El Gobierno chino ha querido imprimir fuerza a la producción de chips diseñados en China ya que la mayoría del desarrollo de chips de memoria y almacenamiento se hace fuera del país, aunque se produzcan en él. Por ello ha estado invirtiendo miles de millones de dólares en empresas del país para que diseñen chips y eliminar la dependencia externa de, sobre todo, Estados Unidos. Pero debido a que China no dispone de las patentes tecnológicas de la memoria, hay diversas empresas como Samsung, SK Hynix o Micron que estaban denunciado a empresas chinas de espionaje industrial.

Micron demandó a una de ellas, Fujian Jin Hua Integrated Circuit, y tras ello China empezó una investigación por pactar precios entre Samsung, SK Hynix y Micron en el sector de la DRAM. De momento la investigación por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha finalizado, con la prohibición de exportación de tecnologías y recursos a Fujian.

Estiman que ha realizado espionaje industrial para robar secretos industriales a Micron y poder llevar a cabo el diseño y fabricación de chips de DRAM en China. Puesto que en la práctica Fujian es una empresa gubernamental china, prácticamente están acusando a China de espionaje industrial, que en el actual clima de hostilidades económicas entre ambos países no parece extraño.

El veto a Fujian es preliminar, por lo que queda todavía que el Departamento de Justicia publique su investigación y conclusiones. Las multas a las compañías chinas que están siendo investigadas podrían ser de más de 20 000 millones de dólares, echando por la borda toda la inversión en diseño y producción de chips propia que ha realizado el gobierno chino en ellas, aunque también se enfrentan sus directivos a penas de prisión de hasta quince años.

Si bien esto puede ser un revés para cierta parte del negocio de diseño y producción de chips de memoria chinos, otras compañías chinas han empezado a poner en el mercado chips de DRAM, o están a punto de ello. Por ejemplo, Innotron y Xi'an UnilC. Esto ayudará a rebajar la presión en el sector de DRAM, abaratando los costes de compra de chips de DRAM para el sector de móviles chinos y otros dispositivos.

Vía: AnandTech.