Una de las ventajas que plantea el conector USB tipo C son los modos alternativos de funcionamiento, ya que pueden ser los que la industria decida que sean. Los ya asentados son de suministros de hasta 100 W, la transmisión de datos USB 3.1 o Thunderbolt, audio digital, y otros. Ahora se ha añadido un nuevo estándar de la industria de la realidad virtual con la intención de unificar en un solo USB tipo C la señal de vídeo, datos y alimentación de las gafas.

Las gafas de realidad virtual actuales requieren de un HDMI, un conector USB e incluso uno de audio. Todo se soluciona con VirtualLink 1.0 y el conector USB tipo C. Se ha creado un consorcio de desarrollo de este estándar, Consorcio VirtualLink, que está integrado por Nvidia, Valve, Oculus, AMD y Microsoft por el momento, con la única ausencia destacable de HTC.

usbtypec-pins_575px.png
virtuallink_colorized_575px.png

Este estándar permite el uso de conexiones de vídeo DisplayPort de cuatro pistas HBR3 que permitirá mover pantallas de alta resolución gracias a un ancho de banda de 32.4 Gb/s, dos pistas para USB 3.1 Gen. 2 de alta velocidad para 10 Gb/s, y entrega un mínimo de 27 W. Es suficiente ancho de banda para mover una resolución de 3840 × 2160 píxeles a 120 Hz con color de 8 bits.

Esta conexión abre la puerta a la necesidad de que las tarjetas gráficas incluyan un conector USB tipo C para conectarse directamente a las gafas de realidad virtual con VirtualLink. Es una posibilidad que la próxima generación de tarjetas gráficas de Nvidia y AMD proporcionen esta conexión USB tipo C compatible con DisplayPort, además de otras que traigan como PCIe 4.0.

msicard_575px.jpg
GTX 1080 Ti de MSI mostrada anteriormente con conector USB tipo C compatible con DisplayPort.

Vía: AnandTech.