Lenovo ha puesto finalmente a la venta su tableta con Windows 10, la Miix 630, funcionando sobre un procesador ARM como es el Snapdragon 835 de Qualcomm. Es una tableta que funciona con la versión completa de Windows 10, si bien ligeramente cambiado para permitir la ejecución de las aplicaciones en un modo emulado x86, por lo que no van todas tan finas como si fueran nativas para la arquitectura ARM. Se ha visto que el rendimiento en ciertas aplicaciones es bueno, pero en otras no tanto.

El punto fuerte de esta tableta es su autonomía, ya que con sus 48 Wh tiene autonomía para hasta veinte horas de uso. Tiene un tamaño de 293 mm × 210 mm × 15.6 mm y pesa 1.33 kg, y se vende junto a una funda-teclado y un lápiz. Llega con la versión Windows 10 S preinstalado, por lo que en principio solo puede instalar aplicaciones desde la Tienda de Windows.

Además del Snapdragon 835, dispone de hasta 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento tipo UFS 2.0, y lector de tarjetas SD. La pantalla es de 12.3 pulgadas con resolución de 1920 × 1080 píxeles. Incluye cámara web de 5 Mpx y trasera de 13 Mpx. Los únicos conectores incluidos son un USB 3.0 tipo C y uno de audio de 3.5 mm. Dispone de conectividad wifi 2×2 802.11 ac, Bluetooth 4.1 y LTE de hasta 1 Gb/s de velocidad de descarga.

El precio de la Miix 630 con 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento que se ha puesto a la venta en EE. UU. tiene un precio de 899 dólares. Teniendo en cuenta que Microsoft acaba de presentar la Surface Go, que estará por encima de potencia sin tener que emular nada y cuesta 400 dólares aunque sin LTE, se me antoja un precio un bastante alto para este producto, por mucho que su batería dure veinte horas.