Entre los nuevos competidores en la producción de chips de DRAM se encuentran varias empresas chinas respaldadas con subvenciones gubernamentales. Entre ellas se encuentra Fujian Jin Hua, aunque en los tiempos que corren no es extraño que tomen atajos para desarrollar sus chips de memoria. Eso implica espionaje industrial, y de hecho Fujian Jin Hua fue demandada por Micron en los Estados Unidos, resolviéndose en los tribunales que había robado secretos industriales.

Además de la posible multa que le pueda caer, de hasta 20 000 millones de dólares, la compañía ha anunciado que cierra las puertas en marzo debido a las sanciones al comercio con esta empresa que se le impuso. Puesto que no puede acceder a la tecnología, materiales y componentes para mantener la producción de chips que está llevando actualmente a cabo, tendrá que abandonar el negocio. Fujian Jin Hua llevaba produciendo chips desde hace seis meses.

La empresa tenía invertido su dinero en una planta de más de 5000 millones de dólares en la provincia china de Fujian, aunque gran parte de su capital procedía de inversiones estatales. China ha querido fomentar en los últimos años el desarrollo de chips de memoria y su producción en suelo nacional, ya que hay muy pocas compañías que diseñen chips de DRAM y NAND en el país.

Otra compañía china que ha empezado la producción de chips de DRAM es Innotron, con diseños y tecnología propia. El deseo del Gobierno chino también era el de reducir los precios de los chips de memoria y mantenerlos en unos niveles razonables para mantener la competitividad de las empresas chinas.