La californiana Qualcomm es por el momento la compañía de procesadores ARM más importante, y tiene que demostrar en estos meses que sus chips pueden marcar la diferencia con respecto a los MediaTek, Samsung y la miriada de pequeños fabricantes que hay en el panorama actual. Un descenso de los ingresos sólo añade presión extra.

El Snapdragon 820 también incluye Quick Charge 3.0, que permite una carga hasta un 27% más rápida que con Quick Charge 2.0 y hasta un 38% más eficiente. En la práctica, dobla la velocidad de Quick Charge 1.0. Lo hace mediante una regulación inteligente del voltaje (Intelligent Negotiation for Optimum Voltage), moviéndolo desde los 3,6 hasta los 20 V en incrementos de 20 mV.

Los fabricantes pueden implementar esta característica a través de diversos conectores USB, ya sea Type-A, micro USB o Type-C. Estará disponible en chips como los Snapdragon 820, 620, 618, 617 y 430.

Vía: Qualcomm.