Uno de los productos del sector de los monitores que más atención ha despertado en el último año y medio es el de los que incluyen un panel G-SYNC HDR, la segunda generación de G-SYNC compatible con HDR algo que no podría haber deducido de su nombre. Hay dos monitores de 27 pulgadas 4K UHD que usan un panel de AOC compatible con G-SYNC HDR, PG27UQ de ASUS y el Predator X27 de Acer, y ambos son anunciados como monitores de 144 Hz.

Como ya comenté hace unos días en su anuncio de puesta a la venta en España, y porque DisplayPort 1.4 no tiene suficiente ancho de banda para manejar una resolución a 4K UHD y 144 Hz, y por tanto recurren a reducir el submuestreo de crominancia del habitual 4:4:4 en monitores a uno 4:2:2 como el que se usa para emitir diverso contenido de las televisiones y reproductores de Blu-ray. No se nota diferencia en la calidad de imagen, salvo que tengas algo con que comparar, y en este caso es que la frecuencia base del monitor son los 120 Hz.

Esa diferencia es algo en calidad de color, pero los textos se notarán algo más difuminados —que es por lo que 4:2:2 no se usa en monitores, pero sí en televisores—, si bien en un panel con 164 PPP a la distancia de uso de un monitor de 27 pulgadas no se nota mucho —pero se nota—. Es más evidente al mostrar una escala de grises que colores, y como ejemplo tenéis la imagen de al lado —que queda un poco exagerada y no totalmente extrapolable a un monitor de 164 PPP—.

Nvidia ha dedicado mucho tiempo con AOC, Acer y ASUS para resolver problemas de sincronizar el HDR con G-SYNC, y al usar el módulo procesador de imagen G-SYNC no se pueden usar otras soluciones para aumentar el ancho de banda como los que aporta DisplayPort como es el combinar dos conexiones DisplayPort —como ocurre en los monitores 5K—. Así pues, la disminución de color se introduce con el monitor a 144 Hz, pero no se realiza este submuestreo 4:2:2 jugando a 120 Hz y con color de 8 bits, si bien el panel que usan estos monitores admite HDR y 384 zonas de atenuación (dimming) con color de 10 bits y 97 % de la gama DCI-P3. Con color de 10 bits, el panel podría funcionar hasta a unos 100 Hz con la resolución 4K.

Lo que es criticable de estos monitores, que no hay nada similar en el mercado —y distan bastante de ellos—, es que Nvidia, Acer y ASUS no incluyen esta información en su publicidad. Si en lugar de aferrarse como un clavo ardiendo a los 144 Hz lo hubieran publicitado como de 120 Hz no habría habido ningún tipo de problema. Ese submuestreo a 4:2:2 no lo están ocultando las compañías cuando alguien que sepa algo de monitores les pregunta, pero tampoco lo están indicando abiertamente. Para ser monitores de 2500 euros, este tipo de situaciones son indeseables.

Vía: Guru3D.