Qualcomm está sufriendo una gran cantidad de reveses en el terreno de las patentes, y además ya ha sido multada por sus prácticas anticompetitivas en China y Corea del Sur, y está siendo investigada en EE. UU. Ahora, en mitad de los problemas legales que está teniendo con Apple, Qualcomm ha tenido que ceder ante las exigencias de BlackBerry sobre una disputa de patentes.

El sistema elegido para la resolución fue la del arbitraje, por lo que la cantidad final acordada no se puede recurrir. A los 815 millones de dólares a los que se cerró el aribitraje en abril, se han sumado las costas del juicio y el resultado final es de 940 M$. Qualcomm los pagará a BlackBerry el 31 de mayo o antes.

El dinero se corresponde con una serie de pagos por anticipado de royalties pagados por BlackBerry a Qualcomm por diversos componentes de teléfonos móviles, y por encima de un límite máximo que se superó antes de que Qualcomm lo computara. Posteriormente, Qualcomm alegó que los pagos a la compañía no eran reembolsables, y por tanto se negó a devolverle el dinero que superó dicho límite a BlackBerry.