El mercado de los smartphones ha comenzado el año con bastante poco tirón. Los terminales de gama alta no consiguen sorprendernos, y se limitan a proporcionarnos unas características de hardware superiores pero que no terminan de sorprendernos. Y llegar al punto en que las empresas se limitan a sacar mejor hardware sin preocuparse de su aspecto es llegar a un punto muerto en el sector.

Es lo que ha ocurrido con la presentación del Samsung Galaxy S4. Todo el mundo parece ponerse de acuerdo de que pagar 700 euros por él, un precio premium, es elevado para un smartphone que no tiene un diseño, agarre o tacto que nos deje de recordar su fabricación con materiales baratos. En este aspecto palidece frente al diseño y materiales del HTC One, que no se diferencia demasiado en cuanto a hardware. El apartado positivo del diseño es que han conseguido reducir un poco su tamaño, pero sigue siendo un móvil grande en la mano.

Especificaciones

En la mayoría de los países, España incluida, la versión que nos llega es la que tiene procesador Snapdragon 600. Es uno de los últimos procesadores que puso a la venta Qualcomm para los fabricantes, y que se está viendo en todos los móviles de gama alta del momento. Su rendimiento es excepcional, e incluye algunas ventajas como disminución del consumo de batería, aunque debido a una mayor resolución de pantalla, en la práctica no veremos una mayor duración de la batería salvo cuando el móvil está en espera.

Las características del móvil no se diferencia mucho de otros de la actual gama alta: 2GB de RAM, 16 GB de almacenamiento interno (hasta 64GB), resolución Full HD (1920x1080 píxels), batería de 2.600 mAh, procesador Snapdragon 600, cámara de 13 megapíxels, Bluetooth 4.0, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, NFC... y el resto de sensores y conectividad que se pueda esperar de este tipo de móviles.

La pantalla es SuperAMOLED y por lo tanto es de alta calidad, con 441 ppi de resolución. Los colores son muy vivos, pero como suele pasar en este tipo de pantallas, no son muchas veces fieles a los que debería de mostrar en realidad. Tiene un brillo y contraste muy mejorado con respecto a la del S3, pero el brillo automático sigue sin funcionar adecuadamente. Quizás Samsung haya tardado demasiado en traer las pantallas de 5 pulgadas a 1080p demasiado, ya que la fiebre por este tamaño se está terminando.

La cámara es uno de los puntos fuertes del móvil, con sus 13 megapíxels, y el excepcional software que le acompaña para poder sacar fotos con ambas cámaras a la vez, y que sin duda nos permitirá sacar nítidamente cualquiera en cualquier situación. Salvo con poca luz, que queda muy por detrás en calidad de aquellas sacadas con un iPhone 5 o HTC One. Así que el rey de las cámaras en smartphones sigue siendo la cámara del Lumia 920, aunque obviamente, para los fans de Android este móvil será una de las primeras opciones de compra, dejando el Lumia para aquellos que quieran usarla más para sacar fotos.

Un punto en contra del almacenamiento es que, si optamos por la versión de 16GB, solo dispondremos de 8.6 GB de espacio libre. Todo el nuevo software que trae consigo ocupa su espacio. ¿La solución? Según Samsung comprar una tarjeta microSD.

Rendimiento

En las pruebas de rendimiento de la CPU, es curioso destacar que en algunos casos superan al procesador A6 del iPhone 5, pero que casi no es determinante. Teniendo en cuenta que Apple va a renovar en los próximos meses el iPhone, esto nos da como resultado que los procesadores Snapdragon han mejorado, pero no tanto como podíamos esperar.

¿El motivo? Que el procesador tiene que hacer frente a una resolución de 1920x1080 píxeles en sus 5 pulgadas del Galaxy S4, y mover esa resolución frente a los 1136x640 en 4 pulgadas del iPhone 5 (un 280 por cien más de píxels) tiene su coste. Aun así, en todas las pruebas del rendimiento de la CPU queda en muy buenas posiciones, superando al procesador A6 del iPhone, y a la par con respecto al HTC One que, al fin y al cabo, son el mismo procesador.

Ars Technica

Pero la pantalla con una resolución 1080p tiene un coste, y es que el procesamiento gráfico del iPhone 5 sigue sin ser superado en estos momentos por ningún smartphone, y todas las pruebas de rendimiento de Anandtech así lo demuestran. Ni siquiera lo supera este Galaxy S4. Hay que tener en cuenta para entender los resultados que iPhone y Android poseen arquitecturas distintas de la que sin duda sale beneficiado el iPhone, pero no por ello deja de superarlos en rendimiento, y solo en un test de los ocho realizados no queda en posición de líder.

Como ya he comentado, la enorme resolución de la pantalla va a dar buena cuenta de los 2.600 mAh de la batería, por lo que no veremos incrementada su duración. La excepción es que, en standby, sí que dura hasta dos días enteros (tres en algunos casos), pero es irreal debido a que pocos tenemos un smartphone para usarlo de pisapapeles.

Software

Este Samsung Galaxy S4 llega directamente con Android 4.2.2 (en vísperas de que Google presente la nueva versión en Google I/O 2013), y eso es ya un punto a favor, aunque no cuente con Photo Sphere para hacer fotografías de 360 grados. Cuenta con Swiftkey para el teclado virtual del teléfono, y la interfaz de la compañía: TouchWiz.

Las novedades importantes, que se comieron la mayor parte de la presentación del Galaxy S4 en Nueva York, está en las aplicaciones nuevas que incorpora. Una de ellas, Samsung KNOX, nos permitirá diferenciar nuestro contenido personal del de trabajo, igual que lo que lleva BlackBerry haciendo desde hace años. Esto le ha valido a a Samsung la aprobación del S4 por el Departamento de Defensa de los EE.UU para su uso por el personal de la agencia.

Algunas de las características nuevas que incluye el móvil es Air Gestures, para controlar el móvil sin llegar a tocar la pantalla. Air View que detecta cuándo tu dedo está cercano a la pantalla sin tocarla para previsualizar vídeos o citas en el calendario, algo que ya se podía hacer con el S Pen en el Galaxy Note. Smart Pause y Smart Scroll, para controlar ciertas funciones del smartphone con los ojos, como scroll al leer un texto largo o pausar la reproducción de un vídeo cuando no miras la pantalla. Estas aplicaciones no funcionan realmente bien, y algunas veces no tienen toda la utilidad que deberían. Por ejemplo, si estamos viendo un video y dejamos de mirar a la pantalla porque tengamos que coger algo o porque nos distraigan, normalmente no queremos que el vídeo se detenga, pero con Smart Pause lo hará. Tampoco funciona en una habitación con poca iluminación. Así que la mayoría de los usuarios mantendrán esta opción apagada.

Por otro lado tenemos S Health, una aplicación que incluye un podómetro y la posibilidad de llevar un control de lo que duermes y las calorías que ingieres, así como del ejercicio que realizas para mantenerte en forma (mejor si se usan con la báscula y la S Band de la compañía) .Group Play permitirá realizar streaming de música a otros dispositivos de Samsung, así como usarlo para iniciar el multijugador en ciertos juegos (igual que lo que permiten las consolas portátiles, pero aquí se inicia por NFC y eso activa el emparejamiento por Bluetooth): Asphalt 7 y Gun Bros 2 son los dos que lo permitirán en el lanzamiento del móvil.

Dual Shot permite grabar con ambas cámaras al mismo tiempo y elegir lo que más nos guste de lo capturado. S Voice Drive para interactuar con el navegador GPS del móvil. S Translator para que traduzca lo que le digamos al idioma que elijamos (incluye español latino) y poder hacernos entender en un país que estemos visitando. Home Sync permite sincronizar los contenidos de nuestro móvil entre distintos dispositivos.

Comparación entre teléfonos

TechCrunch también ha incluido una comparativa entre los buque insignias de Android del momento, que también me parece interesante tener en cuenta.

Imagen externa

Conclusiones

Samsung ha continuado la serie de smartphones Galaxy dignamente. Además, ha encontrado una línea de diseño con la que alejarse de viejas críticas y disputas en los tribunales. El Galaxy S4 es un móvil que por hardware es realmente potente, se queda un poco atrás en cuanto a su diseño de plástico frente a otros móviles que hay en el mercado, y el software específico con que cuenta (y que tanto bombo y platillo le dio Samsung durante la presentación del smartphone)no es especialmente novedoso y algunas veces hasta nos costará encontrar una utilidad para muchas aplicaciones. Podéis comprobar que el precio del Samsung Galaxy S4 es de 699 euros en España, quizás sea un poco elevado para lo que aporta.

Eso sí, Samsung sigue sin mencionar a Android como el sistema operativo del smartphone, y eso puede indicar que, poco a poco, vaya abandonando Android o que incluso abrace abiertamente Tizen, su sistema operativo basado en HTML5 desarrollado junto a Intel y la Fundación Linux entre otros. Veremos qué le deparará el futuro a las ventas del móvil, pero de momento no se está hablando de récord de ventas ni nada similar, y ya lleva una semana vendiéndose en EE.UU.

Puntuación

8.0

sobre 10

Lo mejor

  • La pantalla es estupenda
  • Gran rendimiento

Lo peor

  • Incluye demasiado software de Samsung de dudosa utilidad
  • No han innovado demasiado en este nuevo terminal
  • La cámara es inferior a la del iPhone 5