Un año después de que la memoria DDR5 empezara a llegar al sector PC las compañías están empezando a ofrecer módulos con unos subtiempos más bajos, lo cual beneficia a marcar diferencia frente a la DDR4 de mayor calidad. Es donde entra en juego módulos como los Fury Renegade de Kingston, que además de ser de alta velocidad ya empiezan a tener una latencia CAS baja. Su efecto en juegos y programas se hace notar.

Videoanálisis

Vídeo

Desembalado

desembalado.jpg

El kit de los Fury Renegade es una caja blanca y negra con ambos módulos de DDR5-6400 embutidos en una bandeja de plástico. En la caja también hay una pegatina de Kingston y un pequeño libreto de garantía y guía de instalación. Estos módulos tienen 39.2 mm de alto por lo que, aunque altos, no debería haber problemas para ponerlos en cualquier equipo moderno.

El diseño de estos módulos es bastante interesante, con un dispersor de aluminio con un recorte más agresivo para apelar a cierto tipo de compradores, que contrasta con el resto del cuerpo de color negro. El nombre de la serie Fury está hecho con un acabado que queda visualmente bien. No son módulos con ARGB, por lo que eso lo agradecerán muchos compradores.

Características

0_dscf6468.jpg

El kit es de dos módulos de 16 GB para un total de 32 GB, siendo DDR5 a 6400 MHz con unos subtiempos de 32-39-39-80 funcionando a 1.4 voltios. Es una subida importante respecto a los 1.1 V base del estándar DDR5, un 27 % más, por lo que se precisa de placas base avanzadas para que puedan mantener estable sus altas frecuencias y bajos subtiempos bajos para el estándar de DDR5—.

En el BIOS se puede acceder rápidamente a tres perfiles de memoria: el mencionado como principal, otro 6000 MHz 32-38-38-80 y 1.35 V, y el de por defecto de 4800 MHz 38-38-38-70 y 1.1 V.

Las pruebas de esta revisión las he realizado mayormente en una ROG Strix Z690-E Gaming Wifi de Asus, pero quería saber si la compañía ha mejorado en la compatibilidad con los módulos de memoria desde la llegada de los Core de 12.ª generación hace un año. Durante el último año ha estado mejorando la compatibilidad y estabilidad de los módulos DDR5, porque inicialmente no era especialmente buena.

Por eso he probado también una Prime Z690-P de Asus que inicialmente no admitía módulos de 6400 MHz. Bueno, se podían usar, pero al cabo del tiempo Windows terminaba dando un pantallazo azul. La última actualización de la placa base es de agosto. Antes de instalarla el equipo no era estable con estos módulos Fury Renegade, y tras instalarla sí. No he tenido problemas al usarla en una más económica Z690-P (215 €) frente a una bastante más cara Z690-E (500 €). Tras esa actualización de BIOS me han desaparecido todos los problemas que he tenido con diversos módulos de otras marcas y de cualquier velocidad, incluso algunos de solo 5200 MHz.

Pruebas

0_dscf6464.jpg

Para analizar estos módulos he usado un equipo de pruebas con un Core i7-12700K, placa ROG Strix Z690-E Gaming de ASUS y una RTX 3090, además de una serie de módulos adicionales con los que comparar sus resultados. Por tanto, los módulos probados y sus latencias son:

  • Fury Renegade (Kingston): DDR5-6400, 32-39-39-80, 1.4 V
  • XPG Lancer (Adata): DDR5-5200, 38-38-38-76, 1.25 V
  • T-Force Delta RGB (TeamGroup): DDR5-6400, 40-40-40-84, 1.35 V
  • Viper Steel (Patriot): DDR4-4400 funcionando a 4000 MHz por inestabilidad, 19-19-19-39, 1.45 V
  • XPG Spectrix D45G (ADATA): DDR4-3600, 18-22-22-44, 1.35 V
  • Vengeance LPX (Corsari): DDR4-3200, 16-18-18-36, 1.35 V

El equipo tiene el registro base de direcciones redimensionable (RBAR) activado en el BIOS.

La primera prueba es AIDA 64, que sirve para comprobar el ancho de banda (en megas por segundo) y la latencia (en nanosegundos). Ejecuto la prueba en el modo seguro con diversas cosas deshabilitadas de Windows y que tienen tendencia a molestar, como el indexador de archivos.

AIDA 64, escritura en MB/s
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
87934
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
86905
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
74211
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
57603
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
52255
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
46416
AIDA 64, latencia en nanosegundos
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
59,9
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
61,7
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
62
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
64,1
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
68,2
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
72,9

La siguiente prueba es Cinebench R23, que es de renderizado y que perfila bastante bien la potencia de los procesadores porque, como se ve, no depende de la memoria.

Cinebench R23
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
23042
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
23001
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
22921
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
22901
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
22893
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
22805

A continuación hay dos juegos: The Division 2 y Shadow of the Tomb Raider. El primero no suele depender mucho de la memoria pero el segundo sí, mostrando que la memoria no siempre tiene un impacto en los juegos, aunque lo normal es que sí lo tenga. Uso los ajustes 'ultra' y 'muy alto' en cada uno de ellos.

The Division 2, FHD, en fotogramas por segundo
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
220
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
219
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
218
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
214
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
214
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
213
Shadow of the Tomb Raider, FHD, en fotogramas por segundo
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
239
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
234
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
228
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
221
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
220
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
215

Una prueba de codificación usando Handbrake. Uso el archivo mp4 a 4K y 60 f/s del videanálisis del Core i5-12400F y lo cambio a 1080p y 30 f/s en MKV.

Handbrake, en segundos
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
236
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
237
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
246
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
260
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
265
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
275

Por último, una prueba de cómputo, Super Pi, que además sirve para comprobar la estabilidad de la sobrefrecuencia de la memoria.

Super Pi, en segundos
Fury Renegade
D5-6400 32-39-39-80
16,11
Spectrix D45G
D4-3600 18-22-22-44
16,19
Viper Steel
D4-4000 19-19-19-39
16,3
T-Force Delta RGB
D5-6400 40-40-40-84
16,35
Vengeance LPX
D4-3200 16-18-18-36
16,47
XPG Lancer
D5-5200 38-38-38-76
17,07

La memoria DDR5 empieza a igual o tener una ligera ventaja frente a la común DDR4 de 3600 MHz y CL 18 a partir de los 6000-6400 MHz. Como se puede ver en el último análisis de memorias DDR4-3600 que hice puede tener una latencia en AIDA64 de unos 62-64 ns según el modelo, que es donde se quedan los módulos DDR5-6400 CL 32-40.

En juegos dependientes del ancho de banda, como Shadow of the Tomb Raider, salen beneficiados. Si con unas memorias DDR4-3600 (2× 8 GB) CL 18 se alcanzan los 220 f/s en una placa base Prime B660-PLUS D4 de Asus con ese Core i7-12700K, con estos módulos de DDR5-6400 de Kingston se alcanzan los 239 f/s. Es prácticamente un 9 % más de rendimiento. Son valores que para aprovecharlos haría falta un monitor de 240 Hz, y tampoco es que vaya a haber mucha gente que note la diferencia de que un juego vaya a 220 f/s frente a 239 f/s.

En las cargas profesionales que no dependen de la memoria, como el renderizado de la prueba Cinebench R23, no hay ninguna diferencia entre usar cualquiera de los módulos. En otras, como Super Pi que es básicamente cómputo dependiente de la memoria, la diferencia de rendimiento puede ser mayor entre los 5200 y 6400 MHz —un 5.7 % según los datos de arriba— pero menor al comparar módulos DDR5 de mismas velocidades y latencia inferior —apenas un 1.5 %—.

Overclocking

Quizás la mejor parte de estos módulos sea la capacidad de sobrefrecuencia que tienen. Aunque ya funcionan a 1.45 voltios, si se ponen a 1.55 V se puede alcanzar de manera aparentemente estable los 7000 MHz. Es una velocidad que se puede conseguir en la ROG Strix Z690-E pero no en la Prime Z690-P. En es momento funcionan bastante calientes por lo que es conveniente tener una buena refrigeración interior en la caja.

En Shadow of the Tomb Raider se puede alcanzar los 245 fotogramas por segundo, apenas un 2.5 % más, aunque el ancho de banda aumenta y eso beneficiará potencialmente a ciertos usos profesionales. He intentado bajar un poco más los subtiempos, acabando con una CL de 30 y subiendo el resto a 40-40-88 a esos 1.55 V mencionados anteriormente. En este caso no hay una variación apreciable del rendimiento del equipo.

Conclusión

0_dscf6465.jpg

Los módulos Fury Renegade de Kingston son un valor sólido para aquellos que quieran unos módulos que realmente marquen la diferencia frente a la DDR4. Empezando por el aspecto, son bonitos y sencillos, sin RGB, lo cual puede ser un plus, tanto para los que no quieren una discoteca en sus PC como para los que quieran reducir el consumo.

Sobre la velocidad, esa latencia CAS de 32 le sienta muy bien para poner algo de distancia con los primeros módulos de DDR5 a 6400 MHz que llegaron hace meses. No es gran cosa porque estoy hablando sobre un 2 % más de rendimiento, con suerte, pero la tendencia del sector de la memoria es a que lleguen módulos con mejores subtiempos en estos últimos meses de 2022. Nuevamente, eso servirá para marcar diferencias con la DDR4.

En cuanto al precio, la DDR5 sigue bajando semana a semana, lo cual beneficia a su compra. Si hace cuatro meses un kit de 32 GB como este estaba a 550 euros, ahora está en los 300-350 euros, siempre mirando bien sin contar ofertas. Eso son unos 9.4 euros por giga frente a los 5 euros por giga de un kit de 32 GB de DDR4-3600 de baja CL (140 euros), por lo que aunque es más cara, ya no lo es tanto, y apelará a los que quieren lo mejor de lo mejor. Estos módulos están entre ellos.

Vía: Videocardz.