ADATA cuenta con la submarca Xtreme Performance Gear (XPG) que se encarga de poner en el mercado los productos más orientados para jugones. Puesto que también es uno de los principales productores de SSD, eso significa darles ese toque especial que tienen estos productos. Mientras que llega la iluminación RGB a las SSD en formato M.2, por ahora XPG se ha limitado a darle un aspecto bastante mejorado a su serie Gammix.

El modelo del presente análisis, Gammix S11, no varía en aspecto del Gammix S10 al que sustituye, aunque mejora en cuanto a la calidad de la memoria NAND incluida y el controlador utilizado, dándole un empujón más que importante de rendimiento y situándolo en la primera fila de las SSD con interfaz PCIe 3.0 ×4.

Serie Gammix S11 de ADATA XPG: características

gammix_s11.jpg

La serie Gammix S11 está orientada a la gama alta, incluso dentro de lo que es el sector de las SSD que usan una interfaz PCIe. Como es habitual ahora mismo en las SSD, ADATA ha utilizado memoria NAND 3D de 64 capas fabricada por Micron, de tipo TLC (tres bits por celda). Esto permite a los fabricantes de chips producir más cantidad total de capacidad por oblea, reduciendo el coste de producción. Aunque durante finales de 2016 el precio de las SSD aumentó muchísimo, desde principios de año su precio ha bajado sustancialmente, favoreciendo a las SSD de gama alta, más accesibles al consumidor medio.

La memoria TLC (tres bits por celda) actualmente es también de mayor calidad de años atrás, por lo que no es peor en el terreno de la durabilidad —cantidad de bits que se pueden grabar antes de que pueda presentar fallos— que la memoria MLC (dos bits por celda). El formato físico de la Gammix S11 es M.2, subtipo 2280 —22 mm de ancho y 80 mm de largo—, y cuenta con chips NAND en ambas caras. Muchas placas base actualmente disponen de al menos una ranura de este tipo, pero no están exentas de problemas para las SSD más rápidas.

558049 bytes 582980 bytes 478205 bytes 527665 bytes 495692 bytes 444133 bytes 475234 bytes

El controlador utilizado en esta SSD es un SM2262 de Silicon Motion, un chip con un tamaño de 18 mm × 16 mm, que permite una interfaz PCIe 3.0 ×4 —que determina el ancho de banda máximo de datos a nivel físico— con ocho canales NAND, protección de datos, corrección de errores, acceso al protocolo de transferencia de datos NVMe 1.3 —el formato usado para la transferencia de los datos a nivel lógico y gestión de otras características de la SSD—, permite usar memoria DRAM de búfer, y potencialmente encriptación por hardware. La serie Gammix S11 incluye una memoria DRAM de búfer —un chip de 256 MB de tipo DDR3 a 1600 MHz, un NT5CC128M16IP-DI del fabricante Nanya de 8 mm × 13 mm— y una caché de memoria NAND de tipo SLC (un bit por celda) para evitar problemas de lectura-escritura, tratamiento de errores y protección frente a cortes de energía.

De lo anterior, ADATA solo ha prescindido de la encriptación por hardware para incluir en su lugar un disipador que permita mantener las temperaturas de la SSD en un intervalo seguro. El problema de la mayoría de las SSD de tipo PCIe es que el calor produce limitación térmica, lo que lleva a una reducción de rendimiento cuando empiezan a estar muy calientes. Ese disipador permite que se pueda usar en lugares no apropiados para una SSD de tipo PCIe como es en la placa base del equipo, o al menos en lugares que no vayan acompañados de un buen flujo de aire.

Serie Gammix S11 de ADATA XPG
Característica XPG Gammix S11, 240 GB XPG Gammix S11, 480 GB XPG Gammix S10, 512 GB XPG Gammix S11, 960 GB
Lectura secuencial 3050 MB/s 3050 MB/s 1750 MB/s 3000 MB/s
Escritura secuencial 1200 MB/s 1700 MB/s 860 MB/s 1700 MB/s
Lectura aleatoria 4 KB 200000 IOPS 310000 IOPS 130000 IOPS 310000 IOPS
Escritura aleatoria 4 KB 240000 IOPS 280000 IOPS 140000 IOPS 280000 IOPS
Durabilidad 160 TB 320 TB 320 TB 640 TB
Precio 81.9 EUR 137.9 EUR

En muchas placas base estas SSD en formato M.2 quedan potencialmente debajo de una tarjeta gráfica, lo que evita que tenga buen flujo de aire para la convección, y además están recibiendo el calor que desprende una tarjeta gráfica en funcionamiento. Igual no es importante si se tiene una GTX 1050 Ti que consume apenas 70 W, pero cuando ya se tiene una GTX 1080 o 1080 Ti que están entre los 180 y 250 W, puede provocar un exceso de calor. Este disipador integrado permite aliviar la limitación térmica, aunque sigue siendo recomendable usar las de este tipo en una tarjeta PCIe a parte.

En cuanto a la velocidad de la SSD, mejora notablemente frente a su predecesora Gammix S10. Pasa de los 1750/860 MB/s de lectura/escritura secuencial a los 3050/1700 MB/s, prácticamente doblando su rendimiento. En el terreno de la lectura/escritura aleatoria pasa lo mismo, llegando hasta los 310 000/280 000 IOPS (instrucciones de entrada-salida por segundo). La durabilidad se mantiene igual, alcanzando los 640 TB en el modelo de 960 GB de capacidad. El modelo de 240 GB tiene 160 TB de durabilidad, cuando lo normal en unidades SATA3 es de unos 60 a 80 TB en esa misma capacidad. En parte, se consigue gracias a una mejor gestión de la escritura por parte del controlador SM2262.

Pruebas

img_2817.jpg

Las SSD actuales tienen una tendencia a proporcionar la misma experiencia de usuario, y eso significa que la mayoría de las tareas que se tienen que hacer de leer y escribir ficheros en un uso normal se realiza en unos tiempos muy parecidos e indistinguibles para el usuario final. Un disco SATA3 y uno PCIe 3.0 ×4 no tendrán diferencias notables si se utilizan para jugar, arrancar el sistema operativo o tareas básicas en programas de diseño, ya que dependen más del procesador y tarjeta gráfica.

Aun así, pueden proporcionar velocidades muy distintas para otras tareas más específicas, como copia de archivos grandes o pequeños entre discos, y para eso utilizo dos tipos de pruebas distintas: una para datos de uso específicos, y otras para datos de experiencia de usuario. Las pruebas están realizadas en un PC con una placa base Z370, memoria DDR4-3200 y un Core i7-8700K, con Windows 10 Home de 64 bits.

Lectura/escritura aleatoria y secuencial

Las primeras pruebas son de lectura/escritura secuencial y aleatoria de archivos de 128 KB y 4 KB respectivamente, en el que se miden los resultados con colas de profundidad variables. Estas colas representan el número de operaciones que están siendo ejecutadas en un momento dado, y debido a la naturaleza de la memoria NAND, el rendimiento se beneficia de tener colas de mayor profundidad que potencia el paralelismo en las operaciones de E/S.

En una prueba enlatada es habitual que la profundidad de cola sea de 32 para saturar el enlace E/S, pero en un uso más del día a día la profundidad de la cola suele ser sobre todo de 1, 2 y 4. En los siguientes datos se recogen los resultados de la media de estos tres tamaños de colas de profundidad. En el caso de las pruebas secuenciales, se realizan con bloques de 128 KB, y en las pruebas aleatorias son bloques de 4 KB. Se han dejado durante 3 minutos a cada cola de profundidad y prueba —en total cinco pruebas distintas— con IOMeter, tras acondicionar la SSD para conseguir un estado estable de rendimiento.

Gammix S11 480 GB, lectura secuencial 128 KB (MB/s)
960 EVO (500 GB)
2103
950 PRO (250 GB)
1875
Gammix S11 (480 GB)
1725
850 EVO (1 TB)
506
UV500 (480 GB)
498
BX200 (480 GB)
472
MX300 (750 GB)
466
MX300 (2 TB)
452
Gammix S11 480 GB, escritura secuencial 128 KB (MB/s)
Gammix S11 (480 GB)
1450
960 EVO (500 GB)
869
950 PRO (250 GB)
805
850 EVO (1 TB)
482
MX300 (750 GB)
444
MX300 (2 TB)
430
UV500 (480 GB)
180
BX200 (480 GB)
99
Gammix S11 480 GB, lectura aleatoria 4 KB (MB/s)
950 PRO (250 GB)
101
Gammix S11 (480 GB)
98
960 EVO (500 GB)
92
850 EVO (1 TB)
73,6
UV500 (480 GB)
49,2
MX300 (2 TB)
40
BX200 (480 GB)
37,2
MX300 (750 GB)
37,1
Gammix S11 480 GB, escritura aleatoria 4 KB (MB/s)
Gammix S11 (480 GB)
185
960 EVO (500 GB)
167
950 PRO (250 GB)
158
850 EVO (1 TB)
105
UV500 (480 GB)
52,9
MX300 (750 GB)
46,5
BX200 (480 GB)
35,6
MX300 (2 TB)
27,3
Gammix S11 480 GB, lectura-escritura mixta 128 KB (MB/s)
Gammix S11 (480 GB)
740
960 EVO (500 GB)
547
950 PRO (250 GB)
535
850 EVO (1 TB)
356
MX300 (750 GB)
333
MX300 (2 TB)
292
UV500 (480 GB)
252
BX200 (480 GB)
167

PCMark 8

Una prueba que demuestra que en un uso cotidiano los SSD proporcionan la misma sensación de rendimiento es la PCMark 8 de almacenamiento, que representa una serie de sesiones pregrabadas de uso real en el día a día para las SSD. La puntuación que aporta es un cálculo del tiempo que lleva reproducir la sesión de uso de varias aplicaciones y juegos (World of Warcraft, Battlefield 3, Photoshop, After Effects, etc.).

Gammix S11 480 GB, PCMark (puntuación)
950 PRO (250 GB)
5080
Gammix S11 (480 GB)
5060
850 EVO (1 TB)
4992
MX300 (750 GB)
4963
Ultra II (960 GB)
4959
UV500 (480 GB)
4945
SSD 840 EVO (1 TB)
4922
BX200 (480 GB)
4890

Dicha prueba de PCMark 8 también calcula la velocidad de tranferencia del SSD durante el tiempo que está activo, y por tanto refleja un ancho de banda de uso real de la unidad.

Gammix S11 480 GB, PCMark ancho de banda (MB/s)
950 PRO (250 GB)
540
Gammix S11 (480 GB)
468,5
850 EVO (1 TB)
293,1
Ultra II (960 GB)
246
MX300 (750 GB)
243
UV500 (480 GB)
240
SSD 840 EVO (1 TB)
221,3
BX200 (480 GB)
190

Otras pruebas

Por último, un repaso a un par de pruebas muy habituales que se utilizan a la hora de perfilar el rendimiento de una SSD como son CrystalDiskMark y ATTO.

63893 bytes 141461 bytes

Conclusión

0_img_2814.jpg

La serie Gammix S11 cuenta con un diseño y un rendimiento que está a la altura de las SSD que se suelen considerar las mejores del mercado, como las 960 EVO y 960 PRO de Samsung, según lo visto en el apartado de rendimiento. Si bien estas van a ser sustituidas en breve por las series 970 EVO y 970 PRO, su rendimiento no es mucho mejor, por lo que contra estos modelos la serie Gammix S11 podrá competir de tú a tú. Por eso todo se va a resumir en el precio al que lleguen ambos modelos —ni Samsung ni ADATA lo han indicado de manera oficial—, que determinará la mayor idoneidad de compra de uno u otro modelo.

Dejando el apartado del precio a un lado —y no es una cuestión menor—, el rendimiento de la serie Gammix S11 es excelente. Cuenta con una gran velocidad de lectura y escritura secuencial, y también de lectura y escritura aleatoria, superando en el apartado de escritura a los 960 EVO y 950 PRO con los que lo he comparado. Incluso también les supera notablemente en lectura-escritura mixta, que es algo más habitual que ocurra en el uso del día a día de una SSD.

La única pega que puede tener, y aunque la mayoría de usuarios no optan por ello, es que no dispone de encriptación por hardware, algo que está siendo habitual encontrarse en las SSD de tipo SATA3 más baratas como la MX500. No creo que le reste muchas ventas a este producto, aunque sí me gustaría verlo implementado en la siguiente renovación. A cambio se obtiene el disipador, que sí se hace notar sus efectos.

pi_feature_image_3.jpg

Elimina la limitación térmica que sufren las SSD de Samsung, las cuales pueden alcanzar los 69 ºC en escritura secuencial durante las pruebas. A medida que va subiendo la temperatura, va reduciéndose el rendimiento máximo. En el caso del Gammix S11, aunque la compañía indica que se pueden llegar a reducir hasta 10 ºC, en mis pruebas se ha quedado más bien en una reducción de 8 ºC —que no está nada mal—, alcanzando un máximo de 61 ºC sin afectar a su rendimiento.

No es un escenario habitual que la SSD esté al 100 % de carga durante largos periodos, menos una tipo PCIe que son rápidas para copiar archivos grandes, pero sí permite paliar el problema de ponerla en la propia placa base. El disipador le va a permitir que en esas situaciones de menor flujo de aire, o que le llegue el calor de la tarjeta gráfica y el disipador de la CPU, funcione a menores temperaturas, que siempre es de agradecer para su rendimiento y que tenga una mayor vida útil.

En general, el Gammix S11, y específicamente el modelo de 480 GB analizado, es una SSD de gama alta y totalmente recomendable su compra. Pese a no disponer del precio oficial de ADATA, se puede encontrar en Amazon Alemania por los 167 euros o 34 céntimos/giga —el modelo de 240 GB también está, y por 106 euros, que sería un precio muy competitivo y en la línea del precio del 960 EVO. Aparentemente el 970 EVO va a llegar por unos 200 a 230 dólares —40 centavos/giga— por el modelo de 500 GB, por lo que el sector de SSD de gama alta va a estar bastante reñido este año.