Intel tiene una buena cantidad de mini-PC, y estaría a punto de presentar una nueva tanda basada en los procesadores Core de 9.ª generación. El más potente sería el NUC 9 Extreme, que iría bastante más allá del habitual mini-PC que presenta la compañía para convertirlo de un equipo más versátil y capaz de incluir incluso una tarjeta gráfica dedicada.

Este equipo se basaría en el sistema modular con el que está experimentando Intel, en el que el elemento de computación sería una tarjeta PCIe que incluiría el procesador, memoria y almacenamiento, así como la conectividad del equipo. En este caso, el Ghost Canyon incluiría un Core i5-9300H, Core i7-9750H o un Core i9-9980HK.

Tendría dos ranuras de memoria DDR4 en formato SO-DIMM, tres ranuras M.2, un HDMI, dos RJ-45, cuatro USB 3.0 y dos Thunderbolt 3. El módulo incluiría su propio disipador y ventilador para refrigeración, más otras conectividad en el frontal del equipo. El tamaño de este mini-PC sería de 238 mm × 216 mm × 96 mm, o unos 5 L de volumen.

Lo curioso es que incluiría una fuente de 500 W, y dos ranuras PCIe adicional para meter una tarjeta gráfica dedicada de longitud máxima de 203 mm, pudiendo entregar hasta 225 W a través de un conector PCIe de 6 pines y otro de 6+2 pines. Aparentemente la caja dispone de refrigeración propia.

small_intel_nuc_9_extreme_specs.jpg
small_intel_nuc_9_extreme_element.jpg

Vía: Hot Hardware.