Dentro de las novedades que ha anunciado Nvidia en la Game Developers Conference (la GDC) se encuentra GameWorks RTX. Como el resto de bibliotecas «GameWorks», esta versión se trata de recopilar diversas herramientas de desarrollo orientadas a resolver un problema específico. En este caso, el trazado de rayos en tiempo real y el resto de tecnologías que conforman la RTX de Nvidia.

La plataforma RTX se abstrae de lo que es la biblioteca gráfica que la utiliza, y RTX engloba la nueva tubería de representación gráfica por rasterizado, su paso a los núcleos de trazado de rayos para determinar los reflejos o mejoras de sombras entre otros, realizar cualquier otro posprocesado que puedan requerir los fotogramas como el suavizado por inteligencia artificial (DLSS).

rtx.png

No es una tarea de desarrollo sencilla como está demostrando que tras seis meses desde que llegaran las GeForce RTX no hay casi contenido que lo aproveche, y de hecho no ha sido hasta hace uno o dos meses que no ha empezado a llegar. Y se pueden contar con los dedos de una mano: Metro Exodus, Battlefield V y Shadow of the Tomb Raider.

GameWorks RTX estará integrado en el motor Unreal versión 4.22 así como en Unity 2019.03, que son los principales motores gráficos que hay en el mercado —aunque haya una decena que seguro que os sonarán sus nombres—. Lo que incluye específicamente son utilidades para facilitar la implementación de oclusión ambiental, reflejos, sombras, reducción de ruido —mejorar la calidad de imagen usando menos rayos por píxel—, y Nsight para TR —un depurador para DirectX Raytracing—. Por ejemplo, Shadow of the Tomb Raider solo tiene implementadas las sombras, Battlefield V los reflejos, y Metro Exodus la oclusión ambiental.