La empresa china Chuwi anunció hace unos meses el desarrollo de un mini-PC bastante especial ya que dispone de un potente procesador, en el terreno gráfico, Core i7-8809G. Es uno de los procesadores Kaby Lake G con chip gráfico dedicado Radeon Vega, acompañado de 4 GB de HBM2, lo que le da una potencia igual o ligeramente superior a una GTX 1050 Ti. La venta de este modelo de mini-PC la ha hecho a través de Indiegogo, donde ya se puede financiar el producto.

Como he comentado en anteriores ocasiones, esos procesadores Kaby Lake G son caros, por lo que si esperabas ver el NUC Hades Canyon a lo barato, no estás de suerte. El modelo con un Core i5 cuesta 1299 dólares y con un Core i7 son 1499 dólares, aunque las primeras 200 y 300 unidades, respectivamente, son más económicas, 899 y 1099 dólares. Eso sí, a diferencia del NUC de Intel estos incluyen de serie 8 GB de RAM y 128 GB o 256 GB de almacenamiento. No están mal con el precio reducido de primeras unidades, pero el precio normal me resulta menos interesante que comprar el de Intel y añadirle uno mismo la memoria y almacenamiento.

El equipo tiene un tamaño de 173 mm × 158 mm × 73 mm con un peso de 1.3 kg, con un Core i5-8305G o un Core i7-870G (Radeon Vega M GL/GH, respectivamente), con dos bancos de memoria DDR4, una ranura M.2, una bahía de 2.5 pulgadas. Las conexiones son cinco USB 3.0, un Thunderbolt 3, dos HDMI 2.0, dos DisplayPort, un RJ-45, Bluetooth 4.2, wifi 802.11ac, y dos de audio, e incluye también Windows 10 —el Hades Canyon no incluye sistema operativo—.

Otra ventaja que tiene este HiGame es que dispone de mejor refrigeración, aunque hasta que no se analice el producto —que se envía en agosto a los que lo financien—, no se sabrá si reducirá el ruido generado por el modelo de Intel. En general no está mal, pero no tiene un precio competitivo, como es lógico por los procesadores que incluyen.