Western Digital está haciendo todo lo que puede por entorpecer a Toshiba en la venta de su división más rentable, que es la de las memorias NAND que conforman el núcleo de almacenamiento como los SSD. La compañía japonesa tiene que venderla debido a diversos escándalos financieros y problemas derivados de la explosión de Fukushima y a malos resultados de su división nuclear.

Foxconn es una de las interesadas, y ahora cuenta con el apoyo de Apple tras ser aprobada por Tim Cook y el consejo de dirección de su compañía. También se ha unido al consorcio creado por Foxconn para la compra del negocio de memorias de Toshiba la estadounidense Dell, y Kingston podría unirse próximamente, con Amazon finalmente optando por no unirse.

El director de Foxconn está mirando también a otras compañías para que les apoyen en la compra, entre las que se están mencionando ahora mismo a Google, Microsoft y Cisco. El negocio de memorias de Toshiba está valorado actualmente en 18 000 millones de dólares. La decisión de venta se tomará el 15 de junio si todo va de acuerdo a lo previsto, con Western Digital a punto de aumentar su oferta.

Vía: 9to5Mac.