Aunque ahora esté un poco olvidado, hace poco más de año y medio se filtraron las fotos de varias famosas desnudas usuarias de iPhones, entre las cuales estaban Jennifer Lawrence y Kate Upton. Inicialmente se atribuyó a un fallo de seguridad, algo que negó Apple, pero acometieron la implementación de nuevas medidas de seguridad.

El responsable de robar y filtrar las fotos, Ryan Collins, fue detenido por el FBI tras tenderle una trampa. Durante el juicio ha quedado claro que los servicios de Apple no fueron comprometidos por un fallo de seguridad, sino que el hacker empleó técnicas de ingeniería social, recurriendo al phising.

Collins envió correos electrónicos a las víctimas que parecían venir de Apple o de Google, indicando que sus cuentas habías sido comprometidas, por lo que se les solicitaba los datos de acceso. Con esta información pudo descargarse los correos electrónicos y el contenido de iCloud de 120 cuentas. Por este motivo, y no por la filtración de las fotos, ha sido declarado culpable.

La condena puede ser de hasta cinco años de prisión, con multas de hasta 250.000 dólares. De aceptar un acuerdo, se reduciría su sentencia a 18 meses.

Vía: TechCrunch.