías que no crean su propio controlador de SSD. La calidad de estos controladores es muy alta, y en el caso del 88SS1074 dispone de algunas características adicionales relevantes, pese a no ser el más moderno de los controladores de Marvell.

Serie de SSD UV500 de Kingston
Característica UV500, 120 GB UV500, 240 GB UV500, 480 GB UV500, 960 GB
Lectura secuencial 520 MB/s 520 MB/s 520 MB/s 520 MB/s
Escritura secuencial 320 MB/s 350 MB/s 500 MB/s 500 MB/s
Lectura aleatoria 4 KB 85000 IOPS 85000 IOPS 85000 IOPS 85000 IOPS
Escritura aleatoria 4 KB 19000 IOPS 25000 IOPS 40000 IOPS 50000 IOPS
Controlador 88SS1074 de Marvell 88SS1074 de Marvell 88SS1074 de Marvell 88SS1074 de Marvell
Encriptación AES-256, TGC/Opal v2 AES-256, TGC/Opal v2 AES-256, TGC/Opal v2 AES-256, TGC/Opal v2
Durabilidad 60 TB 100 TB 200 TB 480 TB
Precio 38.99 EUR 54.99 EUR 75,4 EUR 247.59 EUR

Por un lado, dispone de encriptación AES-256 por hardware y gestión de la seguridad TCG/Opal v2. Por otro, incluye sistemas de corrección de errores y de comprobación de paridad de baja densidad (LDPC). Además, para mejorar el rendimiento de la SSD incluye un chip de 512 MB de DDR3 (D2516EC4BXGGB) de Kingston, así como cuatro chips de memoria NAND 3D (FB12808UCT1-32) de 128 GB cada uno. La otra ventaja de esta SSD está en su consumo, ya que se sitúa en un máximo de 2.32 W en escritura, por lo que puede ser más idóneo para portátiles.

Como es habitual, la velocidad máxima dependerá de la capacidad debido al principio de paralelismo en la lectura y escritura bajo la que funcionan las SSD. La lectura y escritura secuencial nominal se encuentra en los 520 MB/s y 500 MB/s máximos, mientras que la velocidad de lectura y escritura aleatoria de archivos de tamaño 4 KB se sitúa en los 85 000 y 50 000 IOPS (operaciones de entrada/salida por segundo). No son valores para sorprender, pero están dentro de lo razonable si se ofrecen por el precio adecuado.

Pruebas

img_2809.jpg

Las SSD actuales tienen una tendencia a proporcionar la misma experiencia de usuario, y eso significa que la mayoría de las tareas que se tienen que hacer de leer y escribir ficheros en un uso normal se realiza en unos tiempos muy parecidos e indistinguibles para el usuario final. Un disco SATA3 y uno PCIe 3.0 ×4 no tendrán diferencias notables si se utilizan para jugar, arrancar el sistema operativo o tareas básicas en programas de diseño, ya que dependen más del procesador y tarjeta gráfica.

Aun así, pueden proporcionar velocidades muy distintas para otras tareas más específicas, como copia de archivos grandes o pequeños entre discos, y para eso utilizo dos tipos de pruebas distintas: una para datos de uso específicos, y otras para datos de experiencia de usuario. Las pruebas están realizadas en un PC con una placa base Z370, memoria DDR4-3200 y un Core i7-8700K, con Windows 10 Home de 64 bits.

Lectura/escritura aleatoria y secuencial

Las primeras pruebas son de lectura/escritura secuencial y aleatoria de archivos de 128 KB y 4 KB respectivamente, en el que se miden los resultados con colas de profundidad variables. Estas colas representan el número de operaciones que están siendo ejecutadas en un momento dado, y debido a la naturaleza de la memoria NAND, el rendimiento se beneficia de tener colas de mayor profundidad que potencia el paralelismo en las operaciones de E/S.

En una prueba enlatada es habitual que la profundidad de cola sea de 32 para saturar el enlace E/S, pero en un uso más del día a día la profundidad de la cola suele ser sobre todo de 1, 2 y 4. En los siguientes datos se recogen los resultados de la media de estos tres tamaños de colas de profundidad. En el caso de las pruebas secuenciales, se realizan con bloques de 128 KB, y en las pruebas aleatorias son bloques de 4 KB. Se han dejado durante 5 minutos con IOMeter, tras acondicionar la SSD, y usando todo el espacio disponible para la prueba.

UV500 480 GB, lectura secuencial 128 KB (MB/s)
850 EVO (1 TB)
506
UV500 (480 GB)
498
BX200 (480 GB)
472
MX300 (750 GB)
466
MX300 (2 TB)
452
UV500 480 GB, escritura secuencial 128 KB (MB/s)
850 EVO (1 TB)
482
MX300 (750 GB)
444
MX300 (2 TB)
430
UV500 (480 GB)
180
BX200 (480 GB)
99
UV500 480 GB, lectura aleatoria 4 KB (MB/s)
850 EVO (1 TB)
73,6
UV500 (480 GB)
49,2
MX300 (2 TB)
40
BX200 (480 GB)
37,2
MX300 (750 GB)
37,1
UV500 480 GB, escritura aleatoria 4 KB (MB/s)
850 EVO (1 TB)
105
UV500 (480 GB)
52,9
MX300 (750 GB)
46,5
BX200 (480 GB)
35,6
MX300 (2 TB)
27,3
UV500 480 GB, lectura-escritura mixta 128 KB (MB/s)
850 EVO (1 TB)
356
MX300 (750 GB)
333
MX300 (2 TB)
292
UV500 (480 GB)
252
BX200 (480 GB)
167

PCMark 8

Una prueba que demuestra que en un uso cotidiano los SSD proporcionan la misma sensación de rendimiento es la PCMark 8 de almacenamiento, que representa una serie de sesiones pregrabadas de uso real en el día a día para las SSD. La puntuación que aporta es un cálculo del tiempo que lleva reproducir la sesión de uso de varias aplicaciones y juegos (World of Warcraft, Battlefield 3, Photoshop, After Effects, etc.).

UV500 480 GB, PCMark (puntuación)
850 EVO (1 TB)
4992
MX300 (750 GB)
4963
Ultra II (960 GB)
4959
UV500 (480 GB)
4945
SSD 840 EVO (1 TB)
4922
BX200 (480 GB)
4890

Dicha prueba de PCMark 8 también calcula la velocidad de tranferencia del SSD durante el tiempo que está activo, y por tanto refleja un ancho de banda de uso real de la unidad.

UV500 480 GB, PCMark ancho de banda (MB/s)
850 EVO (1 TB)
293,1
Ultra II (960 GB)
246
MX300 (750 GB)
243
UV500 (480 GB)
240
SSD 840 EVO (1 TB)
221,3
BX200 (480 GB)
190

Otras pruebas

Por último, un repaso a un par de pruebas muy habituales que se utilizan a la hora de perfilar el rendimiento de una SSD como son CrystalDiskMark y ATTO. Estas pruebas intentan saturar la conexión con la máxima profundidad de cola para valorar el rendimiento máximo, pero suelen decir poco del rendimiento real de las SSD. Por otro lado, la imagen correspondiente a la transferencia de Windows es desde un MX300 de 2 TB hasta el UV500 de 480 GB de un archivo de 10 GB, que cuenta la misma historia que se ha visto con IOMeter del menor rendimiento de escritura secuencial respecto a otras SSD, quedándose estable a unos 170 MB/s.

174091 bytes 78286 bytes 62196 bytes

Conclusión

5ae341699371euv500-02.jpg

Actualmente las unidades de estado sólido (SSD) suelen tener la mayoría unas prestaciones similares. De cara al usuario final, todas tienen la ventaja de unos tiempos de acceso mínimos a la información, y una velocidad de transferencia de archivos pequeños mucho mayor que la de un disco duro. Eso da una mayor velocidad de arranque de Windows y mayor fluidez en el día a día. Por tanto, a la hora de la verdad lo que prima en esta situación es el coste por giga de las SSD y sus prestaciones.

La serie UV500 aporta una característica fundamental a bajo coste como es la encriptación por hardware. Además, consume menos de la mitad que el popular MX500 de Crucial, lo que lo hace más idóneo como una SSD para portátiles, y por tanto debería ser uno de los primeros modelos a mirar por los que lo quieran para uno de estos equipos, o al menos los que precisen de la máxima autonomía en ellos.

En cuanto al rendimiento, está en la media. Si bien no tiene una velocidad de escritura secuencial elevada, en el resto de pruebas se porta bien, así como en un uso mixto de lectura/escritura. Como muestran las pruebas de uso más real como la de PCMark 8, no se notará diferencia de uso salvo en situaciones concretas como uso en entorno profesional. Por ejemplo, la ejecución de procesos de lotes sobre imágenes o en un servidor de bases de datos se vería favorecido por un más caro modelo tipo PCIe, que además suelen contar con mayor durabilidad.

La serie UV500 no tiene puntos negativos de por sí, y todo se resume al panorama actual de precio por giga de las SSD. Puesto que todavía no ha terminado de aterrizar, con un precio de venta al público recomendado (PVPR) de 151 euros por el modelo de 480 GB, eso arroja 32 céntimos/giga —tanto en formato M.2 2280 como en disco de 2.5 pulgadas—, que es algo elevado para lo que se puede obtener actualmente en 23 o 24 céntimos/giga del MX500 de 500 GB en disco de 2.5'' y M.2 2280 respectivamente, o los también 23 céntimos/giga del modelo A400 de 480 GB de la propia Kingston. Necesita aposentarse la serie en el mercado y que baje su PVP, pero esto es lo que ocurre siempre con las nuevas series de SSD y no es un demérito, sino la realidad del mercado de los componentes de PC.