Intel se ha tomado con más calma su entrada en la fabricación de chips a 10 nm, pero lo hará con fuerza y en todos los ámbitos. La compañía ha indicado con anterioridad que primeramente entraría en el terreno de los centros de datos con sus chips a 10 nm, y finalmente se ha despejado la duda de con cuáles sería. Será creando FPGA, chips programables para aplicaciones específicas, que proporcionan más potencia de cálculo que los procesadores convencionales para esas tareas específicas.

Estas FPGA fabricadas a 10 nm reciben el nombre de Falcon Mesa, compatibles con un nuevo empaquetado multichip de la compañía denominado puente de interconexión embebido multichip (EMIB). Es más rápido que las anteriores interconexiones, y que además permiten la conexión de chips fabricados a distintos niveles de integración, es un diseño hetogéneo de estos paquetes de FPGA. Esta técnica también se usará en otros procesadores de la compañía.

Un proceso avanzado de 10 nm

Parte de la información que ha dado la compañía más allá de mostrar una primera oblea fabricada a 10 nm está relacionada con el proceso de fabricación utilizado. Intel asegura que su proceso de 10 nm los transistores están mucho más compactados que con respecto a los procesos de Huawei (HiSilicon), Samsung o TSMC.

Mientras que en el Kirin 970 a 10 nm hay 55 millones de transistores por milímetro cuadrado, el proceso de Intel permite la creación de 100 millones de transistores por milímetro cuadrado. Gracias sobre todo a la tecnología de hiperescalado que parece ser la panacea universal para Intel. Esto lleva a un 25 % más de rendimiento y un 45 % menos de consumo en sus chips con respecto a su proceso de 14 nm. Potencialmente llevará también a poder incluir en los procesadores Core más núcleos en el mismo espacio.

La oblea mostrada por Intel en China esta semana y que se recoge en la imagen de cabecera es de un chip de prueba que incluye núcleos Cortex-A75, capaces de funcionar a una frecuencia de 3 GHz. Los núcleos Cortex-A75 y A55 fueron anunciados el pasado mayo, junto con la GPU Mali-G72, y al menos resulta significativo que Intel esté produciendo chips para una arquitectura que le ha sacado completamente de la carrera de los sistemas en chip (SoC) para dispositivos móviles. Aunque Intel también abrió sus fundiciones a terceros para fabricar sus chips, por lo que será interesante saber si ese diseño de chips es propio o ajeno.