Qualcomm empieza a mover ficha para popularizar el uso de la conectividad 5G durante 2020, y eso implica la presentación de sistemas en chip (SoC) para los móviles de gama media —o media-alta— que integran un módem con este tipo de conectividad. Los dos primeros anunciados son los Snapdragon 765 y Snapdragon 765G, con el sufijo -G indicando que tiene mayor potencia gráfica —es un chip cribado para alcanzar mayores frecuencias—.

La composición de núcleos es de Kryo 475 Prime (Cortex-A76) a 2.3 GHz, otro Kryo 475 Gold (Cortex-A76) a 2.2 GHz, y seis Kryo 475 Silver (Cortex-A55) a 1.8 GHz. El modelo 765G tiene el 475 Prime funcionando a 2.4 GHz. Se puede empaquetar con hasta 8 GB de memoria LPDDR4X a 2133 MHz con dos controladores de 16 bits.

La gráfica integrada es una Adreno 620 con un rendimiento mejorado un 20 % respecto al Adreno 620 base, y el 765G tiene un 38 % más de potencia. Es compatible con Vulkan 1.1, pantallas con color de 10 bits con HDR10, refrescos de 120 Hz y resoluciones de hasta 2400 × 1080 píxeles, aunque puede mover pantallas externas hasta 4K.

El módem integrado es un Snapdragon X52 para proporcionar esa conectividad 5G, funcionando tanto en onda milimétrica como por debajo de los 6 GHz. La primera opción de onda-mm usa una configuración de ancho de banda de 400 MHz en dos antenas, mientras que en la segunda usa cuatro antenas con ancho de banda de 100 MHz. Son compatibles con 4G LTE. La velocidad máxima de descarga es de 3.7 Gb/s y de 1.6 Gb/s de subida. También es compatible con wifi 802.11ax y Bluetooth 5.0.

En cuanto a la cámara, usa un procesador de señales de imagen Spectra 355 que puede mover en bruto cámaras de 192 Mpx, una cámara de 36 Mpx con posprocesado, o dos d e22 Mpx con posprocesado. Graba vídeo a 4K, y a cámara lenta a 720p y 480 f/s. Y tampoco falta un coprocesador Hexagon 696 para inteligencia artificial, que permite mejorar el procesamiento en aplicaciones que hagan uso de las extensiones vectoriales y tensoriales de programación de Android.

El proceso de fabricación es uno de 7 nm de Samsung, por lo que tendrá ventajas en el terreno del consumo frente a SoC anteriores de gama media. El sistema de carga rápida incluida es la Quick Charge 4.0+ de la compañía.