Uber podrá ser la empresa más famosa que ofrece una red de transporte privado, pero sus problemas, legales y de relaciones públicas, crecen a una velocidad de vértigo. Su último problema está relacionado con las propinas de los conductores que trabajan para la empresa.

La Comisión de Taxis y Limusinas de Nueva York acaba de anunciar que va a apoyar una solicitud de la Asociación Independiente de Conductores. Según esta solicitud sería obligatorio para las aplicaciones como Uber, entre otros, incorporar una característica que permita dar propinas a los conductores, algo que ya es obligatorio en las pantallas de pago de los taxis.

Según la asociación que ha lanzado la solicitud esta característica, esta haría ganar 300 millones de dólares más al año a los conductores. No obstante, a pesar de que Uber sea reacia a incorporarlo, es dudoso que se retire de la ciudad si el botón sea obligatorio, al ser un mercado demasiado importante para ellos.

Vía: EnGadget.