Nvidia es la empresa fuerte en el sector de las tarjetas gráficas, tanto en el sector profesional como el casero, y su director ejecutivo, Jen-Hsun Huang, ha sido muy vocal respecto a la anunciada alianza Intel-AMD. Fructificará en los procesadores Kaby Lake G, a pesar de que además Intel ha cazado a su ex vicepresidente sénior de Radeon Technologies, Raja Koduri, para crear tarjetas gráficas dedicadas de gama alta.

En una entrevista en Venture Beat, Huang ha dicho que no alterará los planes de Nvidia para sus futuras GPU. «Creo que es una derrota para AMD. Su liderazgo para las futuras generaciones está comprometido. Además es un reconocimiento público y asombroso de la importancia de las GPU». Ciertamente no hay mucho motivo para vender chips gráficos a Intel y dinamitar su línea de APU, pero igual hay una estrategia subyacente que se nos escapa a muchos.

Ante la pregunta de si hay algún tipo de acuerdo con Intel para licenciar sus patentes, ha indicado que tuvieron ese tipo de acuerdo hace bastante tiempo. «Desde entonces ha surgido nueva propiedad intelectual al respecto, y nos encanta compartirla. Cruzaremos ese puente cuando lo tengamos que cruzar».

Sobre el impacto de la criptominería en las ventas de las GPU de la compañía y que podrían estar engordando sus resultados financieros, ha indicado que es un pequeño volumen del total. No es cero, pero que es pequeño, ya que el negocio de las GPU de Nvidia abarca multitud de mercado y es enorme. Según Huang, este negocio de la criptominería está valorado en unos 70 millones de dólares para la compañía, frente a los 10 000 M$ que ingresa anualmente. «Es un mercado grande para algunos, pero pequeño para Nvidia».

Por último, sobre la conducción autónoma ha indicado que en tres o cuatro años habrá coches autónomos en algunas zonas. Actualmente hay 225 proyectos que utilizan Drive PX, la supercomputadora para coches, que van desde empresas jóvenes hasta empresas de nivel mundial, y de todo tipo de sectores, como el de mapas.

Vía: Hot Hardware.