Apple ha presentado el iPhone SE, y muchos medios de comunicación, por contentar a sus lectores habituales, lo han calificado de teléfono de gama media. En cualquiera de las connotaciones e inventos pseudolingüísticos para no encajarlo en la gama media-alta, como se ha dicho de toda la vida, o en la gama alta (como se dice en español la palabra inglesa premium).

El motivo de encajarlo ahí es debido a que cuenta con una pantalla de solo 4 pulgadas, con una resolución de 1136 x 640 píxeles. Esto por sí solo podría parece poca cosa, pero arroja una densidad de píxeles de 326 ppp, lo cual (según a qué experto se pregunte) se sitúa por encima del límite de lo que el ojo humano puede ver nítidamente las imágenes sin notar los píxeles.

Gran calidad de pantalla Retina

Obviamente si te pones una pantalla con 326 ppp a cinco centímetros de la cara, vas a ver los píxeles. Pero a la distancia de uso normal no se ven. Es más que los 294 ppp que tienen las pantallas de 5 pulgadas con resolución HD, como el Moto G 2015 o el Xiaomi , y en general se considera que se ve nítido.

Al igual que las phablets no se las mete en una gama u otra por el tamaño de su pantalla (¿serían supermegachachi gama premium molona?), si no por su calidad, en el iPhone SE hay que hacer lo mismo. Teniendo en cuenta que Apple cuida mucho la calidad de sus pantallas, y lo que ha podido ya verse en las primeras opiniones de uso de los presentes al evento, el iPhone SE tiene una pantalla de gran calidad.

Entre las características que hacen a una pantalla de gama alta están la gama de colores que soporta, la fidelidad de reproducción de colores (precisión de grises y saturación), su brillo máximo y mínimo, el contraste, el nivel de negros, o el punto blanco, entre otros. He visto pantallas 1080p de 5 pulgadas ser mucho peores en muchos de esos aspectos que la de 4 pulgadas del iPhone 5s (bastante buena en general), pero queda en el subconsciente que 5 pulgadas y 1080p es mejor que una de 4 pulgadas y 1136 x 640 píxeles.

Calidad frente a cantidad

Esto es debido a la terrible manera de opinar por desconocimiento en base a números que no indican la calidad de algo. Os sonará de frases como "pero la cámara del iPhone 6 es de solo 8 megapíxeles, debe ser mala porque mi Moto G la tiene de 13 MP" (suena mal, sí). Ahora Apple y Samsung tienen teléfonos insignia con cámaras de 12 megapíxeles, y la del Xperia Z5 de 23 MP no es mejor. Calidad frente a cantidad.

El iPhone 6s tiene también una pantalla con densidad de píxeles de 326 ppp, y por tanto la única diferencia significativa entre ambos teléfonos es que el iPhone SE no tiene 3D Touch, los sensores de presión en la pantalla. Eso supone en parte una rebaja de entre 100 y 150 euros por menor tamaño de pantalla y materiales a usar con respecto al iPhone 6s.

El resto de diferencia viene de que no han tenido que invertir en el diseño del teléfono, nuevos moldes, nuevos procesos de fabricación, ni adaptación de líneas de fabricación. Ese apartado lo tiene superamortizado después de cuatro años que hace que llegó el iPhone 5 al mercado, y se refleja en su precio (y es uno de los motivos por los que Apple renueva el diseño cada dos años y no cada año como otras compañías).

Por lo demás, el hardware es extremadamente similar: procesador, memoria, almacenamiento ultrarrápido, Wi-Fi (bueno, en este caso es 1x1 802.11 ac de hasta 433 Mbps, no 2x2 de hasta 866 Mbps), Touch ID (el lector de huellas), la estupenda cámara de 12 MP que está entre las mejores del mercado, aunque la frontal se mantiene en los 1,2 MP (¿se pasó la moda de los selfis?, no tengo nada que objetar al respecto).

Cuestión de gustos

Por tanto, con un procesador que es el mejor del mercado de los teléfonos como es el Apple A9, es difícil no enmarcar el iPhone SE en la gama alta al igual que el iPhone 6s. Si lo es uno, lo es el otro. Otra cosa es que Apple haya decidido darle a los que les gustan los teléfonos manejables un modelo de gama alta. Bienvenido sea, porque cualquier cosa más grande de los 136 mm de altura me parece de teléfonos de difícil manejo en ciertas situaciones.

Cuestión de gustos, y el iPhone SE es un gama alta para los que quieran iOS y un teléfono compacto. Me parece más criticable el hecho de que reutilice el diseño del iPhone 5 que el tamaño de su pantalla. Porque ante todo, mis gustos y forma de uso de un teléfono no es la misma que el de los demás. Criticar algo en función del uso que le doy yo no es dar una opinión objetiva ni útil.

Cuestión a parte es que un teléfono como el Nexus 5X me parezca de lo mejor en calidad-precio ahora mismo (sobre los 300 euros, por si no lo habéis mirado últimamente), por encima de este iPhone SE. Pero quien quiera un teléfono compacto, tiene ahora un gran modelo en el mercado, y con solo uno que se le aproxima en Android (el Xperia Z5 Compact).