Xiaomi se ha convertido en el principal vendedor de teléfonos inteligentes de China, quitándole el título a Samsung. Es un logro en parte gracias a vender 61,12 millones de teléfonos en 2014, y también por la calidad de sus productos (ajustada a la gama de cada uno). Gracias al impulso y buena reputación que tiene, y a su expansión mundial, el director ejecutivo ha dado las previsiones de ventas para 2015.

Son cifras bastante contenidas en realidad, ya que Lei Jun cree que alcanzarán los 100 millones de teléfonos vendidos, pero la cifra final se podría situar entre los 80 y 100 millones. Eso implica un aumento de entre un 30 y un 60% de sus ventas actuales, por lo que ha avisado a sus proveedores que se preparen para un año en el que van a trabajar más de lo normal.

La compañía celebrará el próximo 31 de marzo una conferencia para presentar novedades, pero no han dejado ver lo que tienen bajo la manga. Serán varios productos, quizás el Mi 5 o un reloj inteligentes, pero los sectores en los que está inmerso son tantos y tan variados que es difícil de intuir siquiera lo que será.

Este año expandirán la ventas de sus productos a Europa y EE. UU. (salvo teléfonos y tabletas), por lo que quizás tenga que ver algo con el anuncio del próximo día 31. Si presentan una nueva remesa competitiva de teléfonos, sería el respaldo perfecto a las palabras de Lei Jun.