Qualcomm presentó en mayo el sistema en chip (SoC) Snapdragon 630, aunque a la compañía le gusta ahora tildar a sus SoC como plataformas móviles. Para gustos los colores. Ahora ha añdido una pequeña renovación de este procesador en forma del Snapdragon 636, en el que cambia los núcleos Cortex-A53 por otros más potentes Kryo 260. En total son ocho núcleos funcionando a una velocidad de hasta 1.8 GHz.

Está fabricado con un proceso de 14 nm FinFet, y cuenta también con una más potente GPU Adreno 509, la cual es un 10 % más potente que la Adreno 508 de su predecesor. En cuanto a rendimiento general, Qualcomm estima que el SD636 es un 40 % más potente que el SD630. Puede mover pantallas de hasta una resolución de 2160 × 1080 píxeles, es compatible con wifi 802.11 ac MU-MIMO, Bluetooth 5.0, USB 3.1, NFC y todos los sistemas de posicionamiento global actuales (GPS, GLONASS, Beidou, Galileo). Puede gestionar hasta 8 GB de memoria LPDDR4 de hasta 1333 MHz.

El procesador digital de señales es un Hexagon 680, compatible con las librerías de inteligencia artificial Tensorflow y Caffe/Caffe2. Puede gestionar dos tarjetas SIM, y la conectividad móvil la da una conexión LTE con un chip Snapdragon X12 que tiene una velocidad máxima de descarga de 600 Mbps y de subida de 150 Mbps. Incluye un procesador de señales de imágenes (ISP) Spectra 160 que puede gestionar cámaras de hasta 24 Mpx (o dos de 16 Mpx a la vez) y capturar a 4K y 30 FPS, o a 1080p y 120 FPS. El chip de audio es un Aqstic de Qualcomm, que puede reproducir música a 192 kHz y 24 bits, compatible con archivos de audio sin pérdidas con baja distorsión. Se puede usar con la versión 4.0 de la carga rápida de la compañía —hasta 50 % de la batería en 15 minutos—.

Este procesador estará en manos de los clientes de la compañía en noviembre, por lo que hasta principios de 2018 no llegaría al mercado dentro de algún teléfono o tableta.

Vía: Android Police.