Hay mucha discusión en internet sobre si los procesadores Ryzen 3000 merece la pena comprarlos en este momento o esperar a que la plataforma sea más estable, y lo cierto es que noticias como esta apoya la segunda postura. AMD ha tenido que retirar la actualización AGESA 1.0.0.3ABA (arquitectura software encapsulada genérica de AMD, 'AMD generic encapsulated software architecture'), que es la base del BIOS de las placas base para procesadores Ryzen.

Esta actualización era para las placas base con chipset serie 400 y ha introducido diversos fallos por no haber probado esta versión de AGESA de manera adecuada según Peter Tan de ASUS. Esta actualización eliminaba la posibilidad de implementar la conexión PCIe 4.0, pero en el proceso la han degradado a PCIe 2.0, dando diversos problemas de rendimiento en los equipos.

Además se les ha pasado otros fallos que provocaban problemas de estabilidad en los equipos según algunos usuarios que habían instalado los BIOS con esta versión de AGESA. En esta situación, los fabricantes de placas base están en la difícil posición de probar concienzudamente los nuevos BIOS y retrasar su distribución, con las quejas de los usuarios, o distribuirlas rápidamente sin las pruebas suficientes con lo que pueden colarse problemas como este.

Los fabricantes de placas base ya han retirado esta actualización, si bien no estaba reflejado como 1.0.0.3ABA en todos los registros de cambios, sino simplemente como 1.0.0.3. Si habéis actualizado la placa base hace unos días, volved a comprobar si hay alguna nueva actualización.

Vía: TechPowerUp.