Turtle Beach es una longeva marca productora ahora sobre todo de auriculares para jugar y recientemente anunció la segunda generación de uno de sus modelos más populares, los Stealth 600. Estaban disponibles en dos versiones, para Xbox y PlayStsation, aunque ambos sirven para otros dispositivos, con la característica de que son modelos inalámbricos. Ahora llega una segunda generación, y lo remarco porque son en esencia los mismos auriculares pero con cambios interesantes.

Este análisis se centra en el modelo Stealth 600 Gen 2 para PlayStation, y por si queréis compararlo con la versión anterior, también les hice un análisis hace casi tres años cuando llegaron al mercado.

Desembalado, características y uso

0_img_2447.jpg

En los tiempos que corren las empresas de tecnología están prestando cierta atención al empaquetado de sus productos para reducir el uso de plástico, y lo primero que me llama la atención al abrir los Stealth 600 Gen 2 es el hecho de que los auriculares van protegidos por una bolsa de plástico —algo casi inevitable— pero Turtle Beach ha pasado a usar bandejas de cartón reciclado en lugar de bandejas de plástico. Se trata de un bonito primer detalle para el medioambiente que terminará extendiéndose entre las compañías tecnológicas.

En este caso la compañía ha optado por prescindir de una caja totalmente azul para asemejarlo al color de PlayStation para usar una gris con toques de azul. Quizás queda más sobrio, pero de entrada da la sensación de que no son solo para usarlos con las consolas de Sony. Se indica también que sirve sin problemas para la PlayStation 5, por lo que no habrá problemas de compatibilidad.

Stealth 600 Gen 2 para PlayStation de Turtle Beach
TipoCircumaurales cerrados
ConectorAdaptador USB 2.4 GHz
Batería900 mAh
Respuesta en frecuencia20 a 20 000 Hz
Transductores50 mm de neodimio
Impedancia32 Ω
Micrófono: tipounidireccional
Cable50 cm de recarga USB tipo C a USB tipo A
Funciona conWindows, macOS, PlayStation4, PlayStation 5, Switch (solo en base de acople)
PVPR99.99 euros

El diseño de los auriculares ha cambiado bastante. Siempre critico (de manera positiva, no negativa) que la compañía debería prestar más atención al aspecto de sus auriculares, y en este caso se trata de una mejora respecto a la primera generación. El diseño se aleja también del color de PlayStation, el azul, para proporcionarlos simplemente en blanco o en negro, sin resaltes de color en el modelo en blanco, y en azul en el modelo negro.

El modelo recibido es el de color blanco, y ciertamente su aspecto es sustancialmente mejor, aunque ahora a la compañía solo le falta hacer algo con el diseño en sí porque parece excesivamente aparatoso. Es un modelo de auriculares de diadema, con extensor de las copas y cierta movilidad horizontal, con un acolchamiento en el interior de la diadema. Las copas tiene viscoelástica con un recubrimiento de tela.

En general me resultan un modelo cómodo de llevar durante horas, aunque me termina cansando la tela incluida tras cuatro o cinco horas, pero solo ligeramente, porque a pesar de ser un modelo circumaural cerrado no tiene demasiada profundidad el interior del auricular y me terminan molestando un poco las orejas —que no las tengo enormes, pero van acorde con mi alta estatura—. Siempre indico que el tema de la comodidad es altamente subjetivo en unos auriculares, porque lo que a mí me parece cómodo a mucha otra gente le resulta incomodo. No hay dos cabezas iguales ni un diseño de auricular que valga para todos los usuarios.

En la copa izquierda se encuentra un micrófono plegable unidireccional que silencia el micro al estar plegado para mayor comodidad del portador. Su diseño varía respecto al del modelo anterior, quedando más integrado en el diseño. Los controles que se encuentran en la copa izquierda son el del volumen de los auriculares, volumen del micrófono, botones de encendido, y cambio de ecualización predeterminada entre cuatro distintas —personalizado/normal, potenciador de graves, potenciador de graves y agudos, y potenciador de voz—.

Vídeo

Este modelo incluye una batería de 900 mAh que se recarga a través de un puerto USB tipo C, a través del cual también se puede conectar a un PC para gestionar algunos parámetros a través de la aplicación Audio Hub. Esta aplicación descargable desde la web de la compañía también permite actualizar el firmware de los auriculares y restablecer los ajustes de fábrica.

Los transductores usados en este modelo tiene un diámetro de 50 mm y están hechos de neodimio, por lo que no hay nada directamente especial en ellos, pero están fabricados según los estándares de calidad de Turtle Beach, y son estándares muy buenos. Siempre destaco muchísimo la alta calidad del sonido de los auriculares de esta compañía, y en los Stealth 600 Gen 2 no es distinto.

La calidad de la música es muy alta y puede agradar a los audiófilos. Suelo probar los auriculares en una variedad de géneros musicales, y en todos ellos todas las frecuencias quedan bastante neutras. En ello incluyo canciones de Rammstein, Kylie Minogue, Katy Perry, Metallica, The Doors o Kygo, por no mencionar clásicos del jazz. La calidad es muy buena y superior a lo que aporta cualquier otros auriculares de 100 euros de PVPR como estos. Los transductores dan buena potencia a los graves, la voz de los cantantes se escucha clara, y los agudos suelen bien. Reproducen muy bien los detalles de canciones que en otros auriculares quedarían mitigados.

Puesto que es un modelo inalámbrico, esa conexión se realiza mediante un adaptador USB. En esta ocasión se ha reducido enormemente el tamaño del adaptador, y quiero decir exactamente eso. Pasa de unos 5 cm de largo y bastante ancho a menos de 2 cm y limitado en anchura a la del propio conector USB tipo A, por lo que es algo muy positivo para encajarlo en cualquier puerto USB rectangular típico. El siguiente paso que debería dar la compañía es pensar en que se guarde en el interior de los auriculares para no perderlo.

La conexión inalámbrica es muy estable, aunque he tenido algunos problemas de reconexión en un PC con Windows 10 tras salir de hibernación. No es un problema que haya reproducido en otros equipos con Windows 10 ni en el MacBook Pro que uso a diario, por lo que tiene más pinta de algo específico de ese equipo y esa versión de Windows 10.

Gran calidad de sonido, diseño en continua mejora

0_img_2458.jpg

Voy a repetir lo que digo siempre de Turtle Beach y que creo que es su punto flojo: el aspecto de sus auriculares es claramente mejorable. Y también digo siempre que es normal que la compañía recorte en ese apartado ya que el sistema de sonido está muy por encima de lo que cuestan auriculares similares, por lo que ese apartado queda compensado, y generalmente con creces. Los Stealth 600 Gen 2 para PlayStation tienen un sonido excelente y es su punto fuerte.

Además, su diseño está gratamente muy mejorado, por lo que la compañía poco a poco va haciendo los deberes. Quizás le siente bien la compra de Roccat y consiga incorporar unos diseños mejorados en futuros productos, pero de momento progresa adecuadamente. La disminución del tamaño del adaptador USB era imprescindible, así como rehacer un poco el diseño de la diadema y el micrófono.

La calidad de su micrófono es muy buena, con baja captura de ruido, y en general sirve perfectamente para la comunicación en juegos y que los compañeros disciernan lo que se dice sin problemas. El sonido ya he dicho que es excelente, y además los modos de ecualización dan un gran resultado. Hay cuatro posiciones, incluida la de la activación del oído sobrehumano, que es una potenciación de ciertos sonidos como pasos para estar sobreaviso de que alguien se acerca. Ese modo es bastante efectivo y parece que es un truco publicitario pero no es la primera vez que me ha puesto sobreaviso en juegos como PlayerUnknown's Battlegrounds.

Quizás una pega es que, al incluir los auriculares un amplificador, a ciertos volúmenes la autonomía puede resentirse. No he tenido problemas para alcanzar las 15 horas que promete la compañía, pero esa cantidad está algo por debajo de otros modelos (más caros) para jugar, pero es adecuada para pasarse todo el día jugando. Si se usa mucho el micrófono o se ponen muy altos, y según qué ecualización, la autonomía baja. Pero considero muy positivo que incluye un conector USB tipo C.

En general los Stealth 600 Gen 2 para PlayStation es una necesaria actualización del modelo anterior, que mejora áreas importantes como el diseño o la comodidad pero también la calidad de sonido —que ya era muy buena—, y por tanto son un modelo bastante más recomendable que el de la primera generación.

Puntuación

8.5

sobre 10

Lo mejor

  • Gran calidad de sonido.
  • Cómodos para largas sesiones de juego.
  • Funcionan perfectamente con consolas PlayStation.

Lo peor

  • El diseño ha mejorado, pero aún tiene margen para mejorar aún más.
  • No tiene para clavija de 3.5 mm.