ASRock confía en los Ryzen 3000 lo suficiente como para haber creado una versión de placa base con chipset X570 que incluye un bloque de agua de refigeración líquida para cubrir el procesador y fases de alimentación. Se trata de la X570 AQUA, para que no se diga que no tiene inventiva la compañía a la hora de nombrar sus productos.

Es una placa base E-ATX de 30.5 cm × 26.7 cm, que incluye cuatro bancos de memoria para la que aseguran que se podrá usar DDR4 de 5000 MHz, que resulta terriblemente interesante para un Ryzen 3900X o el próximo 3950X en tareas de diseño o profesionales que hagan uso intenso de memoria. Cuenta con cuatro ranuras PCIe 3.0, pudiéndose hace un SLI o CrossFire de cuatro tarjetas gráficas.

Hay varios conectores de cuatro pines capaces de aguantar bombas de agua, tiene también varios conectores para panel frontal de audio y USB, e incluye wifi 802.11ax y Bluetooth con dos tomas de antena en el panel posterior. Se pueden instalar dos unidades de estado sólido de tipo M.2, e incluye también ocho puertos SATA3.

Incluye dos controladores Ethernet, un AQC107 de 10 GigabitEthernet y otro Gigabit Ethernet de Intel, para los dos conectores RJ-45 del panel trasero. En este hay conectividad muy variada, lo que incluye incluso dos Thunderbolt 3, seis USB 3.1 y dos USB 3.2, más un HMDI y un DisplayPort. El chip de audio es un ALC1220 de Realtek, junto a un amplificador NE5532.