Intel va a poner a la venta los procesadores Core X a partir del 26 de junio, o al menos una parte de ellos. Los más potentes llegarán más avanzado el verano, y de momento el Core i9-7900X será el más caro y potente que estará disponible. Tendrá un precio de 999 dólares, con 20 núcleos lógicos a una frecuencia base de 3.3 GHz y un turbo de hasta 4.5 GHz con el Turbo Boost 3.0.

La incógnita de su rendimiento ha quedado resuelta a través de la web Hexus, que ha publicado el primer análisis del Core i9-7900X. El rendimiento en computación es en torno a un 50 % superior al 6900K al que sustituye en rango de precios, que es bastante bueno para el sector al que está orientado.

Sin embargo, ese 100 % más de precio sobre el Ryzen 7 1800X solo aporta un 30 % más de rendimiento. Es más o menos normal, porque es un producto de nicho de mercado, y habrá que esperar a los Ryzen Threadripper para ver sus precios y comparar, aunque el equivalente estoy bastante seguro de que costará bastante menos de 999 dólares, aunque los rumores no sean totalmente ciertos..

34555 bytes 35337 bytes

Su rendimiento en juegos es igualmente bueno, aunque hay algunos problemas como por ejemplo con Total War: Warhammer, en el que inexplicablemente cae en picado de vez en cuando, con tirones continuos. Es más que probable que sea un problema de que todavía no se ha puesto a la venta oficialmente, y necesite algún tipo de actualización el juego o el BIOS.

36432 bytes 36532 bytes 36050 bytes

En el terreno del consumo, es bueno pero no destaca. Consume 214 W el codificar un vídeo con sus 20 núcleos, frente a los 161 W del Ryzen 7 1800X con sus 16 núcleos.

35011 bytes 34367 bytes 34664 bytes

Un terreno en el que sí que destaca es en el del overclocking, ya que por ejemplo en Cinebench mejora un 13 % su rendimiento con una subida a 4.7 GHz en todos los núcleos, con un voltaje de tan solo 1.25 V.

37031 bytes 36560 bytes

Concluyen lo indicado en el titular. El procesador tiene un gran rendimiento, pero no tiene una buena relación coste-rendimiento, en donde siguen destacando los procesadores Ryzen o incluso el Core i7-7700K. Como he dicho, a estos niveles es normal que aumentar un poco el rendimiento cueste mucho más dinero —es una subida exponencial, aunque sea con una curva suave—, pero salvo que tenga que llegar optimización por software, no es un procesador ideal, aunque en juegos se porte bastante mejor que un Ryzen. Pero no es para juegos, sino para un uso netamente profesional.

Vía: Videocardz.