Antec ha presentado la caja D600 Flux, y como es habitual en el diseño de las cajas, en lo poco que pueden variar es en el frontal si no quieren apuntar a rangos de precio superiores con ellas. Las estructuras comunes actuales son estándar, fáciles de producir y baratas, y en este caso la compañía le da carácter con un diseño poco visto en el frontal, con una cobertura de plástico separada y que resulta bonita. Cuestión aparte es si resulta práctica, ya que el filtro de aire está después de los ventiladores en lugar de antes.

La caja tiene un tamaño de 486 mm × 220 mm × 467 mm (al. × an. × pr.) y un peso de 7.38 kg. El diseño interior es estándar, compartimentado con uno para fuentes y almacenamiento y el principal para el resto de componentes. Se pueden instalar placas base ATX, micro-ATX y mini-ITX, disipadores de procesador de hasta 175 mm de altura, tarjetas gráficas de hasta 405 mm, y fuentes de alimentación ATX de hasta 205 mm de longitud.

Tiene buena capacidad de refrigeración, pudiéndose instalar tres ventiladores de 120/140 mm en el frontal, tres de 120 mm o dos de 140 mm en la parte superior, uno de 120 mm en la parte posterior y dos de 120 mm encima de la cobertura de la fuente de alimentación. Se incluyen preinstalados un total de cinco ventiladores de 120 mm, tres de ellos con ARGB, y controlables a través de un concentrador preinstalado para hasta seis ventiladores. Uno de los ventiladores está preinstalado en la cobertura de la fuente, pero en sentido contrario al habitual para llevar aire del compartimento principal al de la fuente.

El panel de conexiones frontal incluye dos USB 3.0 y dos de audio de 3.5 mm, así como botones de arranque y reinicio. En cuanto al almacenamiento, se pueden instalar tres unidades de 3.5 pulgadas y tres de 2.5 pulgadas en total. Incluye un filtro retirable en la parte de la fuente de alimentación, amplio espacio para gestión de cableado, un panel lateral de cristal templado de 4 mm de grosor.

Su precio es de 69.90 dólares.