Tim Cook ha mantenido una línea dura con Trump a nivel profesional y personal, por considerarlo malo para las empresas tecnológicas estadounidenses y también porque Trump no tiene en mucha estima a los gais como Cook. Pero los negocios son los negocios, y tras una llamada de Trump a Cook tras salir elegido presidente en noviembre las cosas cambiaron.

El ya presidente de los EE. UU. ha prometido a las tecnológicas trabajar en incentivos fiscales para llevar la producción al país en su campaña de "EE. UU. es lo primero". Ahora Foxconn, en boca del presidente de su Consejo de Administración, Terry Gou, ha indicado que están muy interesados en asociarse con Apple para fabricar paneles en EE. UU., con una inversión que se estima en unos 7000 millones de dólares.

Para evitar tener que subir los precios al producir en el país norteamericano, Gou ha indicado que necesitan negociar a nivel federal con el país para establecer los términos de la inversión. Esos 7000 M$ se corresponden a una inversión indefinida hace unas semanas tras indicar que Foxconn quería invertir 50 000 M$ en EE. UU. La inversión en la planta de paneles para monitores crearía entre 30 000 y 50 000 empleos en el país.

Vía: 9to5Mac.