Samsung le ha dado una vuelta de tuerca a sus procesadores con el modelo Exynos 990, que incluye algunas mejoras que ya venía avanzando la compañía. Aunque no integra un módem 5G, la compañía recurre a uno externo llamado Exynos 5123 que habilitará a los móviles con este procesador una velocidad de descarga de hasta 7350 Mb/s según la conexión 5G de la red de la operadora.

La configuración de núcleos es similar, aunque cambia el tipo de los clústeres principal y secundario. El principal son dos núcleos Exynos M5 desarrollado por la compañía a una frecuencia no indica, aunque asegura que tiene un 20 % más de rendimiento que los Exynos M4. El clúster secundario pasa a ser de dos Cortex-A76 a una frecuencia sin indicar, y el terciario se mantiene en los cuatro Cortex-A55.

La unidad gráfica es una Mali-G77 MP11 mejorando desde la Mali-G76 MP12 con la que promete un 20 % más de rendimiento y acompañado de un controlador de pantalla de 120 Hz, y se verá beneficiada por la nueva memoria LPDDR5 a 2750 MHz. También dispone de una unidad de procesamiento neuronal (NPU) de dos núcleos junto a un procesador digital de señales (DSP) que alcanzan las 10 TOP/s en cargas de inteligencia artificial.

El procesador está fabricado con un proceso de 7 nm con luz ultravioleta extrema, y es el mismo proceso que usa el módem Exynos 5123. Este último puede alcanzar los 3 Gb/s de transferencia en redes 4G, y su velocidad máxima usando onda milimétrica o frecuencia extremadamente alta. Samsung empezará la producción en masa de ambos chips antes de que termine el año.