Los problemas con las haciendas europeas se le están acumulando a Apple. Tras haber asumido la compañía de Tim Cook que tendrá que pagar los impuestos en el país en el que realiza la venta, aún queda pendiente que resuelva el pago de impuestos atrasados que varios países le están exigiendo.

En el caso de Reino Unido, tras una auditoría exhaustiva, los funcionarios británicos han determinados que la compañía de Cupertino debe abonar a las arcas públicas 136 millones de libras adicionales (154,18 millones de euros). Según la hacienda británica, Apple Europa no recibió los pagos que debía por parte de otras subsidiarias de la compañía por sus servicios.

Apple Europa obtuvo, en el año y medio anterior al mes de abril de 2017, unos beneficios, antes de impuestos, de 297 millones de libras, de los que pagó 192 millones en impuestos. Desde Apple se ha indicado que pagan lo que deben, en base a las leyes fiscales existentes, reconociendo su importancia.

Vía: 9to5Mac.