Aunque ahora esté un poco olvidado, hace poco más de año y medio se filtraron las fotos de varias famosas desnudas usuarias de iPhones, entre las cuales estaban Jennifer Lawrence y Kate Upton. Inicialmente se atribuyó a un fallo de seguridad, algo que negó Apple, pero acometieron la implementación de nuevas medidas de seguridad.

Uno de los responsables de robar y filtrar las fotos, empleando tácticas de phising, fue Ryan Collins, detenido por el FBI tras tenderle una trampa. En el juicio fue declarado culpable, por lo que será condenado a pasar hasta cinco años en prisión, así como al pago de una multa de 250.000 dólares. Pero no es el único implicado en el llamado por los medios estadounidenses celebgate.

Un segundo responsable, Edward Majerczyk, también empleó tácticas de phising, enviando correos supuestamente remitidos por proveedores de servicios de Internet, los cuales redirigían a una web en la que recopilaba sus nombres de usuario y su contraseña. Gracias a esta información se pudo hacer con las fotos y vídeos que posteriormente se filtraron.

Majerczyk se ha declarado culpable de un cargo de piratería informática, lo que le permitirá reducir la condena de 5 años a un periodo de entre 6 y 12 meses. No obstante, estos dos condenados no tienen por qué haber sido quienes filtrasen las fotos o siquiera que estuvieran trabajando juntos.

Vía: TechSpot.