La última década no ha sido buena para la economía japonesa, y eso también ha afectado a los resultados de Sony, que llevaba cinco años sin presentar beneficios en sus cuentas anuales. Pero en el conjunto del año fiscal 2012 que terminaba el pasado 31 de marzo, ha presentado unos beneficios de 2.450 millones de dólares, frente a unas pérdidas de 820 millones de 2011.

Sony ha tenido bastante poco acierto en los últimos años en el terreno de los smartphones y telefonía móvil, con su infructuosa unión con Ericsson para poner en el mercado teléfonos de todo tipo. También un mal soporte a los usuarios, y problemas de brickeos en algunos modelos llevaron a separar nuevamente sus caminos.

Afortunadamente, en febrero del año pasado adquirieron la parte de Ericsson en su aventura juntos, y desde entonces Sony Mobile ha remontado el vuelo, como hemos podido comprobar con el Xperia Z y Xperia ZL. De hecho, tras perder el año pasado 600 millones de dólares, ha obtenido esta seccion de teléfonos móviles de Sony unos beneficios de 19 millones de dólares. No es gran cosa, pero es mejor que unas abultadas pérdidas.

La compañía japonesa ha aumentado sus ventas un 4.7 por ciento, y espera conseguir mantener estos beneficios en 2013. Es un año en el que tendrá que convencer a los consumidores que su PlayStation 4 es mejor que la nueva consola que presente este mes Microsoft, e intentar aumentar las ventas de la PlayStation Vita, que fueron un lastre para los resultados del año fiscal 2011.