Uno de los mejores productos que Intel ha sacado al mercado en los últimos años ha sido los NUC conocidos como Hades Canyon. Incluyen un procesador de cuatro núcleos de Intel con chip gráfico dedicada de AMD, que en su modelo superior es más potente que la GTX 1050 Ti. Para un mini-PC de pequeño tamaño no está nada mal. Pero Intel va a aprovechar su desembarco en las tarjetas gráficas para proporcionar unos mini-PC mejorados.

La próxima generación se llamaría Phantom Canyon, y podría tener un diseño muy parecido al actual Hade Canyon, entendiendo que son los mini-PC de Intel orientados a juegos. Tiene en su catálogo otros mini-PC con procesadores menos potentes para un uso más ofimático, si bien este equipo mantendría un Thunderbolt 3 para usar tarjeta gráfica externa, dos bancos de memoria SO-DIMM, wifi , o Bluetooth.

El procesador en este caso sería un Tiger Lake producido a 10 nm, que será la generación que debería llegar en 2020 o 2021. Contaría con canales PCIe 4.0 e integraría una unidad gráfica de generación 12, la cual se correspondería a la arquitectura Xe que está preparando. Aparentemente se ofertaría con chips gráficos dedicados de Nvidia, como la GTX 1660 Ti o la RTX 2060, por lo que probablemente el diseño de la caja debiera ser mayor que el de la actual generación Hades Canyon.

Phantom Canyon sería el sucesor de los Ghost Canyon que llegaría a finales de año, con procesadores como el Core i9-9980HK y opciones de tarjeta gráfica dedicada. Estos Ghost Canyon darán una buena idea de hacia dónde dirigirá la compañía el diseño de los NUC para acomodar la electrónica de tarjetas gráficas dedicadas en su interior.

82971 bytes 77104 bytes 116675 bytes

Vía: TechPowerUp.