Empresarios, China ha muerto. Larga vida a la India. Algo así debe ser el discurso actual en el mundo empresarial y que está llevando a las empresas a buscar lugares alternativas en los que fabricar tecnología. Xiaomi anunció a mediados de agosto su primer teléfono fabricado en la India, y si lo unimos a la actual situación económica de China, no es extraño que Qualcomm haya decidido mirar a la India para financiar empresas emergentes.

La inversión total será de 150 millones de dólares y se realizará de forma selectiva, centrándose en hardware, software, comercio, salud, servicios de localización y venta de tecnología. Qualcomm tradicionalmente estaba realizando sus inversiones en China, pero no es el mejor lugar donde invertir ahora mismo, y se seguirá notando en las próximas decisiones de las tecnológicas.

Las incubadoras de empresas están invirtiendo fuertemente en el país, con unos montantes de miles de millones, e incluso Google está colaborando para proporcionar en la India una red Wi-Fi gratuita en 400 estaciones de tren.

Vía: TechCrunch.