Amazon ha tenido un gran éxito en los últimos años con sus servicios de computación en la nube, englobados en Amazon Web Services (AWS), y eso significa que como cualquier otra compañía de internet tiene necesidad de reducir costes y lo hace diseñando sus propios procesadores. El Graviton2 es la última adición a su catálogo, y uno que apunta al futuro ARM de los servidores de la compañía.

Esta nueva iteración pasa de los dieciséis núcleos del Graviton hasta los sesentaicuatro núcleos de tipo Neoverse N1 de ARM, haciendo valer los nuevos procesos litográficos de fabricación de chips para reducir el tamaño del mismo. Incluye en torno a los 30 000 millones de transistores y está fabricado a 7 nm, estando tasado en una potencia de diseño térmico de 105 W. Amazon habla de que puede proporcionar siete veces más rendimiento que la primera generación, y hasta dos veces por núcleo individual.

La disposición interna de los núcleos es en malla y conectados por una interconexión que permite un ancho de banda entre ellos de 2 TB/s. Los núcleos funcionan a 3.1 GHz. También incluye 32 MB de caché de nivel 3, 1 MB de caché de nivel 2 por núcleo, y hace uso de memoria principal DDR4-3200 de ocho canales con encriptación de memoria AES-256. Para la conectividad externa incluye 64 canales PCIe 4.0.

Este procesador se pondrá a disposición de los clientes de AWS a través de varias instancias, denominadas M6g, R6g y C6g, pudiendo contratar equipos de hasta esos 64 núcleos, 512 GB de RAM y conexiones de red mejoradas de hasta 25 Gb/s.

Vía: AnandTech.