Nvidia anunció este año el primer chip gráfico Volta, incluido en la tarjeta gráfica Tesla V100, y está fuertemente orientado a la inteligencia artificial. En su interior existen núcleos tensoriales especializados en cálculos de inferencias, y arroja una potencia de cómputo total de 15 TFLOPS en FP32 y 120 TFLOPS en cómputo tensorial. En la feria SuperComputing 2017, la compañía ha anunciado la creación de su propia supercomputadora SATURNV, que entrará directa en las 10 mejores supercomputadoras del mundo.

Esta supercomputadora estará compuesta por 5280 tarjetas Tesla V100 repartidas en 660 nodos —ocho Tesla V100 por nodo—, con 80 peta-FLOPS de cálculo total en FP32, 40 peta-FLOPS en FP64, y 660 peta-FLOPS en inteligencia artificial como inferencias. Su consumo se situará en torno a 15 giga-FLOPS por vatio. El chip GV100 tiene una superficie de 815 mm2, y tiene 16 GB de memoria HBM2 1.75 GHz. Dispone de 5120 núcleos CUDA y 16 MB de caché, más 640 núcleos tensoriales.

Nvidia también ha indicado que las Tesla V100 han sido compradas por todos los principales vendedores, como Dell EMC, Hewlett Packard Enterprise, Huawei, IBM, Lenovo y otras marcas menos conocidas fuera del mundillo. Amazon, Microsoft, Google, Alibaba, Tencent y otras compañías ofrecen instancias de servidores que usan tarjetas gráficas Volta. También hay 500 aplicaciones que usan el entorno de desarrollo CUDA funcionando en estos equipos.

Vía: TechPowerUp.