Samsung es de los mayores fabricantes de chips y de hecho tiene un altísimo porcentaje de producción de DRAM y NAND, y por tanto cualquier cosa que les ocurra a sus fábricas pueden notarse en el sector. Ahora ha sufrido un corte de suministro en una de sus fábricas de Corea del Sur, la ubicada en Hwaseong, que ha hecho que la compañía detenga la producción de chips durante tres días.

El apagón se originó en una subestación cercana al reventar un cable de transmisión. El corte en la fábrica duró apenas un minuto, pero teniendo en cuenta cómo se producen las obleas incluso un corte de unos segundos puede echar al traste una buena parte de la producción en curso. Las obleas tienen que ir exponiéndose a cierta cantidad de luz ultravioleta durante tiempos determinados o sumergirse en productos químicos, y son procesos atómicos, que necesitan empezar y terminar sin interrupciones.

Samsung sufrió el año pasado otro apagón, en aquel caso en su planta de Pyeongtaek, que le causó 50 millones de dólares en pérdidas. El apagón en esta ocasión producirá pérdidas inferiores debido a las obleas que habrá que tirar. Ni en el caso del año pasado ni en el de este se prevé que afecte a los precios de la memoria NAND y DRAM.

Vía: Guru3D.